Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 14 de mayo de 2016

Los sondeos electorales favorecen a quien los paga.

Encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre intención de voto. De los cuatro principales partidos sólo Ciudadanos mejora los resultados obtenidos en las anteriores elecciones generales, al pasar del 13,9% al 15,6%. El PP pierde un punto y tres décimas, pero gana con holgura al tener una intención de voto del 27,4%; el PSOE retrocede cuatro décimas y se queda en el 21,6%; Podemos pierde tres puntos, la mayor caída, para situarse en el 17,7%. Se confirman los vaticinios al quedar un mapa electoral muy parecido al de la legislatura pasada que llevó a la paralización institucional. Por bloques, el centroderecha (PP y Ciudadanos) gana cuatro décimas; el modelo de izquierda a la valenciana (PSOE-Podemos-IU) pierde un punto y tres décimas. El incremento de IU palía el descenso de Podemos y PSOE. El centroderecha gana un poco y la izquierda pierde algo más. Como las encuestas están hechas los primeros días de abril queda tiempo suficiente para que se produzca un baile en los porcentajes.
El papel pasivo de Rajoy no es del agrado del electorado, pero la hiperactividad de Pedro Sánchez no le aporta beneficios. Aumentan los problemas para el líder socialista. La bajada de Podemos es fruto del esfuerzo sostenido de Pablo Iglesias por pisar todos los charcos. Imposible hacerlo peor. Suerte tiene que acuda ahora Alberto Garzón a su rescate. Albert Rivera puede decir que es el único que avanza, pero la subida es pequeña para el protagonismo que tuvo en los meses pasados con el juego de las alianzas. En otoño, Ciudadanos llegó a tener una intención de voto más alta y luego menguó en las urnas. Hay que tener en cuenta que tiene un rival muy poderoso (PP) que ya ha empezado a decir que Ciudadanos es la marca blanca del PSOE.
A la vista de la encuesta no me extraña que Pedro Sánchez diga que se equivocó insultando a Rajoy y que Pablo Iglesias se arrepienta de haber relacionado a Felipe González con la cal viva. Mientras se entretenían con el cambio de cromos de presidente y vicepresidente llegó el CIS y los situó a la baja. Les falta a ambos líderes por disputar el liderazgo de la izquierda, donde Podemos contará con los votos de IU. La encuesta del CIS no permite hacer un pronóstico sobre esta cuestión porque el electorado se comporta de distinta manera cuando dos partidos comparecen por separado a cuando van en coalición. Rajoy estará muy pendiente del pulso entre las izquierdas. Mañana lo contaremos.
Publicar un comentario