La menopausia cerebral de las ministras de Pedro Sánchez empobrece España.






Blog de Juan Pardo

Hasta hace bien poco tiempo me preguntaba: ¿Qué pinta una ministra en un gobierno desmotivado, tramposo, terroristas, y secesionista.  Ser socialistas es participar en una estafa piramidal con mentira ideológica y mente carcomida por el gusanillo de la ignorancia. Prometer  igualdad,  desarrollo, progreso y seguridad; para, al final  conceder "pobreza, miseria, acreditaciones para el crimen organizado y tiranía a la vieja usanza".  Ahora, poco a poco entiendo que una ministra, académicamente preparada,  con bienes en lo suficiente y más mayor de lo que se considera tercera edad más IVA sea subordinada, actúe bajo impulsos y órdenes de mando de ETA con confusiones dominantes de independentistas, tarugos  gente de mal vivir.

Si tan bueno es el socialismo, por qué los haitianos viajan en patera hasta las costas de EE UU, situadas a  más de 500 millas, cuando tienen "el paraíso de los trabajadores cubanos” a menos 50 millas.

Según Karl Marx (marxismo a la berlinesa), el socialismo fracasa porque el Estado no es dueño absoluto y único de lo que antes era propiedad privada.  "El socialismo a medias no funciona", aseveran los defensores de este tipo de economía, mientras afirman que el socialismo puro es mejor que el capitalismo. Marx empleó una teoría del valor trabajo, que sostiene que el valor de una mercancía es el tiempo de trabajo socialmente necesario invertido en ella. Para obtener beneficios los capitalistas compran la única mercancía capaz de producir valor, la fuerza de trabajo —la capacidad de trabajar—, por debajo de su valor. Así los salarios se mantienen en niveles relativamente bajos; sólo suficientes para la subsistencia del trabajador y su familia —que lo reemplazaran— además de otras necesidades condicionadas moral e históricamente. Para evitar esas plusvalías, lo necesariamente correcto es trabajar para comer, así siempre tienes garantizado el pan del mañana.

Para terminar, la ministra de sanidad dimitida, Carmen Montón, dos días antes de dimitir, decía: “La lacra del machismo, ¡por fin¡ está en la oposición. España tiene un presidente socialistas y feminista” Poco puede “”””HACER””” solo decir de las listas de espera en los hospitales de toda España es un mal heredado del gobierno del PP.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario