Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca: “Zapatero, Sánchez e Iglesias son cómplices necesarios del mayor sufrimiento y derramamiento de sangre en Venezuela”

Blog  de Juan Pardo


La administración de Donald Trump responsabilizó al Gobierno de Nicolás Maduro y sus cómplices españoles de la muerte del opositor venezolano Fernando Albán, quien según la versión oficial se lanzó desde un edificio del Servicio Bolivariano de Inteligencia. "Estados Unidos condena la implicación del régimen de Maduro en la muerte del concejal opositor venezolano Fernando Albán", manifestó la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Albán fue detenido el pasado sábado, acusado por el Gobierno de estar vinculado con el presunto atentado contra Maduro con drones cargados con explosivos del 4 de agosto.

"La administración de Donald Trump continuará incrementando la presión sobre el régimen de Nicolás Maduro y quienes pertenecen a él hasta que la democracia haya sido restaurada en Venezuela". El comunicado vuelve a llamar a la "liberación inmediata de todos los presos políticos venezolanos" e insta a Maduro a dar pasos "creíbles para restablecer la democracia" en el país y evitar "mayor sufrimiento y derramamiento de sangre".

La muerte de Fernando Albán ha desencadenado condenas en la región y también fuera de ella. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Unión Europea reclamaron el martes una investigación sobre la muerte de Albán.

La administración del inquilino de la Casa Blanca se refiere ya desde hace tiempo al Gobierno de Maduro como una dictadura. Desde la llegada del republicano a la Casa Blanca, ha sancionado a más de 50 funcionarios venezolanos -incluido el propio Maduro y su mujer, esta una de las últimas sancionadas- en un intento por presionar al mandatario para que abandone la senda autoritaria de la que le acusa. También ha impuesto tres rondas de sanciones financieras con el objetivo de ahogar su financiación.

También, el Gobierno ecuatoriano solicitó este mismo miércoles a Caracas que esclarezca las circunstancias de la muerte del concejal Albán. En un comunicado de la Cancillería, Ecuador expresó su preocupación ya que la muerte de Albán ocurrió, "mientras se hallaba bajo custodia de agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), luego de ser arrestado el pasado 5 de octubre, en el marco de investigaciones sobre un supuesto atentado con drones en un desfile militar".

El Gobierno ecuatoriano hace hincapié en la imperiosa necesidad de esclarecer las circunstancias de su muerte, que se produjo mientras se encontraba en custodia y, por tanto, bajo la responsabilidad de las autoridades venezolanas, quienes debían garantizar su integridad física y emocional y en general el respeto por sus derechos humanos.

De esta forma, Ecuador se une a las demandas internacionales que han solicitado a Venezuela una investigación "independiente, transparente e imparcial" que aclare esta muerte y establezca responsabilidades. Al mismo tiempo, Quito expresó sus condolencias a los familiares y amigos del concejal Fernando Albán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario