Un país no se mide por el número de ayudas que concede su Gobierno (Renta Mínima), sino por el que dejan de necesitarlas.


Un país no se mide por el número de ayudas que concede su Gobierno (Renta Mínima), sino por el que dejan de necesitarlas.


España está condenada a un entendimiento PP/VOX y la parte que quede de Cs que, además, no se hayan inscrito al PSOE. Siempre pacto de última hora. No se pueden perder 

La Renta Mínima es la prestación social a través del cual se garantiza un mínimo de ingresos para una vida digna a las personas y unidades familiares que se encuentran en situación de pobreza, con el fin de promover su autonomía y participación activa en la sociedad.

El coste mínimo de la Renta Mínima que piensa aprobar el confinado Gobierno de Pedro Sánchez, en el mejor de los casos sobrepasará los 7.500 millones de euros. El cálculo a la baja de los ingresos a la Caja de Pensiones será de entre un 24/27% para ¡YA¡ Hay más de un millón de autónomos que han pedido el  cese de actividad y la cantidad de empresas en el sector de la hostelería, el INE no aporta datos, pero con toda seguridad y, al menos, las tres grandes cadenas hoteleras como Meliá, Barceló y Eurostar (60.000 habitaciones) no piensan abril como mínimo hasta dentro de dos años. El coronavirus, ahora afecta al sistema respiratorio y, posteriormente, se muta en el somático. ¡A España, no; ehhh¡

Esta aproximación numérica del párrafo anterior significa la implosión dineraria del Gobierno social comunista que dirige Pedro Sánchez con la férrea vigilancia de “el coletas” y su banda. De modo que ya estamos en bancarrota y lo que piensa hacer Pablo Iglesias, intervenir la propiedad privada, ya ha dicho Bruselas que naranjas de la China. Sánchez ataca por préstamos a largo plazo y bajo interés del BCE que, también lo han mandado a hacer leches en la Puerta del Sol. Si en el mejor de los casos el superávit no llegaría ni para pagar los intereses acumulados de préstamos anteriores ¿Cómo se amortiza capital e interés?

¿Un Plan Marshal?  Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Europa quedó dividida en dos bloques, capitalistas y comunistas-. Empezaba un nuevo tipo de enfrentamiento: la Guerra Fría. En un famoso discurso pronunciado en 1946, por el sabio Winston Churchill, antiguo primer ministro británico por laboralistas y por conservadores, denunció que “un telón de acero” había dividido el Viejo Continente.

Europa pasaba por una situación económica desastrosa, tal y como pasará en España. A consecuencia de la guerra, su producción agrícola había disminuido, al igual que sus intercambios comerciales. Mientras tanto, los gobiernos estaban más preocupados en relanzar la industria pesada (siderurgia, carbón...) que en fabricar productos de primera necesidad, con la consiguiente escasez entre la población.

Los países socialistas, comunistas e incluso neutrales apostaron por las promesas jamás llevadas a cabo por la URSS y los capitalistas por el dinero de EEUU. Todas estas negociones las llevaron a cabo Churchill y George Marshall que concluyeron con dinero para los países capitalistas y “olvido” para los del telón de acero o comunistas. El mayor receptor de dinero del Plan Marshall fue el Reino Unido, que recibió el 26 % del total, seguido de Francia con el 18 % y Alemania Federal con el 11 %. Justo antes de un año de la implantación del Plan ya eran demandantes de empleo extranjero. 

Solo España firmó un convenio con Alemania de 600.000 trabajadores y, además, el pago era en divisas canjeables en nuestro país. Francia, más de 500.000 legales y se supone que pasó de un millón. Había más divisas en los bancos que pesetas. Franco, para nada se llevaba bien con Fraga, pero reconocía que era muy inteligente, muchísimo más que Pedro Sánchez y toda su banda. Don Manuel Fraga presentaba todos los días un plan turístico acojonante a Franco, hasta que un día se lo aceptó, explicaba: “Como tenemos muchas divisas vamos a dejar de canjearlas y, además vamos a devaluar la peseta en Semana Santa, de este modo era una bicoca veranear en España, para Octubre las canjeamos revalorizadas en el 40% y hasta el 60%. Así, justamente así hizo la mayor cadena de paradores nacionales del mundo y que, por cierto, los socialistas están vendiendo a bajo precio.-  Además, de pagar todos los pantanos y sistemas de regadío del Plan Badajoz.

En Alemania, cuando el Paro obrero repunta dos décimas, hacen carreteras nacionales, limpieza de bosques o ayuda a la tercera edad. En España crean otro fondo de Ayuda para necesitados, Renta Mínima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario