miércoles, 31 de enero de 2018

Creo en la pena de muerte. Los terroristas e independentistas catalanes no tienen derecho ni a respirar.

Telecinco filtra una conversación de Puigdemont: “Esto se ha terminado, los nuestros nos han sacrificado”
La dimisión del terrorista Carles Puigdemont, para nada ha cambiado el panorama de inquina y odio confabulado que nos profesan esos asesinos.  Si observáis hay un sentimiento profundo con rabia contenida de repulsa hacia los españoles de bien  que provoca el deseo de producirnos un daño o que ocurra alguna desgracia tremenda.

Si tomamos como ejemplo las 120 bombonas de butano  junto a otros artilugios que matan en serie, nadie puede dudar que la obra del nacionalismo catalán. Por eso, por eso mataron a los bandoleros de la yihad.

Los catalanistas no pueden ceder posiciones de mando, pero matando a los serviles que con toda seguridad les delatarían. Matar para tapar, al objeto de sancionar al pueblo que  no tiene nada que ver con degollar al pueblo atónito.

La pena capital en los últimos años tarareada como pena de muerte se enmarca dentro de las penas corporales, ya que el castigo tiene un efecto directo sobre el cuerpo del sancionado. Como su nombre lo indica, la pena de muerte consiste en quitar la vida de la persona que, de acuerdo al juez o al pueblo –con criterio-y es considerado merecedor a ella. 

martes, 30 de enero de 2018

Cataluña quiere una guerra civil que España no puede admitir. La Yihad apoya al independentismo


Centenares de independentistas rompen el cordón policial y se agolpan en el Parlament
El aplazamiento del pleno de investidura anunciado esta mañana por el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha abierto un cisma entre los independentistas. La decisión ha causado malestar en las filas de la CUP y de Junts per Catalunya (JxCat), que considera que se dan las «condiciones políticas» para celebrar la sesión hoy mismo y critica que no lo haya consultado con los grupos.   

La portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, ha exigido este celebrar la sesión de investidura de  Carles Puigdemont y ha recalcado que «se sienten convocados» al pleno, por lo que no descartan acudir al hemiciclo si bien su grupo lo decidirá en una reunión que ya está en marcha. «Nos sentimos convocados al pleno», ha remarcado Artadi en una rueda de prensa en el Parlament, pese a la decisión -de la que «no sabíamos nada»- del presidente del Parlament, Roger Torrent, de aplazar la sesión de investidura convocada inicialmente para las 15 horas, a la espera de lo que resuelva el Tribunal Constitucional. Al ser preguntada por si de sus palabras se desprendía que el grupo de JxCat acudirá a las 15 horas al hemiciclo, como hará la CUP, Artadi no ha descartado esta opción, aunque ha indicado que la decisión definitiva se tomará en breve en una reunión ya en marcha del grupo, en el que también hay miembros del PDeCAT. En todo caso, ha insistido en que para JxCat el pleno no debería aplazarse «más allá de hoy», porque el candidato a la Presidencia de la Generalitat, Carles Puigdemont, ausente este martes en el Parlament y huido en Bruselas, tiene «los 68 votos» para ser elegido y, por tanto, «estamos dispuesto a investirle hoy», por lo que «la consecuencia lógica es hoy ir al pleno», ha remarcado. 

Acudan o no a las 15 horas, ha garantizado que los diputados de JxCat estarán «todo el rato que sea necesario» en las dependencias del Parlament para celebrar el pleno, que solo contemplan que se pueda aplazar unas horas, pero que consideran que debe tener lugar este martes.


Tras conocerse que el Constitucional ha rechazado las alegaciones que JxCat hizo ayer por la tarde contra la investidura a distancia, Artadi ha remarcado que ese tribunal «no es nadie para escribir el reglamento del Parlament». En cuanto a la decisión de Torrent de aplazar la sesión, Artadi ha aseverado que en las conversaciones con CUP y ERC de ayer se les trasladó que «hoy íbamos a pleno» y que han tenido conocimiento de la comparecencia del presidente del Parlament a través de los medios de comunicación. «No sabíamos nada, ni yo ni Carles Puigdemont», ha aseverado la portavoz de JxCat, en pleno conflicto con ERC por las llamadas de Torrent al expresidente catalán. 

Artadi ha indicado que solo faltan unos «flecos» para cerrar un acuerdo con la CUP y ERC para el programa de un hipotético gobierno de Carles Puigdemont, quien hoy, a diferencia de ayer, no ha intervenido por vía telemática en la reunión que ha mantenido esta mañana JxCat.  Los cuatro diputados de la CUP en el Parlament Carles Riera, Maria Sirvent, Natàlia Sànchez y Vidal Aragonés han ocupado sus escaños de la Cámara durante unos minutos a las 15.00 horas, cuando debía comenzar el pleno de investidura, pese al aplazamiento que había anunciado el presidente del Parlament, Roger Torrent. 

Los cupaires habían anunciado horas antes que iban a estar en sus escaños a las 15.00 porque la decisión de Torrent «da la espalda a la voluntad del pueblo de Cataluña y entra en la lógica del acatamiento del mandato del Estado». Los diputados han mostrado un cartel en que se veían puños alzados para luego alzar los suyos, y han salido del hemiciclo para sumarse a la movilización convocada por los Comités de Defensa de la República (CDR) y la ANC frente al parque de la Ciutadella con el lema 'Todo el apoyo del pueblo'.

lunes, 29 de enero de 2018

Los catalanistas se quedan sin independencia, sin toros y muchos en la cárcel.


Catalanes sin independencia y con toros.
Hoy decía Pablo Iglesias, dentro de las miles de gilipolleces que suele contar a diestro y siniestro....EN CANARIAS están prohibidos los toros.

En Canarias no hay Toros porque no existe tradición ni demanda. El truco es que la ley 17/91 hace referencia a animales domésticos (no en su título) y el toro no lo es, aunque no tiene ningún sentido permitir festejos taurinos a la vez que prohíbes “la utilización de animales (domésticos) en peleas, fiestas y espectáculos”.


La mayoría de los magistrados estima que la Generalitat ha "menoscabado" esa competencia del Estado para la "preservación del patrimonio cultural común". Según la sentencia, la norma catalana "menoscaba las competencias estatales en materia de cultura, en cuanto que afecta a una manifestación común e impide en Cataluña el ejercicio de la competencia estatal dirigida a conservar esa tradición cultural (...)". La sentencia explica que en materia de cultura hay una "concurrencia de competencias" del Estado y de las comunidades, competencias que deben dirigirse siempre a la "preservación y estímulo de los valores culturales propios del cuerpo social" desde la instancia pública correspondiente.  

Añade que resulta "incontrovertido" que "la tauromaquia tiene una indudable presencia en la realidad social de nuestro país" y que, como "una expresión más de carácter cultural", las corridas de toros "pueden formar parte del patrimonio cultural común que permite una intervención del Estado dirigida a su preservación". Y eso es precisamente lo que ha hecho el Estado: preservarlo dictando un conjunto de normas a través de las cuales "ha declarado formalmente la Tauromaquia como patrimonio cultural". La dimensión cultural de las corridas de toros ya aparecía en las leyes desde 1991, pero se ha visto reforzada con leyes posteriores para regulación de la Tauromaquia (2013) y para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (2015). Estas últimas se dictaron después de la prohibición de Cataluña, pero están vigentes -no han sido recurridas- y reflejan claramente una actuación legislativa "dirigida específicamente a la preservación de la manifestación que son las corridas de toros". 

Lo que choca con esas normas y, por tanto, la sentencia declara inconstitucional es el artículo 1 de la ley aprobada en agosto de 2010, que ampliaba la lista de prohibiciones de la ley autonómica de protección de los animales. En concreto, prohibía "las corridas de toros y los espectáculos con toros que incluyan la muerte del animal y la aplicación de las suertes de la pica, las banderillas y el estoque, así como los espectáculos taurinos de cualquier modalidad que tengan lugar dentro o fuera de las plazas de toros [...]».La sentencia hace también consideraciones sobre la diversidad cultural que recoge la Constitución. "El respeto y la protección de la diversidad cultural 'de los pueblos de España' que deriva del citado art. 46 CE [Constitución Española], y que no es sino manifestación de la diversidad propia de nuestro Estado autonómico, parte precisamente de la imposibilidad de prohibir, en una parte del territorio español, una celebración, festejo, o en general, una manifestación de una arraigada tradición cultural -si su contenido no es ilícito o no atenta contra otros derechos fundamentales-". Se trata, por el contrario, afirma la sentencia, "de garantizar que aquellas tradiciones implantadas a nivel nacional se vean complementadas y enriquecidas con las tradiciones y culturas propias de las Comunidades Autónomas". Añade que el deber de los poderes públicos de garantizar el patrimonio cultural que refleja la Constitución no puede ser entendido como una obligación de mantener "todas las manifestaciones inherentes a los espectáculos tradicionales, como pueden ser las corridas de toros" y que los distintos poderes públicos pueden tener ideas opuestas sobre lo que merece ser protegido. Así pues, el Parlament es libre de interpretar "los deseos u opiniones que sobre esta cuestión existen en la sociedad catalana". Pero en todo caso las diferencias de interpretación deben respetar la distribución de competencias, "de manera que no pueden llegar al extremo de impedir, perturbar o menoscabar el ejercicio legítimo de las competencias del Estado en materia de cultura". 

El recurso de inconstitucionalidad fue interpuesto el 28 de octubre de 2010 por el grupo parlamentario del PP en el Senado. La resolución del TC sólo ha acogido parcialmente el recurso, pero de manera suficiente como para anular la prohibición. Por ejemplo, los magistrados no creen que se haya vulnerado las competencias del Estado en materia de seguridad pública, como alegaba el PP. El Tribunal ha dado a conocer únicamente el resultado de la votación. Tanto la sentencia como los votos particulares se conocerán dentro de unos días. La ponente de la sentencia ha sido la magistrada Encarnación Roca. El voto particular discrepante cuenta con el apoyo de la vicepresidenta del TC, Adela Asua, y de los magistrados Fernando Valdés Dal-Ré y Juan Antonio Xiol Rios. Estos tres magistrados discrepan de la sentencia por la argumentación seguida en cuanto a la atribución de competencias. A su juicio, no se han ponderado suficientemente las competencias de Cataluña en materia de protección de animales y de defensa de los valores culturales de la comunidad autónoma. 

El Gobierno catalán ya ha advertido que buscará dejar "sin efectos prácticos" la sentencia del TC. "Si esto se confirmara, nosotros inmediatamente nos pondríamos a trabajar para impedir que la sentencia tuviera ningún efecto práctico", ha expuesto la portavoz del Govern, Neus Munté, recordando que el Govern, por ejemplo, ha hecho una nueva ley de vivienda para esquivar la suspensión del TC a una ley catalana sobre emergencia social.El secretario de Hacienda de la Generalitat, Lluís Salvadó, ha censurado también la decisión: "Es obvio que el TC nunca pierde una oportunidad para agredir la legitimidad del Parlament". En declaraciones a los periodistas desde los pasillos de la Cámara catalana tras la admisión a trámite de la segunda de las leyes de 'desconexión': "Estamos ante una agresión que no es sorprendente. Entra dentro de lo habitual y de lo que estamos viviendo cada día"

domingo, 28 de enero de 2018

NO hay acuerdo entre JxCat y ERC nuevo Govern.


La coalición de Puigdemont propone suprimir Exteriors y crear dos nuevas conselleries

Falta de acuerdo entre JxCat y ERC por la formación del nuevo GovernLa directora de campaña de Junts per Catalunya (JxCat), Elsa Artadi, acompañada por el portavoz de JxCat, Eduard Pujol (Elio Germani

Las negociaciones entre los dos principales grupos independentistas, Junts per Catalunya (JxCat) y ERC, para la investidura de Carles Puigdemont y la formación de un nuevo Govern, no van por el buen camino, según ha asegurado a La Vanguardia fuentes conocedoras de las conversaciones entre ambos partidos.

Más allá de las dificultades para llevar a cabo la investidura de Puigdemont, existen otros puntos de desacuerdo entre junteros y republicanos, especialmente por lo que respecta al proyecto de nuevo ejecutivo. La propuesta de JxCat en este sentido pasa por suprimir la conselleria de Exteriors, que en la pasada legislatura dirigió el ahora diputado de ERC, Raül Romeva, y, como contrapartida, la creación de dos nuevas conselleries.


Los republicanos no ven con buenos ojos estas propuestas por no suponer, indican las mismas fuentes, la “restitución” del anterior ejecutivo, que fue unas de las promesas electorales del bloque independentista en la pasada campaña del 21-D. Las negociaciones, sin embargo, prosiguen. El pasado día 18, ambos partidos ya acordaron repartirse las conselleries al 50%.

Un día antes, también hubo acuerdo sobre la constitución del Parlament y la investidura: JxCAT se comprometió a votar al republicano Roger Torrent como presidente de la cámara, como así fue, y ERC se comprometió a apostar por la candidatura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.


Las discrepancias entre JxCat y ERC también se han dejado oír este domingo. En una entrevista en La Vanguardia, el diputado republicano en el Congreso, Joan Tardà, no descartaba la posibilidad de “sacrificar” a Puigdemont “si hace falta”. Miembros de JxCat han criticado abiertamente las expresiones de Tardà mientras que el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha matizado las palabras del diputado y ha ratificado el apoyo sin fisuras de su partido a la candidatura del ex president.

Puigdemont juega sucio con el Estado, con los suyos -si le quedan- y con la democracia


La decisión del Tribunal Constitucional (TC) de prohibir el voto delegado a los ex miembros del Govern que se encuentran en Bélgica para el pleno de investidura del martes tuvo hoy sus primeras consecuencias efectivas. La más evidente es la renuncia a sus actas de diputado de Lluís Puig, Clara Ponsatí -ambos de Junts per Catalunya (JxCat)- y Meritxell Serret, de ERC. Un paso que, como segunda consecuencia, deja cada vez más solo a Carles Puigdemont en su desafío a la justicia después de que, con su renuncia, los tres ex consellers acaten la decisión del TC.

Carlos Puigdemot, solo pretende arrinconar a ERC,  hacerse con el liderazgo del movimiento independentista y tensar las costuras de las instituciones españolas al máximo para pregonar su desprestigio.

El expresidente de la Generalitat, prófugo de la Justicia, ha conseguido esta semana poner nervioso al Gobierno de Mariano Rajoy. No sólo a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que ha disparado un recurso preventivo discutible contra la investidura, sino también al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que ha puesto a la policía a rebuscar en alcantarillas y maleteros, en una imagen esperpéntica, ante la mera insinuación del expresident de que podía presentarse en el Parlament.

Carlos Puigdemont juega con las instituciones españolas. Su estrategia consiste en poner en jaque la estructura política del Estado español y hay que reconocer que en algunos momentos acaricia su objetivo. Esta semana ha logrado que el Gobierno central, intranquilo por el avance irrefrenable de Ciudadanos en las encuestas, diera un paso precipitado con su recurso contra la investidura de Puigdemont antes de que ésta tenga lugar. Ha conseguido que las costuras del Constitucional volvieran a tensarse. Se ha vuelto a poner en riesgo el prestigio del principal órgano arbitral de la democracia española.



Por el camino, además, Puigdemont se ha cargado el argumento más machaconamente repetido por el PP: el respeto a la ley. Si bien la opinión del Consejo de Estado no es vinculante, ¿con qué argumento podrá criticar a partir de ahora Sáenz de Santamaría a los independentistas cuando se salten los consejos de los letrados del Parlament o del Consell de Garanties Estatutàries?

Los separatistas con ayuda del Gobierno belga desoyen al TC y y apuestan por Puigdemont. La culpa es de nuestra justicia



Eduardo Pujol, portavoz de Junts per Catalunya (JxCAT), descarta que descarta presentar otro candidato que  que no sea Carles Puigdemont en la sesión de investidura del próximo martes, al recalar que "no hay plan B a la democracia. El plan B es más democracia".

Dice que el Tribunal Constitucional, con su decisión de ayer de impedir una investidura a distancia de Puigdemont, ha "demolido el Estado de derecho", y ha pedido la dimisión de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

 En declaraciones a la prensa ante el Parlament, Pujol ha asegurado que la resolución de ayer del Alto Tribunal supone "mantener en libertad condicional preventiva y vigilada a la democracia", y ha añadido que "cualquier democracia adjetivada no es democracia".

 "Al Tribunal Constitucional le ha faltado valor para defender los derechos de los 135 diputados del Parlament. Ante la opción de defenderlos, ha optado por la opción de hacer un vestido a medida para no molestar al Gobierno", ha aseverado.

 Sin embargo, ha afirmado que la decisión de ayer del TC supone la "derrota absoluta" de las propuestas políticas de Santamaría, por lo que le ha pedido un "acto de coherencia" y que dimita "de forma inmediata en las próximas horas".


 La también diputada de JxCAT, Gemma Geis ha informado de que su formación estudia presentar un recurso jurídico contra la decisión del TC y que tiene las "vías abiertas" a acudir al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo.

sábado, 27 de enero de 2018

En Brasil, cada 48 horas es asesinado/a una persona trans, Gay o Lesbiana

 Resultado de imagen de Gay o Lesbiana
En Brasil, cada 48 horas es asesinado/a una persona trans, Gay o Lesbiana, el mayor índice de la historia y que ubica al mayor país latinoamericano en el primer puesto a nivel mundial por este tipo de crímenes, según lo informó este jueves (25.01.2018) la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (Antra).


México que está detrás de Brasil tiene nos índices de subida muy supriores. Brasil, de acuerdo con datos de Internacional Transgender Europe (TGEU).

Donde más se comieron estos salvajes asesinatos son  Minas Gerais, que en 2017 registró 20 homicidios, seguido de Bahía, con 17, y Sao Paulo (la ciudad más poblada), con 16, el mismo número de Ceará. En Río de Janeiro se contaron 14 asesinatos al igual que en Pernambuco.

Hay sin contabilizar más d 800 casos, el 67,9% tenía entre 16 y 29 años, el 23% entre 30 y 39 años, el 7,3% entre 40 y 49 años, y las mayores de 50 años el 1,8%, informó la Asociación.

"Desgraciadamente, en Brasil, ser travesti y transexual es estar directamente expuesta a la violencia desde muy joven. Comienza en la infancia con la familia, después en la segunda institución social que es la escuela, que forma personas que van a reproducir ese prejuicio en la sociedad en general", detalló.
De acuerdo con el mapa, el 80% de los casos fue de personas negras y mulatas y el 70% profesionales del sexo. El informe también señaló que el 55% de los crímenes ocurrió en las calles y de ellos un 52% se cometió con armas de fuego, un 18% con armas blancas y un 17% fueron causados por palizas, asfixia o estrangulamiento.

"La asociación más común es con la agresión física, la tortura, los golpes y el uso de cuchillas. El 85% de los asesinatos se registró con refinamientos de crueldad como descuartizaciones, ahogamientos y otras formas brutales de violencia", precisó la organización.


La autora del informe dijo que al no existir datos oficiales sobre la violencia contra la población trans en Brasil, el levantamiento anual se hace a partir de la investigación en periódicos e informaciones que circulan en internet, así como de relatos que se envían a la organización. La recolección es diaria y manual, y las informaciones se insertan en el mapa virtual que se presentó este jueves, que detalla el nombre, identidad de género de la víctima y lugar de la muerte, principalmente.

En Carnaval se espera que los asesinatos se multipliquen por 5.

¿Cómo es posible que un fantasma como Puigdemont tenga en jaque a toda la población blanca y negra de España?

A veces, la vida de la vida nos obliga a deambular por el suelo moviéndonos como sapos. Casi siempre echamos las culpas al cura, al político o al charcutero del barrio por haberse acostado con nuestra pareja. Cuando, realmente, el problema no es otro que el de haberte convertido en sapo por cuenta ajena.

¿Cómo es posible que un sapo partero como el delincuente Puigdemont haya puesto en jaque a la democracia española? Antes si y ahora también nos hemos dado cuenta de que la democracia es una mierda. ¿Por qué un colibrí de aspecto sospechoso llegó  a ser Presidente de la Generalitat por mandato expreso y tácito de otro degenerado como, Artur Mas?

Algunos españoles saben que el nivel académico de nuestros políticos no supera el bachiller elemental, en cambio son quienes legislan….y así nos va. ¿Tanto cuesta plasmar en un folio: Los delincuentes no son aptos para ejercitar política de ningún nivel. En Alemania. Holanda, EEUU, Canadá, etc, etc. Con que solo diga la Central de Control y Seguimiento que hay síntomas de sospecha ya no puede votar a favor o en contra en el parlamento hasta después de juicio.


Por cierto, Puigdemont, no tiene ni bachiller y solo ha sido político de tercera ¿Cómo va a tomar medidas que favorezcan a la población?

viernes, 26 de enero de 2018

A Puigdemont, apenas le queda una semana de lujo y gloria.


A Carles Puigdemont le queda apenas una semana de gloria. Su esperpéntico viaje a Dinamarca, sus dicterios contra la Unión Europea y su empeño en sostener que España sigue gobernada por Francisco Franco son solo la pataleta final de quien se sabe ya perdido. Un desesperado intento de prolongar el enredo judicial que lleva tiempo protagonizando. No va a ser presidente de la Generalitat. Su única oportunidad de conseguirlo sería volver a España, lo que implica ir a la cárcel. Y ha dado ya sobradas muestras de cobardía como para saber que no regresará. De modo que, aunque ha sido propuesto formalmente como candidato, a partir del 31 de enero, fecha tope para una investidura que no se consumará -o que será anulada si es telemática-, el independentismo no tiene más remedio que entrar en razón y proponer un aspirante viable. Conviene por tanto no ponerse nerviosos y no caer en las provocaciones de quien es ya un cadáver político.

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que ayer rechazó reactivar la euroorden de detención, está demostrando bastante más flema y cintura que la Fiscalía, dejando a Puigdemont sin fichas para continuar la partida y esperando a que se cueza en su propia salsa. Game over. Pero que el expresidente catalán esté finiquitado no resuelve el problema, ni implica que haya que aceptar a cualquier precio lo que venga después. Ante la tesitura de tener que tratar con interlocutores tan estrafalarios como Puigdemont, el riesgo que corre el Estado de derecho es empezar a considerar políticamente aceptable el discurso de personajes como Roger Torrent, nuevo presidente del Parlamento catalán. Es verdad que al lado de la intervención cavernícola y parafascista de Ernest Maragall como presidente de la Mesa de Edad -«este país será siempre nuestro»-, el discurso de Torrent a algunos pudo sonarles hasta conciliador. Pero conviene saber que hablamos de un fanático que hace solo unos meses aseguraba a los suyos que en Cataluña iban a «llover hostias», exigía a quienes no estuvieran dispuestos a consumar el golpe que «se aparten y dejen hacer» y hasta pedía a los independentistas que «vigilen a los de al lado» para delatar a los catalanes no comprometidos con la causa.



Todo el mundo tiene derecho a reciclarse tras un pasado indigno. Pero Torrent empieza mal sus clases de primero de democracia pidiendo entrevistarse con Mariano Rajoy para abordar la situación judicial de Puigdemont. Que el presidente de un Parlamento autonómico sea incapaz de comprender lo que es la separación de poderes resulta inquietante y obliga a no bajar la guardia. Han sido la Justicia y la firmeza del Estado de derecho las que han abortado el golpe y han convertido a Puigdemont en un patético juguete roto. Y esa vía, la de la estricta aplicación de la legalidad vigente y el mantenimiento del orden constitucional en Cataluña, es la que hay que mantener hasta que el independentismo demuestre con palabras y hechos que ha rectificado y vuelve a la senda democrática. Lo otro es pan para hoy y hambre para mañana

martes, 23 de enero de 2018

Tabarnia sería la fuerza dominante en Cataluña y subiendo. 52 diputados.

Resultado de imagen de Tabarnia
Tabarnia prepara una ocupación legal en Cataluña. 
Cataluña es más que un problema para la humanidad. Cualquier movimiento que haga una persona de bien, lo consideran terrorismo de Madrid. La pasividad de la justicia junto al fanatismo de los verdugos nacionalistas tiene que llegar a su fin de inmediato.

Catalunya tiene que volver a ser hospitalaria, laboriosa,  abierta, espiritual, dinámica, próspera y con miras al futuro.


Tabarnia, el antiguo Condado de Barcelona, el corazón de Cataluña, la Cataluña de siempre, se prepara para superar el nacionalismo y desembarazarse del lastre lanudo.

El honorable butifarrero, Puigdemont, profugo de la justicia, quiere volver a España “sin riesgo de entrar en la cárcel



Ahora quiere volver. "Ahora". Pero "sin riesgo". El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha comparecido este martes en el Parlamento danés con un mensaje claro: pretende volver a Barcelona "sin correr riesgos". “Si se respetaran resultados de elecciones podría volver ahora mismo”, ha dicho Puigdemont, aunque “no descarta nada”. Así lo ha alegado quien se encuentra huido de la justicia desde principios del pasado mes de noviembre, cuando decidió no acudir a declarar como imputado por los presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia. En una reunión con nueve diputados de cinco partidos daneses, Puigdemont ha manifestado también que la solución en Cataluña pasa por la celebración de un nuevo referéndum que cuente con el aval del Gobierno central.

Carles Puigdemont no ha aclarado si la petición de suspender la delegación de voto, presentada esta misma mañana, significa que vaya a volver a Cataluña. Y ha calificado de "sorprendente" la argumentación del juez Llarena para rechazar la petición de una euroorden de arresto. "El juez argumenta que no pide la euroorden para detener a un 'peligroso criminal' precisamente porque quiero ser detenido. La debilidad del argumento es sorprendente".

Sin leyes no puede existir la democracia ha proclamado Puigdemont a preguntas de la prensa danesa, pese a que obras son amores. "Pero tampoco sin participación ciudadana", ha dicho. Acusado ayer por la politóloga Marlene Wind de "tener secuestrados a los catalanes", Puigdemont ha argumentado que la democracia "es un equilibrio entre la voluntad democrática expresada en las urnas y las leyes", y ha defendido que los sistemas democráticos "deben cambiar, no pueden paralizarse, deben dar acomodo a los que le pude cada generación"; "la democracia debe estar en movimiento continuo, no es una foto fija", ha concluido en la última pregunta de una corta comparecencia, de apenas media hora, en la que no ha despejado las incógnitas que siguen en el aire. La fundamental: si piensa volver para ser investido o sigue pensando que puede hacerlo telemáticamente.

Puigdemont se ha reunido con varios diputados daneses. Y ha subrayado "la contradicción" que supone poder entrar en un parlamento europeo y no en el catalán "por el peligro de ser arrestado". "Voy a trabajar en los próximos días para que eso pueda suceder, sería una buena noticia para volver a la normalidad no solo en Cataluña, sino también para que España recupere la normalidad democrática", ha insistido en catalán, castellano e inglés.

Después de 80 días exiliado en Bélgica, el expresidente cogió ayer un vuelo hacia Copenhague para dar una conferencia en la universidad y reunirse con diputados. La internacionalización del procés, que escaló a máximos después del referéndum del 1 de octubre, estaba ahora en horas bajas: la atención mediática sobre Puigdemont ha caído drásticamente en Bruselas. "Está reunión", ha afirmado, "demuestra que el interés por Cataluña no es solamente doméstico, es una señal de que interesa en toda Europa". "En la UE es evidente que un conflicto político requiere soluciones políticas, negociación y diálogo, y para ello hay que sentarse en una mesa y lo primero es reconocer a la otra parte".

NUEVO REFERÉNDUM CON EL APOYO DEL GOBIERNO CENTRAL
Nikolaj Villusen, líder de la Alianza Roja/Verde danesa, ha asegurado que Puigdemont ha compartido con nueve diputados de cinco partidos, con los que se ha reunido, la necesidad de que el Gobierno español entable un diálogo con Cataluña y que se celebre un nuevo referéndum "para que los catalanes decidan sobre su futuro, si quieren la independencia, quedarse en España o una tercera opción". Según Villusen, la visión de Puigdemont es que un referéndum será la vía para unir a una mayoría del pueblo catalán y que esto no podrá ocurrir a no ser que el Gobierno español cambie su posición.

Villusen cree además que Dinamarca y el resto de Europa debe pedir al Gobierno español que permita la celebración de una nueva consulta, "un referéndum respetado por el Gobierno en el que los ciudadanos catalanes puedan votar en paz, sin ser golpeados por la policía española".


Puigdemont se ha reunido con parte de los miembros de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento danés, según Villusen, pero han faltado algunos. Es "vergonzoso", en opinión de este dirigente, que Puigdemont no haya podido reunirse con todos los diputados, después de que la mayoría del Parlamento danés aprobase en 2015 que el desafío soberanista debe resolverse con diálogo entre el Gobierno central y el catalán.

lunes, 22 de enero de 2018

El independentismo ha muerto. En vida solo han sido tramposos, saqueadores y terroristas.



Tabarnia será quien certifique su muerte y esparza sus cenizas por los revueltos países árabes, desde ya toma posesión del Gobierno de España en Cataluña.

En Cataluña no son sólo eran los nacionalistas. En realidad eran los menos. El nacionalismo como ideología es la esencia del mal que ninguna sociedad democrática puede tolerar.

Los Nerón, Tiberios, Calígulas,  Dioclecianos…. pensaban que el nacionalismo es a la vez totalitarismo y populismo, adoctrinamiento y propaganda, desprecio y supremacismo, odio y xenofobia, en definitiva, el todo y la nada. El todo porque es un cáncer metastásico que se ha extendido por todos los rincones de la cultura y sociedad catalanas. La nada porque eso es lo que aporta al bien común, a la justicia social, a la solidaridad, al progreso, al pensamiento, a la educación, al desarrollo económico y social, y a la igualdad y fraternidad entre personas y pueblos: nada como vacío.

El nacionalismo en España ─en cualquiera de sus versiones regionales─ es la principal causa de desigualdad entre las personas: si hay territorios con privilegios habrá siempre ciudadanos en desigualdad; y España y los españoles somos un conjunto de pueblos, lenguas y culturas, pero un solo conjunto, uno solo.

No se equivoquen, las elecciones autonómicas catalanas del 21D no han sido ningún triunfo de nadie (…) El verdadero triunfo de estas elecciones han sido los 54 días previos a ella porque, a lo largo de estos, muchos catalanes de a pie, sin ninguna filiación política, han mostrado su pleno rechazo al nacionalismo organizándose en “comités digitales” para pedir el voto para los partidos constitucionalistas y, lo más importante, en “brigadas de limpieza” de toda la imaginería e inmundicia separatista ─plásticos, lazos amarillos, banderas esteladas, etc.─ que ilegalmente ocupa el espacio público, que es de todos, y muchos espacios institucionales, que también son de todos los ciudadanos.

Personalmente tengo el honor de conocer a algunos de estos ciudadanos anónimos, los verdaderos héroes del 21D, y debo decir que algunos, incluso estando pluriempleados en dos trabajos, han sacrificado parte de las escasas horas que gozan de asueto y de vida familiar para salir a limpiar aquellos símbolos que otros nos han querido imponer a la fuerza y contranatura.

Pero esta conciencia social no ha muerto con el 21D porque estos héroes no se han detenido y continúan aún con esta importante tarea de limpieza que, libremente, se han autoasignado. Además, la aparición del concepto y del movimiento de Tabarnia, como espejo cóncavo de la miseria, el odio y la insolidaridad nacionalista, ha alimentado aún más esa conciencia colectiva, cívica y de resistencia al nacionalismo como jamás antes se había vivido en Cataluña. Y contra la cual no hay ni habrá marcha atrás.


Ese espíritu, esa conciencia cívica de la ciudadanía, entronca directamente con la mejor esencia de las revoluciones sociales cívicas y pacíficas que han aportado progreso e igualdad a las sociedades. Por ello, y en muestra de admiración y respeto a todos ellos, escribo este artículo, porque ahora empieza todo. Bienaventurados los libres de nacionalismo porque de ellos será Tabarnia“.

sábado, 20 de enero de 2018

La Fiscalía pone en conocimiento de a Puigdemont que «inmunidad no es impunidad»

.
Para mí que Puigdemont es poco o nada inteligente. Piensa este gato que es cierto lo de que los gatos tienen 7 vidas. No descarto que sus neuronas estén enfermas. Por lo visto piensa que el pueblo o los barriobajeros catalanes van a evitar su ingreso en prisión y hoy, precisamente, ha dicho la fiscalía que inmunidad no es impunidad. De modo que él se diputado, para nada, le evita el ingreso en prisión
Asegura que el expresident «persiste en su plan delictivo» y que su condición de diputado no Le  exime de ingresar en prisión
La Fiscalía General del Estado ha advertido de que la inmunidad parlamentaria del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont no puede derivar en impunidad, y ha asegurado que esta inmunidad no le exime de poder ser ingresado en prisión. «Es inadmisible una interpretación del privilegio de la inmunidad parlamentaria que derive en impunidad», ha manifestado la Fiscalía General del Estado en un comunicado, y ha recordado que el Tribunal Supremo ya acordó prisión preventiva para otros diputados independentistas por rebelión, sedición y malversación, delitos por los que consta una orden de detención en suelo español contra Puigdemont.
 .
Puigdemont dice que no vuelve porque prefiere ser presidente que presidiario
GONZALO BAREÑO Ha apuntado que la doctrina del Tribunal Constitucional siempre ha postulado «la interpretación restrictiva» de los privilegios de los aforados. Así, la Fiscalía ha defendido que la garantía de inmunidad se refiere «exclusivamente a la detención policial» y «no significa que no se pueda ordenar el ingreso en prisión por orden judicial». La Fiscalía también considera que la actitud del investigado Puigdemont, «dándose a la fuga y manteniendo las actuaciones que culminaron con la declaración de independencia» de Cataluña, evidencia que «persiste en su plan delictivo y sigue desarrollando acciones tendentes a su consumación». Este comunicado de la Fiscalía se produce después de que este viernes la diputada electa de Junts per Catalunya Elsa Artadi no descartase el regreso de Puigdemont a Cataluña y apelase a la inmunidad parlamentaria de los diputados para que este sea investido presidente de la Generalitat.

Valores morales y éticos de la sociedad actual.


En la sociedad actual hay que saber distinguir entre valores morales y éticos.
Los valores morales, las normas morales proceden, generalmente, de las tradiciones, o son resultado de creencias políticas o religiosas.
En realidad, todos somos animales morales, pero dicho estado solo indica que necesitamos ser sociales en un sentido y otro, ya que las "normas" no vienen con nosotros al mundo. Aristóteles dijo, para ser justos es necesario practicar la justicia. O lo que es lo mismo, tiene que "enseñarse" o estimularse la justicia, como tiene que "enseñarse " y "estimularse" el habla, ya que, de lo contrario, permaneceríamos mudos; si hablamos castellano o inglés no es por algún tipo de transmisión genética o cuestión de raza o sangre. Hablamos la lengua en que hemos sido socializados, generalmente por puro azar.
Una lengua no tiene que ser mejor que otra y una norma moral en principio no tiene que ser superior a otra siempre que todas se ajusten a los códigos establecidos.
Sin embargo, no todos los códigos establecidos son buenos, los hay peores y malos. En atención a lo que es la condición humana, a sus aspiraciones y deseos ilustrados, desde la óptica de la imparcialidad.
Los códigos actuales y las normas morales que de ellos emanan han de ser medidos, justificados y juzgados desde las normas éticas que emanan de la ética, que es una disciplina del conocimiento consistente en la reflexión desinteresada y en el desarrollo de la empatía y la imparcialidad.
Desde la ética examinamos las leyes y normas morales vigentes y decidimos cuál merece calificarse como norma ética. Pero saber qué es la ética y las normas éticas es una cuestión muy compleja a la que no suele dedicarse el tiempo preciso.
Si de algo peca la sociedad actual es de ingenuidad al creer que la "libertad" "el pluralismo " y la "tolerancia " son los valores que hemos de respetar por encima de todo.
Hay muchas clases de "libertad", de "pluralismo" y de "tolerancia", y todas no son igualmente buenas desde un punto de vista ético. Hay que matizar una y otra vez, ver las cosas desde la distancia debida sin dejarse cegar por las más cercanas, como pedía Hume, para alcanzar ese sentimiento peculiar que denominamos sentimiento moral.
Hay que aprender a ver a los demás, con sus necesidades, anhelos y aspiraciones. No bastan en absoluto los resultados de las votaciones, donde en general el porcentaje más alto de votantes está movido por el egoísmo, el prejuicio, la opinión pública, etc.
Por supuesto, tampoco vale el rey filósofo de Platón, sino que hemos de aspirar a una sociedad donde todos sean reyes filósofos, donde TODOS participen de la sabiduría, el poder, la benevolencia, la justicia y todas las cosas gratas de la existencia. Han de tomarse las decisiones sobre la base de la sabiduría de todos, no basándose en la opinión casi siempre equivocada de una mayoría. Vivimos en una sociedad contradictoria y confusa donde, "muerto" Dios, parece ser que todo está permitido. La libertad parece uno de los valores en alza, permitiéndole a cada uno que haga lo que quiera con su vida siempre que no perjudique a los demás, cuando la libertad profunda y bien entendida es aquélla en la que cada uno puede hacer lo que quiera con tal de que con ello beneficie a los demás.
Dos valores éticos parecen estar apagados o a punto de extinguirse: El cultivo de la excelencia propia y el amor benefactor hacia todos los seres vivos. Y estos valores éticos son deberes superrogatorios (excesivos), rechazados por el liberalismo contemporáneo, aunque representen, desde otra apariencia, el propio corazón de la ética.
Vivimos una moral individualista que justifican las mayorías ilustradas o no, generosas o míseras, pacifistas o terroristas.
Es cierto que se han perdido las "buenas formas" en una medida importante y que aparece un tanto de insolencia entre los más jóvenes, muchas veces engreídos, con una arrogante ignorancia e inexperiencia.
Sería injusto no indicar que esta característica de autosuficiencia define también a los no tan jóvenes y a los decididamente maduros.
Lo importante es que, de alguna manera, se ha superado la ingenuidad del pasado que tomaba las palabras del anti-ilustrado cura párroco, sus dogmas y sus verdades como la única verdad. Ahora los que no creen en una fe religiosa vuelven a ser tan ingenuos como para pensar que todo es relativo y no existe verdad axiológica ni de ningún otro tipo.
Así, el ser humano se ha quedado desnudo de verdades de todo tipo, ignorando su ignorancia y pavoneándose en sus muchas o pocas riquezas, sin echar de menos la excelencia, la benevolencia, la solidaridad, la simpatía, el conocimiento de las cosas y de las causas y todos los elementos de una vida feliz.

Ha muerto el dogma y no sirve sustituirlo por verdades y morales pragmáticas que ayuden a que el ser humano no sea un lobo para el ser humano. Se trata, como dirían Epicuro o Hume, de buscar la amistad, la simpatía y la cordialidad que no es poco.

viernes, 19 de enero de 2018

Si Puigdemont no demuestra tener contrato remunerado de trabajo en Bélgica –antes del 30 de Enero -sin trampas- será repatriado.

El ‘ciudadano Puigdemont’ tendrá que arreglar sus papeles en Bélgica

El ridículo que está haciendo Puigdemont y sus lacayos en Bélgica parece ser que está tocando su fin. “Los mismos derechos y los mismos deberes que cualquier ciudadano europeo”, prometió a Carles Puigdemont el primer ministro belga, Charles Michel, al día siguiente de que el político catalán dejara pasmado al mundo plantándose en Bruselas 48 horas después de proclamar la república catalana. Han pasado casi 90 días desde su llegada y, salvo que decida volver a Catalunya antes del 30 de enero, el expresident va a tener pronto que hacer frente a sus obligaciones administrativas como ciudadano de la Unión Europea: registrarse como residente. En el caso de Bélgica, un trámite administrativo de tintes tan kafkianos como surrealistas que a menudo deja una marca indeleble en quienes pasan por él.

La fecha coincide con el plazo del Parlament de Catalunya para elegir presidente, cargo para el que Junts Per Catalunya sigue decidido a presentar a Puigdemont. La regularización de su situación como residente en Bélgica “no se contempla” porque “la idea es que para esa fecha [el 30 de enero] él ya esté ejerciendo de presidente en Catalunya”, dicen fuentes de su entorno, que consideran que en cualquier caso se trata de una “cuestión personal”. Puigdemont puede tener un problema de overbooking, porque ese mismo día se ha comprometido a estar en un acto de la N-VA en Lovaina . Otra cosa sería que finalmente Junts per Catalunya desistiera del plan de investirle president y decidiera quedarse en Bruselas. Ya se barajan diferentes posibles empleos futuros para él, llegado el caso: candidato a las elecciones al Parlamento Europeo del 2019 en una lista soberanista amplia, representante permanente del Govern ante la Unión Europea o algún otro cargo de representación de Catalunya en el exterior

El reloj, en cualquier caso, avanza. La legislación europea reconoce el derecho a la libre circulación de personas a los ciudadanos de la Unión durante un periodo máximo de tres meses, pero pasados diez días de la llegada, la normativa belga exige “declarar” la presencia en el país a todas las personas salvo que estén “en un hotel, en prisión o en el hospital”. No consta que Puigdemont realizara este poco conocido trámite, pero, en cualquier caso, pasados los 90 días desde su llegada, si desea quedarse más tiempo en el país, está obligado a pasar por la Comuna (el Ayuntamiento, en la jerga local) donde vaya a residir.

En primer lugar, el interesado debe demostrar que tiene un domicilio fijo. No basta con presentar un contrato de alquiler: la policía pasa personalmente por la dirección para comprobar que la persona vive allí y tiene su nombre anunciado en el timbre o el buzón de la casa. (Los hay que tiran la toalla en esta fase, hartos del esperar al agente del barrio o por temor a las consecuencias fiscales).

Resuelto este punto, el interesado debe demostrar que su caso se corresponde con alguna de las categorías previstas por la ley: ser un trabajador asalariado o autónomo, ser solicitante de empleo, estar estudiando en el país o ser una persona “con recursos suficientes” para vivir por su cuenta en el país, con seguro médico propio. En los tres primeros casos, se trataría de un trámite puramente administrativo, y sólo en el cuarto, que implica convencer a las autoridades de que la persona no se va a “convertir en una carga para el sistema de ayudas sociales belgas”, “la decisión final está en manos del Ministerio del Interior”, explica una empleada del Ayuntamiento de Lovaina, una de las ciudades alrededor de las cuales ha residido Puigdemont estos meses.

Hay varias posibilidades: tener ingresos por un trabajo en el extranjero o por alquilar alguna propiedad inmobiliaria, haber construido un capital importante de activos bancarios (“los umbrales son muy elevados”, advierten desde la administración belga) o que una persona fuera de Bélgica le avale mediante sus ingresos y activos, algo que puede hacer por ejemplo la pareja o un familiar. Una vez iniciada la solicitud, el caso debe resolverse en 90 días.

Puigdemont no tiene ningún sueldo del PDECat al no ostentar ningún cargo en el partido, y el año pasado renunció a su salario como expresident tras la aplicación del artículo 155. Pero desde ayer tiene una vía de ingresos asegurada que le puede permitir regularizar su situación en Bélgica sin problemas y sin intermediarios: su sueldo de 2.871 euros mensuales como diputado raso del Parlament.

La situación es peculiar, porque las autoridades belgas saben cuándo llegó y dónde se encuentra Puigdemont (cuenta con protección oficial, como otros políticos de visita en el país), pero “le corresponde a él dar los pasos administrativos”, afirman fuentes del Gobierno belga. Más allá de eso, aseguran no tener contacto directo con Puigdemont y se van haciendo a la idea de que pueda quedarse en el país y, quizás, intentar dirigir Catalunya desde allí.

“Es un ciudadano más y aquí ya no tiene causas pendientes con la justicia”, destacó el ministro de Exteriores, el liberal francófono Didier Reynders, en conversación con algunos periodistas hace unos días. “Cualquier que crea que puede gobernar desde Bruselas es bienvenido”, añadió quitando hierro a la situación, que ha creado no pocas tensiones en el seno del Ejecutivo belga. Otros políticos europeos se muestran más duros: “Los ciudadanos, ya sean catalanes o de otra parte de España, están sometidos y protegidos por la ley. Si la violan, deben afrontar las consecuencias”, afirmó ayer el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans. Enfrentarse a la justicia y/o a la administración belga.



Carles Puigdemont será el invitado estrella de la recepción de Año Nuevo que la sección local del partido N-VA en Lovaina ofrecerá el próximo 30 de enero, casualmente un día antes de la fecha en la que el Parlament de Catalunya podría elegirle presidente de la Generalitat. Acudirá no tanto en calidad de expresident como de exalcalde de Girona. “Va a venir a hablarnos de cómo rompió la hegemonía socialista” en la ciudad, nos explica el responsable de la convocatoria, Lorin Parys, diputado flamenco de la N-VA. Parys es también cabeza de lista del partido por Lovaina de cara a las elecciones locales de octubre y aspira a hacer lo mismo que Puigdemont hizo en Girona en el 2011, cuando arrebató al PSC la alcaldía de la ciudad después de 32 años de hegemonía socialista. El expresident contó la historia de la conquista de Girona a Parys en noviembre, cuando fue a cenar a su casa junto con los exconsellers y le pareció que sería “interesante escuchar su historia”. Aparte de que los socialistas gobiernan Lovaina desde hace 22 años, “hay algunos paralelismos entre las dos son ciudades: tienen un tamaño parecido, tienen universidad...”, destaca el aspirante.
juanpardo15@gmail.com

https://blogdejuanpardo.blogspot.com.es/

jueves, 18 de enero de 2018

Cinco encantos rurales de la Comunidad Valenciana

Siglos de civilización islámica dejaron una huella marcada en la Comunidad Valenciana. Abu Zayd, el último gobernante almohade de la zona, tenía entre sus aficiones darse largos baños en compañía. El monarca encontró en las piscinas de Montanejos, en la margen derecha del río Mijares, el espacio ideal para hacerlo.
Montanejos, CastellónEl lugar es conocido por el color de sus aguas. 
Una fuente de siete caños recuerda en su inscripción la leyenda inicial y recalca las principales bondades del agua: belleza y juventud. Montanejos, a 60 kilómetros de Castellón, conserva este manantial, la Fuente de los Baños y el lema –bastante convincente– como su principal atractivo. Sus propiedades sedujeron al rey y a acompañantes y varios siglos después siguen atrayendo a la comarca a millares de personas al año. El municipio tiene 600 habitantes, pero en verano su capacidad se multiplica hasta llegar a los 8.000.
Hace ya tiempo que la Fuente dejó de ser un lugar reservado para los privilegios de los monarcas (fueron declaradas de utilidad pública en el siglo XIX), pero no por ello se ha resentido su encanto. Entre las rocas brota un manantial del que emanan 6.000 litros de agua por minuto, a una temperatura constante de 25 grados, que van formando las piscinas a lo largo de la desembocadura en el Mijares. Siguiendo el descenso, a la llegada al pueblo y aprovechando las mismas aguas se construyó el Centro de Hidroterapia, un establecimiento terapéutico y estético para quienes prefieren los baños a cubierto. Además, disponen de tratamientos detox, presoterapia, peelings con envolturas de té y baños corporales de chocolate para aquellos que gusten.
Montanejos, Castellón
MorellaEn el pueblo, no hay que olvidarse de visitar la Iglesia de Santa María. 
Uno no se puede ir de Morella sin comer. Morella hay que devorarla. Y cuando ruge el estómago, la gastronomía local es más que un buen alivio. El frío invita a sentarse a la mesa alrededor de un plato de embutidos o a probar uno de sus guisos de carne de caza, en los que abundan las setas recogidas en sus montes. Como aperitivos, cabe destacar las croquetas morellanas, unos bocados triangulares preparados con obleas de empanadillas, rellenas de bechamel y carne cocida y aromatizadas con la trufa propia de la comarca, unas perlas que se disputan en la alta cocina.
Mención aparte merecen los dulces, entre los que el rey es el flaón –al que Manuel Vázquez Montalbán les dedicó un fragmento de La inscripción de esta famosa fuente promete belleza y juventud para siempre. Foto: Shutterstock.
Llegada la hora de reponer fuerzas, entre casas encaladas y detalles en cada rincón, sin importar la fecha del año se pueden probar platos contundentes, en sabor y en cantidad. La olla, un guiso de carne normalmente procedente de la matanza del cerdo, las gachas y los platos con níscalos y robellones son los habituales en un mesa pensada para dejar al comensal con el estómago tocando las palmas. 

Morella


Situada en la comarca de Els Ports (Castellón), Morella es uno de esos pueblos que llaman la atención desde que aparece en el horizonte su castillo bien dibujado. De construcción islámica y con modificaciones medievales, la fortificación data del siglo XII y por él pasaron califas, reyes y mercenarios durante las batallas por la reconquista y las guerras carlistas.
MorellaLa llegada al pueblo ya enamora con su fortaleza reinando en lo alto.
Cruce de caminos entre el Valle del Ebro y el Mediterráneo, de día sus cimas ofrecen una panorámica de la comarca; de noche, la iluminación de los monumentos de piedra deja una bonita fotografía. Aunque el castillo eclipsa la atención, nadie debería perderse la Iglesia de Santa María, un edificio de estilo gótico valenciano, ni las Torres de San Miguel, que protegen una de las entradas al municipio.
Por su altitud, las heladas son frecuentes y –aunque la nieve no lo es tanto– el manto blanco se deja ver algunas semanas del año. Los deportistas pueden realizar varias rutas de mountain bike y senderismo, acercarse a ver las pinturas rupestres y, a pocos kilómetros del pueblo en dirección al oeste, el río Bergantes, que nace en esta comarca, ofrece unos paisajes ideales para desconectar. Si además se viaja con niños, el museo de los dinosaurios, que guarda restos del Cretácico, es una apuesta segura. También para pequeños aventureros, el municipio tiene reservado el Saltapins, un parque repleto de tirolinas y puentes tibetanos.n Los mares del Sur–, sin olvidar los mantecados, piñonadas y carquinyols. Los pasteles que enamoraron al escritor barcelonés son unas empanadillas dulces, a menudo aromatizadas con mistela –el licor favorito de los valencianos– rellenas de requesón, almendra, azúcar y canela. Repostería de origen árabe con aires medievales, un reflejo del interior de Els Ports.
MorellaLos 'flaones', uno de los dulces típicos de la zona. Foto: Eva Máñez.


El Garbí

Llegado el turno de los amantes del aire libre, El Garbí se posiciona como una excursión imprescindible, a tiro de piedra de Valencia. Esta cima de la Serra Calderona alberga entre pinos carrascos curiosos senderos, como el que conecta con Lisboa. Aunque no es el pico más alto del conjunto montañoso (se encuentra a una altura de 590 metros), ofrece una vista de 360 grados de los valles de alrededor desde su mirador, con unos atardeceres dignos de instagram. Los días claros incluso se puede apreciar el punto en el que la ciudad del Turia se une con el mar.
El GarbíLas vistas desde lo alto del mirador, una promesa cumplida. 
El grado de dificultad lo elige el visitante, ya que se puede acceder en coche casi hasta la cima, lo que la convierte en una actividad recurrente. Los inexpertos pueden pasear por la subida al pico, de muy fácil acceso, y encontrarse incluso a gente que acude a pasear a sus perros. Quienes prefieran mayor dificultad pueden escalar su ladera y, si se opta por un nivel medio, hay decenas de rutas para hacer senderismo. En un pequeño barranco se encuentra el canal del Garbí, perfecto para hacer escalada, aunque no apto para quienes tengan vértigo. Cuando se acumulan las lluvias, algunos huecos se convierten en una cascada en miniatura y el espectáculo es ciertamente delicioso.
Entre los arbustos mediterráneos, en ocasiones aparecen moras silvestres y, con un poco de maña, se pueden recoger algunos madroños en las laderas.
El GarbíSe pueden realizar varios trayectos en la sierra según el grado de dificultad que desee cada uno. 
La sierra, repleta de trincheras de la guerra civil, ya que fue paso fronterizo, ejerce de elemento vertebrador entre los municipios locales y ofrece múltiples excursiones por los alrededores: la subida al Pi del Salt -con otra de esas cascadas producto de las lluvias-, las ruinas del castillo de Serra, la mola de Segart, el monasterio del Puig o la Cartuja de Porta Coeli. Para los niños, es visita obligada en los alrededores el Pla d’Estivella, una zona de recreo en la que pueden conocer la fauna local de la mano de monitores. Como atractivo para los entusiastas de motor, se celebra en diciembre el rally de la subida al Garbí, uno de las citas del automovilismo en el calendario valenciano.
El GarbiLa zona cuenta con muchos puntos de interés para completar la excursión. 


Puentes de Chulilla

A unos 60 kilómetros de Valencia, en dirección hacia Cuenca, se encuentra el paraje de las Hoces del Turia. En este espacio, en el término municipal de Chulilla, varios puentes de madera cuelgan sobre el cauce del río y se han convertido en un atractivo para los excursionistas de las zonas próximas.
Cañón del TuriaEl Cañon del Turia es uno de los lugares más espectaculares de la comunidad. 
A pesar de ser de reciente construcción, su historia comienza en los años cincuenta con el pantano de Loriguilla. La población del municipio se multiplicó con la obra y se construyeron los puentes sobre el río para acortar el trayecto. La gran riada de finales de la década se los llevó por delante y en 2013 decidieron reconstruirlos como un homenaje a sus raíces.
La ruta de los puentes tiene un recorrido de poco más de cinco kilómetros y es de baja dificultad, aunque evítela si lo suyo no son las alturas. Su puente más alto se levanta a 15 metros sobre el río y desde su pasarela de 20 metros de largo ofrece unas excelentes vistas del paraje del Turia. El siguiente reduce su altura a cinco metros sobre el agua, pero aumenta a 28 el espacio de pasarela, por lo que puede disfrutarse sin temor. Los que teman por su seguridad pueden estar tranquilos, ya que están soportados por cables de acero de cerca de 30 centímetros de diámetro anclados a la roca.
ChulillaLos puentes, aunque largos, son seguros para todos. Foto: Shutterstock.
Los caminos son sencillos y necesitan apenas unas horas para completarse, ideal para neófitos en el monte. Tras el segundo paso se llega al Embalse de Loriguilla y caminando por la pista forestal, se encuentra un espacio con pinturas rupestres. Si uno sigue el sendero alcanza paisajes fluviales como el Remanso de las Mulas o el Charco Azul, una zona del río ideal para darse un baño en verano, o si uno es (muy) atrevido y no teme al frío, en cualquier época del año.

Guadalest

Cuando se piensa en Alicante como destino turístico se piensa en las playas de la Costa Blanca. En el interior de la provincia, en la comarca de la Marina Baixa, Guadalest es la imagen opuesta. Un pueblo medieval con un impresionante castillo sobre un peñasco de 595 metros que domina un extenso valle hasta la Sierra d’Aitana, capaz de trasladar al visitante al siglo XVII. Aunque parezca una excepción, el pueblo encarna los rasgos típicos del interior alicantino: casas blancas enclavadas en las rocas que decoran las calles de piedra con maceteros.
GuadalestEl pueblo atrae a los visitantes durante todas las épocas del año. 
El municipio, declarado de Conjunto Histórico-Artístico en los setenta, cuenta con dos barrios claramente diferenciados: por un lado, el impresionante castillo, que corona el enclave medieval; y el Arrabal, el barrio a las faldas de la montaña al que se trasladaron sus habitantes. En el ascenso a la cima se encuentran varios miradores desde los que ver el pantano del municipio, una fotografía donde el azul del agua choca con el blanco de las casas y el verde de la sierra. Cuenta con uno de los cementerios más fotografiados y una interesantísima prisión medieval.
GuadalestSus construcciones, aprovechando las rocas, son uno de sus mayores encantos. Foto: Shutterstock.
Para llenar el estómago, abundan los restaurantes de comida tradicional. Nada como los diferentes tipos de arroz –más allá de la paella– y otros platos que guardan el sabor del pueblo: El conejo al all i oli y L’olleta de blat, un cocido a base de trigo, panceta, morcilla y diferentes hortalizas.
juanpardo15@gmail.com

https://blogdejuanpardo.blogspot.com.es/