Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 5 de mayo de 2016

Podemos e IU han manipulado los resultados. IU corre el riesgo de ser el satélite de los populistas.

El alcalde de Zamora vota 'no' en la consulta de IU sobre la alianza con Podemos
Gaspar Llamazares: "IU corre el riesgo de ser el satélite de un partido populista"
La militancia de Izquierda Unida ha avalado por una amplia mayoría del 84,5% concurrir en las próximas elecciones del 26 de junio en alianza con Podemos, según los resultados anunciados esta mañana por la formación, a pesar de que todavía no está cerrado el acuerdo para formar la coalición y no se saben detalles de peso como el nombre de la marca o la posición de los miembros de IU en las listas.
El "sí", defendido por los principales dirigentes de la federación, con Alberto Garzón y Cayo Lara a la cabeza, se impone con claridad y rotundidad al "no", que se ha quedado en el 13,1%, pese a contar también con el respaldo de personas también destacadas como el ex coordinador federal Gaspar Llamazares. Por su parte, un 2,4% ha elegido "abstención" en la tercera opción de voto.
La consulta entre militantes (22.000) y simpatizantes (48.000) ha tenido una participación del 28% del censo, cinco puntos por encima de la anterior. En total, han sido 20.067 personas las que han participado. El secretario de Organización de IU, Adolfo Barrena, ha dicho que pese a ser "baja" es muy superior a otras celebradas antes. No obstante, fuentes oficiales de IU consideran que la participación ha sido "buena" y que ésta "afianza" y "respalda" a la dirección, encabezada por Alberto Garzón.
Con este resultado, IU da prácticamente el paso definitivo para formar una gran coalición electoral con Podemos que agrupe a las principales fuerzas del espectro de la izquierda, con la clara intención de dar, bajo el liderazgo de Pablo Iglesias, el sorpasso al PSOE en las próximas elecciones y dar un vuelco en la hegemonía de la izquierda. Podemos obtuvo en las pasadas elecciones 5 millones de votos e IU un millón. Entonces, el PSOE obtuvo sólo unos 300.000 votos más que el partido de Pablo Iglesias.
Ahora bien, sumando los militantes y simpatizantes que no han participado en la votación (49.933) con los que han votado 'no' a la alianza con Podemos (2.623), hacen un total de 52.556 (75,08%). Por el otro lado, los 16.953 que han votado 'sí' representan el 24,2% del total de los 70.000. Es decir, uno de cada cinco han apoyado ir con el partido de Iglesias el 26-J.
Los 20.067 militanes de IU que han participado en la votación han expresado su opinión 'a ciegas' sobre el acuerdo, pues el secretismo con el que Pablo Echenique (Podemos) y Adolfo Barrena (IU) negocian es absoluto. Se han reconocido escollos, principalmente en cuanto a la posición en las listas y el dinero al que cada partido tendría derecho, pero poco más se sabe sobre otros aspectos importantes como el uso de las siglas de IU en la marca electoral. Hay quien apunta que la coalición podría acabar llamándose Podemos-Unidad Popular, pero ninguna fuente oficial quiere confirmar este extremo.
Tanto Podemos como IU se han dado esta semana de plazo para cerrar el acuerdo porque Podemos también tiene que celebrar una consulta entre su militancia. En su caso, conociéndose ya los detalles del pacto. Por eso, mañana viernes podría ser un día clave para que ambas formaciones anuncien un preacuerdo o, incluso, el acuerdo definitivo. Tampoco está descartado el escenario de que haya que esperar al sábado. Ese día, IU celebra un Consejo Político Federal en el que Garzón tendría que comunicar los avances.
En paralelo a esta negociación de la coalición, Podemos e IU han formado sendos equipos de trabajo para abordar a contrarreloj la redacción de un programa común que sea defendido por los candidatos de ambas formaciones durante la campaña electoral. La idea que han pactado es que cada uno pueda seguir defendiendo su programa propio y de "máximos", que presentaron al 20 de diciembre, pero fijar de antemano unas líneas maestras comunes que salven las diferencias que ambos mantienen en determinados aspectos como la defensa de la república, el trabajo garantizado o la salida de la OTAN.
Asimismo, también se ha anunciado que ambos partidos van a realizar campañas separadas y diferenciadas, donde lucir sus propias siglas, aunque también se verán a los principales candidatos de ambas organizaciones participando juntos en los actos centrales.
Publicar un comentario