Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 7 de mayo de 2016

Ya denuncian trampas electorales.......

Se convocan elecciones repetidas, y ya se alternan en la prensa los juicios sobre este peculiar proceso electoral y los primeros vaticinios de resultados.
José María Carrascal, veterano de mil elecciones en Estados Unidos, terciaba con escepticismo, en 'ABC', en el debate sobre los debates: "La televisión no es la mejor manera de elegir líderes, y, de haber existido desde que los griegos inventaron la democracia, César, calvo, Napoleón, regordete, y Bismarck, con cara de 'bulldog', entre otros estadistas, no habrían gobernado. En cambio, ahí tienen a Trump, llevándose a la gente de calle".
Un editorial de 'El País' tronaba contra lo que juzga fomento de la abstención: "El juego electoral no puede ser la variante de una competición en la que los participantes alteran las reglas cuando y como les da la gana. Si la ley ampara que la campaña oficial se extienda por 15 días -ya sabemos que siempre le preceden semanas de precampaña-, huelgan las pretensiones de suprimir la próxima o reducirla vergonzantemente. Y si fija las reglas para retribuirlas con fondos públicos, no cabe pedir arbitrariamente la reducción drástica de los costes de la que ha de producirse en junio. Saltarse las leyes siguiendo la moda de la última demagogia en circulación por las redes sociales, o por las televisiones más populistas, es una de las razones que explican la baja calidad democrática que padecemos".
Para artículos preelectorales raros, el del catedrático de Historia Javier Moreno Luzón, que en 'El País' hacía un cántico a... la bandera tricolor: "El pabellón republicano merece respeto y ambas enseñas tendrían que volver a ser compatibles. Las naciones, sobre todo las complejas, pueden tener varias banderas".
En cuanto a vaticinios, Ignacio Camacho razonaba así en 'ABC' el de, quizá, un vuelco a la izquierda: "En el fondo de muchas circunscripciones siempre hay algún escaño bailando a expensas de los célebres restos, que se dilucidan en diferencias mínimas de apenas unas decenas de sufragios. (...) En las provincias castellanas con tres representantes, que hasta ahora solían ser del PP (dos) y del PSOE (uno), la lista de Podemos-IU tendrá serias posibilidades de llevarse el último. Y en virtud de los cocientes lo lograría, ojo, a costa del mayoritario, es decir, del Partido Popular, estableciéndose así unos vasos comunicantes inesperados. (...) La derecha, conservando e incluso incrementando sus votos, puede perder algunos diputados. A poco que ese efecto se reproduzca en una decena de provincias, el bloque de la izquierda obtendrá un avance decisivo en términos binarios. Tal vez (...) para sobrepasar en conjunto al centro-derecha y acercar la mayoría frentepopulista. Esa era la razón por la que Pablo Iglesias decidió forzar la repetición de los comicios. Lanzarle a Rajoy un salvavidas pinchado".

Publicar un comentario