Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 14 de mayo de 2016

Pacto con pasto de Podemos-IU

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón atacaron al unísono a Gaspar Llamazares por oponerse al pacto Podemos-IU. El secretario general de Podemos dijo que Llamazares es el pasado, mientras que Alberto Garzón es el futuro. Un tipo de declaración etérea, de corte posmoderno, donde no se adivina análisis alguno que de soporte a las palabras ¿Está seguro que Alberto Garzón es el futuro? Vamos un paso más allá: ¿está convencido Pablo Iglesias que el futuro de España pasa por su coleta? Si se quiere tener un mínimo de rigor, puede decirse que Llamazares tiene más pasado que el joven líder de IU, a quien dobla en edad. Pero en política es muy difícil hacer pronósticos basándose en premisas tan evanescentes. Veamos un ejemplo. Fraga Iribarne perdió todas las elecciones hasta que tuvo 68 años, y después no hizo más que ganar hasta que se dejó la Presidencia de la Xunta con 83. Íñigo Errejón se adentró en el terreno personal para decir que Llamazares habla enfadado. Se ve que confunde la seriedad con el cabreo. Como psicólogo no tiene precio. El ex número dos de Podemos señala que el diputado asturiano no conecta bien con la voluntad de cambio que hay en España. Es tan nítida la voluntad de cambio que las pasadas las elecciones las ganó el PP y todas las encuestas dicen que volverá a ganar el 26 de junio. Sólo una amplia coalición de perdedores puede traer el cambio político al que se refiere Errejón.
¿Qué hay debajo de las frívolas manifestaciones de los dos dirigentes de Podemos? El ataque a Llamazares se debe a la falta de referentes en IU. El mandato de Cayo Lara fue de perfil bajo y, en la actualidad, sólo hay dos dirigentes con proyección nacional: Alberto Garzón, que se ha abierto un hueco en la opinión pública, y Gaspar Llamazares. No hay posible enfrentamiento porque el diputado asturiano ha abandonado el mundo madrileño y el liderazgo de Garzón carece de alternativas, pero Llamazares no deja de ser una referencia y por eso Iglesias y Errejón le lanzan dardos.
El acuerdo de Podemos e IU va a ser una de las novedades de las elecciones del 26 de junio. IU podría imponer severas condiciones, porque la alternativa de Podemos ha quedado dañada con los errores de Pablo Iglesias. Podemos necesita a IU para obtener un resultado electoral vendible. Lo que más llama la atención es que el acuerdo no pase por algún tipo de negociación autonómica. Desde Madrid van a imponer nombres, perfiles y discurso. Esa es la nueva política.
Publicar un comentario