Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Otegi, cínico dirigente de la banda terrorista ETA, apuesta por las mujeres maltratadas y se olvida de las más de 300 que su banda asesinó.

Resultado de imagen de Arnaldo Otegi
El líder etarra en colaboración con los terroristas de la CUP lanza un solidario alegato de perorata contra la violencia machista. El independentismo catalán y vasco harán que vivamos en el paraíso. Anna Gabriel (CUP) es aún más sanguinaria que Otegui. Dice que ETA y Terra no mataban, morían en el Edén.

Arnaldo Otegi tiene al parecer mala memoria, y alardea de buena conciencia, aunque para ello haya que lucha. Otegui dice; con motivo del día internacional para la erradicación de la Violencia de Género-, que "corresponde a todos" acabar con esta lacra "en los centros de trabajo, en las instituciones y en la calle". (La inquietante visita de Otegi al sanguinario jefe de ETA que ordenó matar a Miguel Ángel Blanco).


En su mensaje olvidó que él perteneció a una banda terrorista que asesinó a sangre fría a cientos de hombres y a decenas de mujeres y niños, y que justificó sus crímenes. Así, desde 'La Gaceta' le refrescan la memoria:

Todos los ciudadanos españoles -y extranjeros- han sido víctimas potenciales de la organización terrorista. De las 858 que COVITE y la AVT contabilizan, 21 fueron menores; 361 civiles -el 42,07%-; 209 guardias civiles; 150 policías nacionales -el último, un policía francés, Jean-Serge Nèrin, en marzo de 2010; 97 miembros de las Fuerzas Armadas; 25 policías municipales- y 16 policías autonómicos, según las estadísticas oficiales recogidas en el libro "Vidas rotas" (2010). Más de 300 fueron mujeres.

La primera víctima de ETA fue una niña, Begoña Urroz Ibarrola, de 22 meses. Fue alcanzada por una bomba incendiaria colocada en la estación de Amara de San Sebastián el 27 de junio de 1960. Sufrió quemaduras en las piernas, en los brazos y en la cara que le provocaron la muerte un día después en un centro médico.

En década de los 70 -septiembre del 74-, ETA asesinó a 13 personas, entre ellas María Jesús Arcos Tirado, de 28 años, Francisca Baeza Alarcón, de 45, María Josefina Pérez Martínez, de 21; Concepción Pérez Paino, de 65; y María Ángeles Rey Martínez, en el atentado en la cafetería Rolando de Madrid, ubicada a pocos metros de la Puerta del Sol.

Cuatro años más tarde, en agosto de 1978, falleció Emilia Larrea Sáez de Adacia tras un ataque contra la Casa Cuartel de Aretxabaleta (Guipúzcoa). Dos estudiantes, Hortensia González Ruiz y Dorothy Fetig, ambas de 20 años, fueron asesinadas en Besain y Madrid en 1979. Ese mismo año falleció Guadalupe Redondo Vian, de 59, por una bomba en Atocha (Madrid).


¡Otegi! ¿Has venido a Barcelona a pedir perdón por Vic e Hipercor o a enaltecer el terrorismo en las elecciones?
Publicar un comentario