jueves, 18 de abril de 2019

Los artificieros de VOX conspiran para alterar la decisión de la JEC


JP Logística


Varios usuarios de Twitter, cuyo único cometidos es comentar: Vox, Vox o Yo voto VOX, entre ellos la cuenta oficial de Vox y el líder de la formación, Santiago Abascal, han citado la información sobre la decisión de la Junta Electoral en relación al debate de Atresmedia para inferir que el organismo ha censurado al partido. Lo tachan de instrumento al servicio de una maniobra pergeñada para amordazar a Vox y denuncian la ausencia de neutralidad y de pluralismo político.

Tan manoseadas están las mal llamadas fake news que es entendible la búsqueda de nuevas estrategias de propaganda. Véase, acudir a una noticia y difundirla anunciando sin reparos lo contrario a su contenido. Aunque se trata de una táctica débil. De un rápido vistazo al titular de la información, La Junta Electoral deja en suspenso el debate de Atresmedia por incluir a Vox y no a otros partidos con más representación, podría concluirse, incluso, que el árbitro no opta por la exclusión sino, por la incorporación. Pero ya se sabe que la lectura es un ejercicio que requiere tiempo para completarla y esfuerzo para comprenderla. Sobre todo, a través de tuits: leer el tuit, pinchar en el enlace, leer el titular, pasar por la entradilla y, si eso, leer el artículo. En diagonal, claro. ¡De ninguna manera!

Las razones, las normas, sobre las que se asienta la actuación de la Junta están pormenorizadas y analizadas en artículos y en un editorial del periódico. Así que procedamos a centrarnos en el estrangulamiento que hace Vox de una información verídica y verdadera para darle mayor credibilidad a una falsedad. ¿A quién se le ocurre convertirse en víctima a través de una mentira? Espanya ens roba. Habrá quien argumente, no sin sonrojo, que Vox simplemente interpreta su realidad. Aunque la reacción se adecúe mejor a la definición de manipulación. Es sabido que presentar una historia mientras se guarda silencio sobre la propia historia es la manera más antigua de propaganda.

Santiago Abascal exprime la credibilidad otorgada por las urnas a su partido para engañar. ¿Para qué? Para explotar el discurso de partido antisistema y movilizar a sus potenciales votantes, alimentados por la carga psicológica del papel de víctima y la injusticia perpetrada, con un fin: asaltar el poder. ¿Podemos haber visto esta estrategia antes? Sí, podemos.

Sería de mayor utilidad para Vox enfocar todo este esfuerzo masivo de desinformación en dar cuenta de los hechos para, desde una actitud proactiva, abrir la discusión: ¿está obsoleta la ley? ¿Se debe redefinir el concepto "grupos políticos significativos"? ¿Qué criterios tienen que regir los debates? ¿Legales? ¿Periodísticos? ¿Mismas condiciones en los medios públicos que en los privados? Preguntas que exigen responsabilidad y no erigirse en guardianes de la manipulación.

Pedro Sánchez se adueña de RTVE, al igual que ya lo hizo con otros entes públicos. instituciones.



Se acabe celebrando o no algún debate entre los candidatos a La Moncloa esta campaña, todo lo que ha ocurrido en las últimas horas, de enorme gravedad democrática, refleja que Pedro Sánchez no tiene escrúpulos para poner a su servicio organismos públicos como RTVE, en línea con lo que ha hecho con otras muchas instituciones del Estado en sus meses de mandato. Tanto como le gusta presumir al todavía presidente del Gobierno de respaldar la televisión pública, le ha dado dos estocadas en menos de una semana, aunque la de ayer es la puntilla para la escasa credibilidad que aún pudiera mantener la corporación en manos de Rosa María Mateo. La administradora única ha demostrado un servilismo al PSOE tan elocuente al cambiar la fecha del debate propuesto a los candidatos, plegándose al deseo de Sánchez, que incluso profesionales de la cadena promocionados en esta etapa como Xabier Fortes o el presentador del Telediario Carlos Franganillo se revolvieron de inmediato contra ella. Por dignidad y para no emborronar más su carrera en los medios, a Mateo sólo le queda la opción de dimitir tras el bochornoso episodio que está dominando la campaña electoral y que ha roto la estrategia de los socialistas a los que hasta ahora les sonreía el viento de cara.

Sánchez nunca ha querido debatir. No se atreve a confrontar programas ni a participar en duelos dialécticos porque no quiere responder a cuestiones medulares por las que le interrogarían sus rivales, tal como le ocurrió con la ministra de Hacienda en el debate a seis. Montero fue incapaz de aclarar si el PSOE indultaría a políticos si son condenados por el procés o cuántas naciones hay en esa España plurinacional de la que hablan con tanta frivolidad. Y, por ello, escamoteando a todos los españoles su derecho a saber qué piensa realmente el candidato socialista sobre el futuro de nuestra Nación, éste se negó primero a participar en un cara a cara con Pablo Casado, después se apuntó a un debate en Atresmedia a cinco que incluía al líder de Vox -ahí ya demostró lo poco que le importa RTVE, a la que dejó tirada-, y, finalmente, se ha desdicho de su compromiso y sólo está dispuesto a acudir a la televisión pública imponiendo la misma fecha en la que ya estaba anunciado el debate de Atresmedia. Una trampa de mal jugador para intentar que no se puedan celebrar las dos citas, o incluso que finalmente no tenga lugar ninguna. Y en esa estrategia vergonzosa le ha ayudado Mateo, cambiando el debate del lunes al martes, como si TVE fuera la televisión de un partido.

Es presumible que esta cadena de errores le pasará factura electoral a Sánchez. En todo caso, sus contrincantes no deben doblegarse al chantaje socialista. Los españoles habrán de valorar si puede dirigir un país alguien instalado en la huida permanente e incapaz de confrontar ideas en un espacio plural y neutral.

Pablo Iglesias dice que no pactará con Sánchez. Pablo Iglesias hará lo que diga su “dueño”, Sánchez.


JP Logística

Pero repasemos el principal argumento para los socialistas en estas próximas elecciones. Cuando, también el líder de Ciudadanos prometió con solemnidad que jamás volvería a pactar con Sánchez. En ese instante, el equipo de campaña del presidente del Gobierno se frotó las manos al contemplar ante sí todo el espacio de centro listo para ser ocupado. Y en eso está Sánchez. En eso y en evitar cualquier pifia –por ejemplo, en un debate televisivo– que dé al traste con una estrategia milimétricamente trazada.

Una vez rescatado el voto que se le fugó a Podemos, se trataba de recuperar apoyos por el otro lado. Y para ello, tanto Sánchez como María Jesús Montero, su enviada todoterreno a esos debates en los que siempre se puede meter la pata, restan carga ideológica al discurso con el fin de atraer, no ya al votante entusiasta, sino al que deposita su papeleta como un mal menor. Captar el voto radical y el moderado al mismo tiempo es el gran reto. Es también el empeño de ERC en Catalunya, aunque a Gabriel Rufián le cueste embutirse en el traje de político prudente y comedido. ¿Y el resto de partidos?

A estas alturas de la campaña, los demás se definen en función de un posible gobierno de Sánchez. El PP y Ciudadanos piden el voto para impedir que el socialista se alíe con el secesionismo y haga pedazos España; Podemos reclama apoyo para que Sánchez no se asocie con la derecha de Rivera, y los independentistas lo hacen para que en la Moncloa no se olviden de que tienen un problema en Catalunya. ¿Y Sánchez? ¿Cuál es el gobierno que persigue el líder del PSOE?

Obviando la meta casi imposible de una mayoría absoluta, el objetivo de Sánchez es conseguir un resultado que le permita gobernar en solitario con el apoyo de Podemos, el PNV, Compromis y los catalanistas. Ese es el escenario que en la Moncloa consideran factible y más cómodo. ¿Por qué no el del pacto con Ciudadanos?

Un acuerdo del PSOE con Rivera no es descartable si de las elecciones del 26M –municipales y autonómicas en 12 comunidades– resulta un escenario en el que ambos partidos se jueguen gobiernos clave. Pero Sánchez es muy consciente de lo que le ha costado taponar la fuga de votos hacia la formación de Pablo Iglesias, un empeño al que se aplicó desde el primer día que tomó posesión como presidente con el anuncio de un gobierno feminista hasta el último de los “viernes sociales”. Y un pacto con Cs volvería a poner en riesgo el flanco izquierdo del PSOE, seguramente el más frágil, el que se desmoviliza con mayor rapidez ante cualquier desencanto. Dejaría despejada a Iglesias la autopista de la izquierda. Es probable que el líder de Podemos reclame entrar en el Gobierno, algo que no está ahora mismo en los planes de Sánchez. ¿Y el independentismo?

La campaña de ERC y JxCat consiste en combatir el voto útil hacia los socialistas como freno de la derecha. Para ello, Oriol Junqueras redactó una carta en la que abría el camino a votar una eventual investidura de Sánchez sin condicionarlo a la negociación de un referéndum de autodeterminación. Al difuminar la principal línea roja, el independentismo transmite el mensaje de que el gobierno de izquierdas está garantizado si de ellos depende, pero que conviene que lo sea condicionado para que aborde el conflicto catalán. Por eso, los republicanos consideran esencial ganar estas elecciones generales en Catalunya. Ahora mismo las encuestas arrojan un resultado igualado entre el PSC y ERC.

La intención de Sánchez es continuar con la política de diálogo y desinflamación con la Generalitat, aunque sin discutir un referéndum. Su objetivo es rebajar el malestar de la sociedad catalana con el Ejecutivo central para contribuir a cambiar el panorama político en el Parlament. Tanto en la Moncloa como en ERC y JxCat son conscientes de que tendrán por delante dos hitos: la gestión política de una posible condena penal de los políticos independentistas procesados y el resultado de unas elecciones catalanas que probablemente sufran un adelanto a los próximos meses. Queda mucho camino por delante.

Notre Dame, Catedral de París. ¿De arte? Pongamos, sublime. Ese, su incendio, la hará más bella.



Hay que recordar el incendio de Notre Dame como a una madre de familia que -mientras su prole se dispersa y diluye en distancias, suertes y rencillas- envejece en soledad. Hasta que un día, al saberse que está muriendo, todos acuden a recordar sus nanas, sus consejos y sus besos, con la terrible sensación de que los que pueden quedar desorientados y sin identidad son, precisamente, las nuevas generaciones.


JP Logística


Cuando se compuso La Marsellesa en 1792, la catedral de París ya llevaba 629 años como símbolo y centro de su ciudad. Mucho antes, en el año 496, para comenzar su historia, se había fundado el reino de los francos, que, unificado por Clodoveo bajo la identidad cristiana -la única que entonces funcionaba-, dirigió la construcción de Francia durante 1.300 años. Solo han pasado dos siglos desde que el republicanismo revolucionario abrió el desfile de la diosa Razón, el imperialismo napoleónico, el colonialismo tardío, los enfrentamientos ideológicos, las guerras mundiales y coloniales y la grandeur gaullista.

JP Logística


Un período de enormes bandazos, con destrucciones y carnicerías apocalípticas, cuyas glorias y contradicciones se sublimaron finalmente en la UE y la democracia del bienestar, aunque todos damos por cierto -mediante un paradójico dogma de fe- que todo cuanto de admirable hay en Francia nació como una enmienda a la totalidad de los trece siglos que transcurren entre la caída de Roma y la toma de la Bastilla.


JP Logística


Quizá por eso la católica catedral de Notre Dame -una de las construcciones más bellas y admirables del mundo, canon del arte gótico, y el monumento más visitado de Europa- entró en la era moderna como un almacén de vinos, un corral de caballerías, un centro de culto a la estupidez ilustrada, y una calamitosa ruina. Hasta que Víctor Hugo inició su rescate (1831) con sus más célebres palabras -«Sans doute c’est encore aujourd’hui un majestueux et sublime édifice que l’église de Notre-Dame…»-, de las que se derivó el encargo que le hizo Luis Felipe a los arquitectos Jean B. Lassus y Violet le Duc, en 1844, para reponer en su función y esplendor la gran catedral de París.

JP Logística


Mucha gente creía que Notre Dame estaba iniciando una nueva decadencia, a manos de la posmodernidad y la descristianización de Europa, y que su destino era convertirse en el mayor museo de Francia. Hasta que el pavoroso incendio del Lunes Santo -la grave enfermedad que situó a la madre catedral al borde de la muerte- enfrentó a los parisinos con el miedo a su soledad, y con la dispersión de su identidad, de su ser y de su historia. Y, como si hubiésemos vuelto al Medievo, han empezado a reconstruir su iglesia en su arquitectura, su simbología y su función.


JP Logística


Ahora saben que la historia de Francia no se puede agotar en su último capítulo. Y quizá le hayan dado la razón al sabio que, parafraseando a Ovidio, profetizó, en una inscripción, sobre la fachada del templo, la terca estupidez de los hombres: «Tempus edax, homo edacior». Si el tiempo destruye, mucho más destruye el hombre.


JP Logística



Historia de Francia en una catedral, Notre Dame

Los muros, bóvedas y arbotantes del templo parisino han sobrevivido a la Peste Negra, a las guerras de religión entre católicos y hugonotes, la Revolución Francesa, la Comuna de París y hasta la invasión nazi. Demasiada Historia, francesa y europea, en un mismo espacio. Por eso, como señala la historiadora María Elvira Roca Barea, la posibilidad de su desaparición ha conmovido tanto a creyentes y a no creyentes.





Además de ambientar numerosas obras de ficción, de novelas a películas, la catedral de Notre Dame de París ha sido el escenario de importantes acontecimientos de la Historia de Francia y, por extensión, de Europa. Un viaje de más de ocho siglos en el que sus muros han resistido guerras, conflictos religiosos, revueltas y revoluciones.


JP Logística


Desde que en 1160 el obispo Maurice de Seully ordenase la construcción de una nueva catedral en el lugar donde se ubicaba una iglesia consagrada a San Esteban, en el templo parisino ha sucedido de todo. Quizá por eso la posibilidad de su pérdida nos haya conmocionado, aquí y en Singapur, a fieles y paganos.


JP Logística


"Estaba pensando en aquellas personas a las que había entrevistado ayer la prensa francesa, personas no creyentes, que no habían reparado en cuán importante era Notre-Dame en sus vidas", reflexiona a este respecto la historiadora María Elvira Roca Barea, autora de 'Imperiofobia y leyenda negra'. Esto supone, según ella, "una llamada de atención respecto a uno de los aspectos que nos marcan, como es la religión. La propia etimología de la palabra nos lo indica: 'religión', 'religare' significa 'reunión'.





"Aunque en ocasiones lo veamos como si no tuviera importancia, por muy mundanos y superficiales que nos creamos, nuestra reacción al ver en peligro un símbolo como Notre-Dame es universal. No tiene que ver con ser creyente o no, aunque sí habla de la importancia en nuestra cultura del cristianismo, tan denigrado en décadas recientes. De la simbología que envuelve nuestras vidas, que es paisaje, arquitectura, organización del tiempo. Y también una cosmovisión". Por eso, "ante la posibilidad de perder algo que parecía casi eterno, ante la sensación de que no la vean nuestros hijos y nuestros nietos", se disparan todas las alarmas emocionales.


JP Logística


En Historia se habla mucho de sustratos: capas que se van acumulando, una encima de otra, sobre el suelo, de tal forma que al excavar podemos retroceder en el tiempo. En Notre-Dame toda esa Historia ha quedado adherida en las piedras, como una película invisible que podemos apreciar según miremos de una forma u otra.




Por ejemplo, en 1185 el encargado de oficiar la misa para celebrar la finalización del santuario de Nuestra Señora de París fue Heraclio, patriarca de Jerusalén, en los reinos latinos de Oriente Medio surgidos tras la Primera Cruzada. Cinco años más tarde aquellos enclaves cristianos fueron conquistados por Saladino, lo que daría origen a la Tercera Cruzada. Los ejércitos cristianos de aquellas tierras estaban compuestos en su mayor parte por franceses y muchos de estos soldados recibían la bendición antes de entonar "Deus vult" y partir a Tierra Santa.




Para el año 1200 la nave central, prodigio de ingeniería gótica de la época, estaba terminada y comenzó la construcción de las torres. La obra se prolongaría hasta 1260, aunque no quedaría completamente finalizada hasta un siglo más tarde. Los tres principales rosetones datan del siglo XIII, momento de mayor apogeo del gótico. Este estilo, considerado por muchos historiadores como el primero paneuropeo (el románico no alcanzó tal grado de expansión), se difundió principalmente desde Francia y se podría decir que Notre-Dame fue el epicentro (el núcleo irradiador, que diría alguno) desde donde se difundieron aquellos hallazgos.




Llegó la Peste Negra, que acabó con la mitad de la población de París, y llegó la Guerra de los Cien años, en la que un monarca inglés, Enrique VI, se coronó como rey de Francia en Notre Dame en 1431. Apenas Francia se reunificó en un único reino, llegaron otros problemas. El más importante, las guerras de religión entre católicos y hugonotes. Estos últimos provocaron daños a las esculturas del exterior bajo la acusación de idolatría, mientras que los monarcas católicos modificaron vidrieras y eliminaron tumbas en aras de la modernización.


Pero esos empeños no sirvieron para que la catedral fuese cayendo en el abandono y la degradación. La Revolución Francesa trajo consigo la desacralización de los templos, con lo que Notre-Dame fue convertida en un almacén de comida. Muchas estatuas fueron decapitadas y algunas campanas, fundidas. Como desagravio, Napoleón escogió el mismo lugar para coronarse emperador de Francia, el 2 de diciembre de 1804. Jacques-Louis David inmortalizó el momento en un famoso cuadro en el que Bonaparte aparece sosteniendo la corona antes de colocársela sobre su cabeza.




Los fastos no frenaron la decadencia del templo. Tuvo que ser un escritor, Victor Hugo, quien tres décadas más tarde alertase sobre el estado de conservación del alma de la ciudad en su novela 'Nuestra señora de París' (1831). Concienciados los franceses, en 1846 comenzaron las obras de restauración, dirigidas por Eugene Viollet le Duc. Estos trabajos se enfrentaron a otro contratiempo cuando se produjo un incendio durante la revuelta de la Comuna de París, en 1871.




Notre-Dame no fue ajena tampoco al gran conflicto del siglo XX, la Segunda Guerra Mundial. Si los alemanes destruyeron la catedral de Reims durante la Gran Guerra, su hermana parisina sobrevivió a la invasión de los nazis con daños menores en las vidrieras. Una gran misa 'Te deum' se celebró en su interior para celebrar la liberación de París, el 26 de agosto de 1944.




Mirar, hoy, a Notre Dame es como leer todos estos capítulos de la Historia, aunque el espectador no sea consciente de ello. En la película de Richard Linklater 'Antes del atardecer' (2004), hay un momento en que el personaje de Ethan Hawke le cuenta al de Julie Delpy una historia: que cuando estaban a punto de retirarse de París, los nazis llenaron de explosivos la catedral para volarla, pero el soldado alemán encargado de hacerlo no se atrevió, "aterrado por la belleza del lugar". Sin saber si la historia es cierta o no, Delpy responde: "Hay que pensar que Notre-Dame desaparecerá algún día". Lo cual es cierto y falso al mismo tiempo. Podrán caer sus cascotes, pero no el tiempo que se les quedó adherido.
JP Logística


miércoles, 17 de abril de 2019

Pedro Sánchez sin crédito ni respeto. Mazazo de la JEC al líder socialista.


JP Logística

El interés de Pedro Sánchez por “acoplar” a un partido extraparlamentario como Vox en un debate vulnera la normativa electoral y la doctrina de la JEC. Los socialistas tenían pensado atacar en tromba –sin fundamentos- a Pablo Casado y que Abascal abriese fuego. Ya pasó en las anteriores elecciones generales.  
El palo de la Junta Electoral Central no es a Atresmedia sino al Gobierno Sánchez. Me parece la interpretación adecuada del por ahora suspendido debate a cinco previsto para el día 23. 

Lamento el autoplagio, pero ahí ya se señalaba la descarada vulneración de la normativa electoral que suponía incluir a Vox en un debate televisado de aspirantes a la presidencia del Gobierno. Peor aún. Que los intereses del partido gobernante primasen sobre el respeto a la vigente expresión institucional de la voluntad popular. Y una paradoja. Que RTVE se atuviese a dicha voluntad y el Gobierno no.

Después de atender un recurso de Vox, por haber sido excluido del debate de 'segundos' celebrado anoche en TVE (a seis), y de los presentados por los grupos nacionalistas no incluidos en el anunciado en Antena 3 (a cinco), la Junta Electoral ha decidido suspender el segundo. Razón de fondo: el quinto invitado (Vox) es un producto de las encuestas, no de la representatividad obtenida en las urnas.

Los electores, como los consumidores, tienen derecho a probar el género antes de comprarlo. Esa pauta del sentido común está vacía en el BOE

Los electores, como los consumidores, tienen derecho a probar el género antes de comprarlo. Esa pauta del sentido común sigue vacía en el BOE. La regulación legal de los debates electorales es una lamentable asignatura pendiente de la democracia. Apenas una genérica alusión de la Loreg (Ley Orgánica de Régimen Electoral General) a la exigencia de “neutralidad”, “pluralidad” y “proporcionalidad” de los medios públicos (una reciente reforma la extendió también a los privados).
El PSOE acepta un debate a cuatro en TVE en el que no se repetirá la foto de Colón. Vox sale beneficiado, al presentarse como un partido antisistema
Sobre esa norma legal y el recurso al mejor criterio de la JEC (ocho magistrados del Tribunal Supremo, cinco catedráticos de Derecho y el secretario general del Congreso), se ha ido forjando una doctrina de obligado cumplimiento. Excluye de los debates a grupos extraparlamentarios, salvo que en elecciones anteriores (no necesariamente generales) hubieran obtenido al menos el 5% de los votos en el área de difusión del medio.

El Gobierno queda en evidencia. Por pasarse esa doctrina por el arco del triunfo. El Gobierno no, el PSOE, o Sánchez, vale, viene a ser lo mismo. Lo grave es la falta de compromiso con el orden institucional por intereses de partido. Hasta las piedras saben que Moncloa y Ferraz están encantados con el protagonismo de Vox como elemento fragmentador de la derecha, aunque vaya en contra de la ley y de la doctrina de la Junta.

Se pone en evidencia la falta de compromiso de Moncloa y Ferraz con el orden institucional. Por intereses de partido, quieren a Vox en los debates

A esa ley y a esa doctrina debe ajustarse la alternativa que ha de presentar ahora Atresmedia al formato del debate del día 23, puesto que, según la Junta Electoral, no puede celebrarse tal y como está planteado. La JEC se ha comprometido a responder el lunes 22. No obstante, el fondo de la cuestión queda claro: el criterio para elegir a los participantes en un debate electoral televisado no puede ser “la actualidad informativa o los datos procedentes de las encuestas electorales” sino “los resultados obtenidos en las últimas elecciones”.

Así reza la resolución de la JEC que deja en suspenso el debate de Antena 3 con los candidatos de cinco fuerzas políticas, de las que cuatro responden al vigente mapa parlamentario (Diputación Permanente del Congreso), mientras que el quinto participante (Vox) responde al cambiante mapa demoscópico de nuestra democracia de último minuto.

Los agujeros negros permitirán viajar por el universo a una velocidad muy superior a la de la luz y “de vuelta” reencontrarnos con nuestros seres queridos 50 años después.


JP Logística

Desde hace muchos años se tiene conocimiento de la existencia de un  agujero negro en el centro de nuestra galaxia. Ni siquiera la luz puede escapar a la enorme fuerza de esta colosal concentración de materia. Según la teoría de Einstein, el tiempo y el espacio se contraen en el centro del agujero de suerte que un minuto en su interior equivaldría a miles de años de nuestra escala temporal.

Nadie puede entrar o salir de un agujero salvo en la película Interstellar, dirigida por Christopher Nolan, en la que un astronauta vuelve al pasado en una quinta dimensión al penetrar en un agujero, que le permite viajar por el universo a una velocidad muy superior a la de la luz.

Esto naturalmente es ciencia ficción, una mera película, pero es cierto que dentro de esas grandes concentraciones de masa se halla el secreto de las leyes que rigen la vida y, por supuesto, de la creación de la materia. Por decirlo con una metáfora, es como si Dios habitase en un agujero negro.

Stephen Hawking, que corroboró la existencia de estas formaciones ya previstas por la física de la relatividad, escribe en uno de sus libros que un agujero negro es un archivo donde se almacena toda la información existente en el Universo. Si pudiéramos leer en su interior podríamos descifrar la naturaleza de fuerzas como la gravedad o conocer la esencia del tiempo, indisociable, según Einstein, del espacio con el que interactúa.

Siempre me ha fascinado  eso de que el tiempo se detiene en un agujero negro. Significa que si pudiéramos atravesar uno de ellos en unos pocos segundos, habrían transcurrido en la Tierra cientos de años y podríamos volver para conocer a los hijos de nuestros biznietos.
Hay mucha gente que cree que todas estas cosas son el producto de la imaginación de los científicos y se aferra a lo que nos transmiten los sentidos. Pero lo cierto es que ningún especialista discute hoy los principios básicos de la física cuántica y de la existencia de dimensiones a las que no podemos acceder por las limitaciones de nuestro cerebro.

No pretendo profundizar en conocimientos que me rebasan, pero sí me parece importante resaltar las implicaciones de estos descubrimientos de la física que revolucionan todas nuestras ideas sobre la materia, el espacio y el tiempo.

La gran paradoja que se desprende de la visión cuántica del mundo es que todos somos el producto de una serie de interacciones que nos han hecho ser como somos, ya sea por el azar o por designio de un ser inteligente. Pero todos salimos de lo mismo y vamos a lo mismo: al interior de un gran agujero negro, que es la muerte de la conciencia individual, pero no de nuestros átomos ni de las fuerzas que nos han dado la vida.

La existencia humana es una breve anomalía en el curso de ese espacio y ese tiempo, que en cierta forma son una ilusión de nuestro cerebro, como decía Einstein. Pero ello sólo significa que debemos dar las gracias por el afortunado accidente de estar vivos y aprovechar nuestra breve existencia para disfrutar de ese privilegio de poder mirar y tocar lo que nos rodea, aunque sea un espejismo de nuestros sentidos.

El que la JEC obligue a que Atresmedia excluya a VOX del debate es totalmente legal


El que la JEC obligue a que Atresmedia excluya a VOX del debate, ahora a cuatro es totalmente legal, pero con matices. Es discrepante que a un medio privado se le  pueda obligar a cambiar un programa de utilidad para la decisión del voto en el ámbito estatal. Un medio privado es dueño de su línea editorial y de su programación. Si una emisora debe aplicar el principio de proporcionalidad, hay que ser coherente y no exigírselo solo en un debate, sino en todos sus programas informativos. Y si ese principio se vulneró ahora, la Junta debiera haber actuado de oficio al tener conocimiento del programa y no por la queja de cuatro grupos que solo representan a cuatro autonomías.

Si el debate debe ser a cuatro, debería efectuarse desde un principio en TVE, que es la emisora que lo propuso. Y hacerlo con los candidatos de siete u ocho partidos, que es la opción que implícitamente se ofrece a Atresmedia sería televisivamente desaconsejable y socialmente poco útil para los votantes. De todas formas, la Junta es la autoridad y no hay tiempo físico para canalizar y decidir los recursos. Todo esto ocurre porque no existe una regulación explícita de los debates electorales.

Por mucho que los analistas consideran imprescindible para emitir un voto argumentado, después de 40 años no se ha conseguido regularlos por ley. Y ese vacío conduce a lo que ocurrió en esta campaña: que el jefe del gobierno decidió lo que se hacía según su conveniencia estratégica; que el mismo jefe del gobierno pasó olímpicamente de la costumbre de confrontar sus ideas con el principal líder de la oposición y olvidó los principios que ahora recuerda la Junta Electoral. También a él le falló la asesoría jurídica, a pesar de tener a su disposición a la Abogacía General del Estado y al cuerpo jurídico del PSOE. Nuestros políticos siguen cometiendo pecados de aprendices como si estuviésemos al principio de la transición.

Puntualizo, si hay algún perdedor en esta pericia judicial, no es Atresmedia. El perjudicado políticamente es el propio Pedro Sánchez, al que la Junta desbarata una parte de su estrategia. El presidente concibió este debate a cinco como una forma de diluir a Pablo Casado en una multitud de aspirantes para no permitirle destacar como sólido candidato a sucederle y como una forma de mostrar a las tres derechas en toda su desnudez: si se enfrentan entre sí, dejan de ser garantía de gobierno unido; si no se enfrentan, Sánchez puede seguir hablando de tres siglas y un solo bloque. Y además, con extrema derecha dentro. Todo muy ingenioso, pero desmontable. Y Pedro Sánchez tendrá que inventar otra manera de atacar.

martes, 16 de abril de 2019

Cuba, la Ley Helms-Burton, dura amenaza contra las cadenas hoteleras españolas.

JP Logística



La Ley Helms-Burton: una espada de Damocles sobre inversores durante 23 años

EEUU va a permitir demandas contra personas y empresas que se hayan beneficiado de activos nacionalizados por el régimen de Fidel

Estados Unidos va a permitir a sus ciudadanos -incluyendo a los cubanos nacionalizados y a sus descendientes- a demandar a las personas y empresas que se beneficien, directa o indirectamente, de activos nacionalizados por el régimen de Fidel Castro. Eso significa que al menos 6.000 demandas por valor de 8.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) pueden ser litigados en los tribunales estadounidenses que, además, pueden decidir el embargo de activos de esas empresas físicas y jurídicas fuera del territorio de ese país (otra cosa es que las autoridades de terceros países acepten esas sentencias).

La medida, que será probablemente anunciado hoy, entrará en vigor a partir del 2 de mayo, y tendrá consecuencias serias para una serie de países. Entre ellos está España, cuyas empresas tienen un stock de inversión de unos 300 millones de euros en Cuba, y, además, exporta unos 900 millones de euros anuales a ese país. Claro que la lista de países afectados va desde China hasta Canadá, porque la legislación cubana favorece la inversión en sociedades mixtas con empresas del Estado de ese país. Y muchas de esas empresas tienen activos que fueron expropiados bien a compañías o personas estadounidenses -como Coca-Cola o la petrolera Chevron- o a cubanos que después tuvieron que huir a EEUU - como, por ejemplo, Bacardí.


Y, en ocasiones, los proyectos que se pueden ver en la línea de fuego de la Justicia estadounidense son, precisamente, los que el régimen de La Habana había lanzado para promover una apertura económica siguiendo el modelo chino y vietnamita, los dos países que el Gobierno de Cuba quiere imitar en cuanto a liberalización económica sin introducción de libertades políticas o civiles.

Ése es el caso de la empresa de Singapur PSA, que gestiona la terminal de contenedores del puerto de Mariel, en el que el castrismo ha tratado de construir una zona de libre empresa similar a las que puso en marcha China en la década de los 70. En la misma línea está la operación de la empresa estatal francesa Aeroports de Paris logró en 2016 un contrato para gestionar por 50 años el Aeropuerto José Martí de La Habana, que ha sido ampliado por la constructor gala Bouyges para, precisamente, acoger a lo que entonces se preveía que iba a ser una oleada de turismo estadounidense tras el deshielo entre el castrismo y el Gobierno de Barack Obama. Ahora, ese deshielo se ha acabado.

En realidad, la decisión estadounidense es una Espada de Damocles sobre los inversores en Cuba desde hace 23. Bill Clinton, George W. Bush, y Barack Obama siempre habían decidido no tomar esa decisión, lo que es una decisión en sí misma.

Y, en sus dos primeros años en la Casa Blanca, Donald Trump tampoco lo hizo, a instancias de su entonces secretario de Estado, Rex Tillerson. Pero Tillerson se fue en 2018, y el equipo del presidente ha decidido endurecer la política hacia las dictaduras de Cuba y Venezuela, algo que parece guiado por la importancia de Florida de cara a las elecciones de 2020, toda vez que a Trump no parece quitarle el sueño la violación de los Derechos Humanos en Corea del Norte, Arabia Saudí, China, o Rusia.
PUBLICIDAD

inRead invented by Teads


Para Peter Hakim, presidente emérito del Diálogo Interamericano - el principal think tank de EEUU especializado en relaciones con Latinoamérica - la decisión de Trump es "la apertura de una caja de Pandora". "va a ser interpretada probablemente como una clara señal de que Washington quiere continuar subiendo la presión política y económica sobre Cuba, de modo que a los compradores de propiedades cubanas más les vale tener cuidado". La política de EEUU hacia América Latina está guiada por el senador republicano cubano-americano Marco Rubio y por el asesor de Seguridad Nacional de Trump John Bolton, cuyo objetivo último, más que el derrocamiento de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, es, según Hakim, "lograr un cambio político en Cuba".

EL CAPITULO CLAVE
La clave es el Capítulo III de la Ley Helms-Burton, de abril de 1996, que establece la competencia de EEUU para imponer indemnizaciones a ciudadanos de ese país cuyos activos hayan sido expropiados por el castrismo. La Ley fue aprobada después del derribo por un caza de fabricación rusa MiG-29 de la Fuerza Aérea cubana de dos avionetas desarmadas de la organización anticastrista estadounidense Hermanos al Rescate, en marzo de 1996, dentro del espacio aéreo cubano. Los aviones de Hermanos al Rescate solían hacer operaciones de ayuda humanitaria a los refugiados que trataban de huir de Cuba, y también soltaban propaganda anticomunista sobre la isla.

Según explicó en Washington en 2015 el ex presidente del Gobierno español Felipe González, la crisis se produjo justo cuando EEUU y Cuba estaban empezando a mantener contactos para mejorar sus relaciones bilaterales. Pero, sea cual sea la razón, el ataque causó un nuevo empeoramiento de las relaciones entre los dos países. Fue entonces cuando los congresistas republicanos Jesse Helms (famoso por frases como "al diablo con lograr compromisos" o el eslogan electoral "¿de verdad quieres que un negro trabaje al lado tuyo?") y Dan Burton promovieron esa Ley. El hecho de que 1996 fuera un año electoral, llevó a Bill Clinton a firmarla para garantizarse la victoria en Florida.

Pero la Ley Helms-Burton tenía un truco. La entrada en vigor del controvertido Título III, en el que se establecían las sanciones extraterritoriales, podía ser aplazada por el presidente por periodos de seis meses. Y eso es lo que han ido haciendo todos los jefes de Estado y de Gobierno de EEUU desde entonces.

VOX, partido financiado por el PSOE, para restar votos al PP, por el bien de la democracia queda excluido del debate en Antena3


JP Logística

Un partido que goza por se antidemócrata, euroescéptico y populero con ámbito venganza, minado de  vicios ocultos y, además, no cumple el principio de proporcionalidad. Por lo justo de la justicia debe ser excluído cuando no tenga representación parlamentaria y su fin no sea otro que perjudicar al partido más grande del mundo, o sea, el PP. 
   
 La Junta Electoral Central (JEC) solicita a Atresmedia que haga otra propuesta en relación al debate a cinco organizado para el próximo martes, día 23 y que iba a contar con la participación de Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Unidas Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos) y Abascal (Vox). De lo contrario el debate no se celebrará por incumplir el principio de proporcionalidad.

 Fuentes de la Junta Electoral Central explican que son competentes para actuar sobre los planteamientos de las televisiones privadas «por cuanto la LOREG obliga tanto a emisoras públicas como privadas. Deben respetar la proporcionalidad que se especifica en el artículo 66.2. Estas fuentes insisten en que Atresmedia «tiene que hacer otra propuesta respetuosa con la proporcionalidad».

 Desde la JEC se pide al grupo de comunicación que haga otra propuesta: «No decimos cómo debe ser, sólo rechazamos la que se nos ha presentado», explican estas fuentes. Preguntados por si el problema es la presencia de Vox o la ausencia de otros grupos desde la JEC son claros: «Las dos cosas. Los demás tienen derecho y Vox no».

 Sobre este tema, las fuentes de la JEC insisten en que Vox puede participar en debates electorales «siempre y cuando se respete la proporcionalidad».

 Explican que no se trata de que Vox no tenga derecho «sino que otros tienen mejor derecho. No se prohíbe Vox, no se prohíbe a nadie, sino que hay otros con mejor derecho». Insisten en que su decisión lo que busca es «proteger a los que tienen mejor derecho».


 ERC había presentado un escrito ante la JEC en el que denunciaba que este debate no cumplía con «los principios de pluralismo, igualdad, neutralidad informativa, así como el de proporcionalidad, que deben regir los debates electorales de conformidad con lo previsto en el artículo 66.2 de la LOREG».

«La formación de extrema derecha a la cual se pretende dar cabida en el debate electoral no reúne siquiera la condición de grupo político significativo», añadían desde ERC. También habrían presentado recursos Junts per Catalunya, Coalición Canaria y el PNV.

 Por todo ello, pedían a la JEC que Atresmedia se abstuviera de emitir el debate «si no invita también al mismo a representantes de las formaciones políticas que obtuvieron representación parlamentaria en las elecciones a Cortes Generales de 26 de junio de 2016».

¿Por qué es diferente al año 2015?
Antes de las elecciones del 20 de diciembre de 2015, cuando Podemos y Ciudadanos no tenían todavía representación en el Congreso de los Diputados, Atresmedia organizó un debate a cuatro con PP y PSOE. La Junta Electoral establecía entonces la condición de "grupo político significativo". Y se la atribuía a quienes hubieran obtenido "un número de votos igual o superior al 5% de los votos válidos emitidos". Y establecía que fuera "en recientes procesos electorales y en el ámbito territorial del medio de difusión". En 2015 Podemos y Ciudadanos habían superado esta barrera en las europeas de 2014 en el caso de Podemos y en las municipales de 2015 en el caso de la formación de Albert Rivera.

 Este criterio es el que ahora castiga a Vox, que al haber obtenido su resultado tan solo circunscrito a una comunidad autónoma no tendría esta consideración. Si por ejemplo una televisión andaluza organizase ahora un debate Vox sí tendría esa consideración de grupo político significativo. Al igual que Telemadrid le dio espacio en sus debates en el ámbito de Madrid capital después de que así lo determinase la Junta Electoral provincial.

En una resolución reciente, del pasado 11 de abril, la JEC ya desestimó un recurso de Vox por no ser incluído en el debate a cuatro planteado por TVE, que no se celebrará porque Pedro Sánchez no participará. La JEC destacaba que Vox sacó solo un 0,2% de los votos en las últimas elecciones al Congreso en 2016. Y además advertía que tampoco cumple "la condición de grupo político significativo" que exige haber obtenido un 5% en recientes procesos electorales "en el ámbito territorial del medio de difusión".

 Y es que en 2015 la JEC estableció que los planes de coberturas informativas deben incluir a candidaturas que no se presentaron a los anteriores comicios o no obtuvieron representación suficiente, pero se demanda que posean la condición de grupo político significativo, una condición que se niega a Vox. Además, se especifica que "esa cobertura no podrá ser igual o superior a la dedicada a las candidaturas que lograron representación".

 A la reclamación presentada, la JEC empieza refiriéndose al artículo 66.2 de la LOREG. La Junta explica que en su instrucción 4/2011 de 24 de marzo se especifica que "corresponde a los órganos de dirección de las televisiones privadas decidir libremente sobre la oportunidad de organizar o difundir entrevistas o debates electorales, pero de hacerlo deberán tener particularmente en cuenta los resultados obtenidos por cada formación políticas que obtuvieron representación en las últimas elecciones".

 Insiste en que este criterio "no impide suministrar información" sobre candidaturas que no se presentaron a las anteriores elecciones o no obtuvieron representación, pero se determina que "no podrán recibir una cobertura informativa mayor que las formaciones políticas que obtuvieron representación en las últimas elecciones". La JEC dice que estos son los criterios legalmente establecidos "sin que puedan ser sustituidos por otros como la supuesta actualidad informativa o los datos procedentes de encuestas electorales". Ese justamente fue el criterio utilizado por el PSOE para decidir que Pedro Sánchez participase en un debate con Vox.

 La JEC dice que no hay objeción respeto a la participación de PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos. Pero pone de manifiesto que las formaciones recurrentes sí consiguieron representación parlamentaria "y un porcentaje mayor de votos válidos".

 La JEC rechaza la argumentación de Atresmedia, que el 20 de abril va a organizar un debate en La Sexta en el que estarán algunos de estos grupos recurrentes y en el que no estará Vox explicando que en este caso "se ha primado este criterio de proporcionalidad". La JEC considera que el argumento no puede aceptarse porque el artículo 66.2 de la LOREG "no establece la aplicación voluntaria del principio de proporcionalidad según estime oportuno la televisión privada, sino que lo impone de forma incondicionada. No cabe elegir debates electorales en los que se aplica la proporcionalidad y otros en que pueda ser eximida sino que debe aplicarse a todos aquellos debates que se organicen durante el proceso electoral".

 La JEC resuelve así que el debate planteado por Atresmedia "resulta contrario al principio de proporcionalidad". Y es claro: "Este debate no podrá celebrarse en los términos indicados sino que, si así lo decide el medio, deberá modificarse para atender a las exigencias de dicho principio.

lunes, 15 de abril de 2019

El monumento más visitado del mundo, la Catedral de Notre Dame derruido por el fuego.



La catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa y el más visitado del mundo ha sufrido un incendio con capacidad devoradora, cuyo alcance aún no ha sido cuantificado.

El origen de las llamas podría estar en las obras que se están realizando para la rehabilitación del edificio y que han provocado el colapso de la torre principal.




Un incendio de importantes proporciones ha devastado la Catedral de Notre Dame de París, cuya cubierta ha quedado totalmente derrumbada tras ser pasto de las llamas, empezando por su emblemática aguja, una de las señas de identidad del templo parisino.

El fuego se avistó por primera vez en la parte de la cubierta de la cabecera, sobre el deambulatorio, en torno a las 18.50 de este lunes y una hora después se derrumbó la aguja y posteriormente todo el techado de la catedral.

"Todo está ardiendo. Toda la estructura, que data del siglo XIX en un lado y del siglo XIII en el otro... No quedará nada", se ha lamentado un portavoz de la catedral, André Finot. "Habrá que ver si resiste la bóveda, que protege la catedral"


Un incendio de importantes proporciones ha devastado la Catedral de Notre Dame de París, cuya cubierta ha quedado totalmente derrumbada tras ser pasto de las llamas, empezando por su emblemática aguja, una de las señas de identidad del templo parisino.
El incendio estaría "potencialmente relacionado" con las obras de renovación del edificio, según han apuntado fuentes de Bomberos citadas por la televisión francesa BFMTV.
El fuego se avistó por primera vez en la parte de la cubierta de la cabecera, sobre el deambulatorio, en torno a las 18.50 de este lunes y una hora después se derrumbó la aguja y posteriormente todo el techado de la catedral.
"Todo está ardiendo. Toda la estructura, que data del siglo XIX en un lado y del siglo XIII en el otro... No quedará nada", se ha lamentado un portavoz de la catedral, André Finot. "Habrá que ver si resiste la bóveda, que protege la catedral", ha añadido.
Las fuerzas de seguridad han establecido un perímetro de seguridad en torno a la catedral y han desalojado los puentes que comunican la isla de la Cité, donde está el templo, con el resto de la ciudad.
Mientras, un portavoz de Bomberos ha respondido a las acusaciones de pasividad explicando que se han movilizado importantes medios humanos y materiales: un helicóptero y un avión no tripulado han sobrevolado la zona para facilitar la labor de bomberos y policías, que han mantenido alejados a turistas y vecinos.
En concreto, el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, ha informado de que hasta 400 bomberos han sido movilizados para responder a "un fuego muy violento". Además, ha confirmado que por el momento no hay que lamentar heridos.
El primer teniente de alcalde de París, Emmanuel Grégoire, ha explicado en declaraciones a BFMTV que la prioridad es "evitar el hundimiento para que no haya víctimas entre los vecinos y los turistas". "Ahora la prioridad es salvaguardar las obras de arte del interior, ya que el daño puede ser mayor, y también hay que controlar el incendio", ha añadido.
De hecho, las autoridades están evacuando parte de la isla de la Cité, donde se encuentra Notre Dame y se han habilitado varios espacios para alojar durante la noche a los desplazados. En la isla viven unas mil personas, según las estimaciones oficiales y acoge hasta cinco hoteles ocupados en su mayoría por turistas.

"Se está produciendo un incendio terrible en la catedral de Notre Dame en París. El Cuerpo de Bomberos de París está intentando controlar las llamas", ha informado la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, a través de su cuenta en Twitter. "Estamos movilizados en estrecha colaboración con la Diócesis de París. Invito a todos a respetar el perímetro de seguridad"

domingo, 14 de abril de 2019

EL FMI advierte que España está en bancarrota, los números que la Ministra Calviño ha presentado son intencionadamente falsos.



España jugando a buscar el político que más daño nos haga y el FMI advierte que la economía mundial muestra síntomas de una crisis con toda seguridad más “cruel” que la anterior. A España que aún no había sanado del golpe anterior, le anotan como la madre de la crisis venidera. Ningún grupo inversor confía en nosotros y la gratuidad del voto hace que los votantes busquen quien más daño nos haga.  

La institución financiera se esfuerza en aclarar que no se deben activar las alarmas porque, entre otras cosas, no se vislumbra en el horizonte una recesión con la única excepción de España. Pero no evita señalar una serie de vulnerabilidades que pueden agravar una que ya no es un fantasma sino una realidad. Las previsiones y los avisos del FMI para nuestro país son de pasar necesidades. Por una parte, confirma los temores existentes y recorta el crecimiento para este año, rebajándolo una décima. Una pérdida de dinamismo económico que tendrá su impacto negativo en el mercado laboral, pues la creación de empleo se detendrá cuando aún no hemos llegado a los datos de ocupación previos a la crisis. Y ello pese a que el Gobierno ha abierto sin freno el grifo del gasto público para sacar adelante una oferta de empleo de proporciones desmesuradas, una de las medidas electoralistas aprobadas por el gabinete de Pedro Sánchez que no contribuirá en modo alguno a atajar otro de los grandes problemas advertidos por el FMI: el agujero en las cuentas públicas.

España va a ser incapaz de recortar su déficit público de manera significativa el año que viene, lo que provocará un desequilibro presupuestario mayor. La previsión para 2019 se aleja enormemente del 1,3% que se envió a Bruselas y lo coloca en el 2,3%. Aun así es más optimista que el Banco de España, para quien el déficit alcanzará el 2,5%. Donde se muestra más pesimista es en el futuro más cercano: el FMI admite que la situación solo empeorará y que el déficit entrará en una peligrosa senda ascendente que lo elevará hasta el 2,8% del PIB en cinco años. Este posible escenario es la consecuencia de no aprovechar el ciclo ascendente de la economía para continuar la senda reformista. Lamentaremos la oportunidad perdida de profundizar en la reforma laboral, así como la ruptura sectaria del Pacto de Toledo tras años limando un plan sostenible para el sistema de pensiones. En vez de trabajar en ambas urgencias, el Gobierno se ha encomendado a los viernes electorales, contribuyendo con imprudencia al endeudamiento.

Haciendo caso omiso de la realidad, la ministra, Nadia Calviño  desmintió tan severos avisos. La otrora defensora de las previsiones de los organismos nacionales e internacionales relativizó e incluso desmintió al FMI. Prueba de cómo el afán de supervivencia de Sánchez se ha extendido a todo su Gobierno hasta el punto de negar lo evidente y sus principios. Aunque al PSOE no le convenga, la economía debe estar en el centro del debate electoral. Es una irresponsabilidad ocultar a la ciudadanía la realidad y una obligación de los partidos ofrecerle soluciones viables.