Sigue el blog por Email

domingo, 21 de agosto de 2011

El Hospital Comarcal de Huércal Overa, bajo sospecha.


El defensor del paciente adscrito al Hospital comarcal “La Inmaculada” ha remitido escrito recopilatorio de varias denuncias por la muerte de nueve bebes (denunciados ante los juzgados) al fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Don Jesús García Calderón, para que, de oficio, investigue la muerte de estos bebes así como por la presunta mala praxis médica de dicho servicio.

Si como todo apunta, el fiscal jefe del TSJA, admitirá dicha petición, la investigación no solo se haría para ese servicio en cuestión, también se tendrían en cuenta todos aquellos casos que consten en las hojas de reclamaciones, denuncias ante el juzgado e incluso aquellos que no se han denunciado pero se pueden probar mediante reconocimiento médico, por descontado, médico y hospital diferentes.

Quienes quieran mostrar su disconformidad y por temor  posibles represalias no quieran hacerlo, sin temor ninguno, pueden dirigir a la ponencia que en su día se nombre o, simplemente, me dais y yo los presento con mi nombre y apellidos, de momento, no pienso parir. Repito vuestro nombre nunca aparecerá, solo en caso de ser necesario para el buen fin de dicha investigación, otro médico les harían una revisión y, además, en otro hospital.

¡Joder¡, no toda la culpa la van a tener los políticos y, precisamente, los de mi pueblo; donde por no tener, no tenemos ni médico o creo que viene una médica 9 veces al mes.

A lo que vamos, al parecer el Defensor del Paciente había comunicado en varias ocasiones a la Consejera de salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero Cuadrado (Hoy consejera de Hacienda), una alarmante subida en tasa de MORTALIDAD PERINATAL (más o menos quiere decir que nacen vivos y mueren antes del séptimo día) y la consejera, como siempre, decía y sigue diciendo que dicha tasa estaba por debajo de la media.

Está anomalía, no es la primera vez que ocurre en el Hospital Comarcal, solo que ahora, una abuela coraje “””ha obligado””” a que se demande justicia de la acción.

Silenciar el daño, no es lo más correcto, entre otras cosas porque aquel profesional que haya cumplido con su obligación, por lógica, estará apartado de toda duda. 

Las cifras de los bebes muertos en el Hospital Comarcal de Huércal Overa pueden ser muy superiores a las, en principio, estimadas. El mero hecho de que la Consejera de Salud, María Jesús Montero Cuadrado (Hoy consejera de Hacieda)  esté maquinando los datos ya es más que significativo e incluso puede ser prueba determinante. HAY QUE DENUNCIAR TODOS LOS CASOS, TODOS, TODOS el defensor del paciente del Hospital Virgen del Rocío ha sacado dos de ellos con una mera denuncia ante el juzgado de uno de los familiares.  Estos hechos, no prescriben tan rápido como os lo quieren hacer ver.  ¿Qué interés tienen en hacer ver a la comarca que no es verdad mi acusación? ¿No es más que raro que toda la prensa haya dado las espaldas a la asociación de padres? ¿Qué tiene que ver el silencio de los perjudicados con las actuaciones judiciales? Todo lo contrario, sin presión caso archivado, SEGURO. No, los medios de comunicación están esperando publicidad a cambio de silenciar la brutal actuación del Hospital y sus doctos habilitados. No tengo nada contra los profesionales del servicio, supongo que ellos tampoco con los bebes; ahora bien que es el hospital más politizado del sistema solar, nilo dudo.  No temáis por mis amenazas, me da igual ser muerto que matao, además, los cobardes son igual que los perros…………..
HAY QUE DENUNCIAR TODOS LOS CASOS.
Sentencia del día 27.
El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a indemnizar a los padres de un bebé que falleció por una negligencia durante el parto a las pocos días de nacer en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, al pago de104.251 euros, según el fallo por la asociación de El Defensor del Paciente, que ofreció servicios jurídicos a la familia, argumentó que se había producido una negligencia por falta de rapidez en los servicios médicos.
Según la sentencia, contra la que cabe interponer recurso de apelación ante la sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA, los hechos tuvieron lugar el 4 de mayo de 2008, cuando la paciente I.P.P., de 29 años de edad, se puso de parto estando de 40 semanas e ingresando en la sala de dilatación sobre las 20,45 horas de ese día.
A las 23 horas, prosigue el relato, los monitores mostraban alteraciones en el estado del bebé, pese a lo cual "no se le hace al niño una prueba protocolizada (ph), que permite conocer si éste se encuentra en una situación de riesgo por estar sufriendo falta de oxígeno".
Junto a ello, la sentencia recoge que se indicó la realización de una cesárea urgente a las 23,35 horas, naciendo el bebé sobre las 00,45 horas por ventosa, un método más invasivo y con un tiempo excesivo en este caso urgente que provocó que el feto, que estaba ya sufriendo, naciera en peores condiciones.
Todo estos condicionamientos provocaron que el bebé falleciera días después (el 12 de mayo), siendo la causa del óbito asfixia perinatal grave.
Según la abogada del Defensor María Jesús Villalpando, estos hechos son merecedores de reproche para el juzgado que condena al SAS, considerando que "si se hubiera actuado correctamente a las 23 horas cuando había datos para pensar que el bebé estaba sufriendo, realizando una cesárea urgente y la prueba del ph,  se podría haber salvado".

Además, la letrada ha reprochado que, "ante este tipo de casos, la consejera de Salud, María Jesús Montero, diga que responden a situaciones excepcionales", en referencia a la reciente condena también contra el SAS por las lesiones producidas a una niña durante el parto en el Hospital Virgen del Rocío "y que ha supuesto una de las mayores condenas, con un millón de euros de indemnización".

Publicar un comentario