Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 13 de mayo de 2016

La diputada de la CUP Anna Gabriel: “Me satisfaría tener hijos en grupo, en colectivo”. ¿Encontrará macho humano o se saciará con un toro?

La diputada de la CUP ve "muy pobre" el modelo de familia nuclear y prefiere "formar parte de un grupo que decidiese tener hijos en colectivo"

La diputada de la CUP, Anna Gabriel. G. Battista / Vídeo: Catalunya Radio
“Si pudiera formar parte de un grupo que decide tener hijos en común, me satisfaría la idea”. Con esta revelación, la diputada de la CUP Anna Gabriel abrió este miércoles el melón sobre la concepción de la maternidad y la crianza de los hijos. Frente al tradicional sistema de familia nuclear, Gabriel defendió un modelo poco usual en la sociedad occidental: la cocrianza, tener hijos en grupo. Esto significa que un grupo de personas crían a sus hijos en común, como si todos fuesen suyos, independientemente de quiénes sean sus padres biológicos.
Con el modelo familiar basado en la crianza colectiva, “la concepción de la paternidad no está tan individualizada”, dijo Gabriel en una entrevista a Catalunya Ràdio. La diputada recordó que este sistema sienta las bases familiares “en muchas culturas del mundo”.
“No se centra en un núcleo tan pequeño como tenemos aquí en la familia nuclear. La concepción es que educa la tribu”, apuntó. Este modelo no da especial importancia a la maternidad o la paternidad biológica. “No tienes ese sentimiento de pertenencia del hijo que has tenido a nivel biológico, sino que son tan hijos tuyos los que has parido tú como el resto” que han parido otras mujeres del grupo, explicó.
La visión de la parlamentaria de la formación anticapitalista se sustenta en que, a su juicio, el modelo de familia nuclear es “muy pobre y enriquece poco”. “Me parece que tiende a convertir a la gente que tiene hijos en muy conservadora porque, como quieres lo mejor para los tuyos y los tuyos son muy pocos, se entra en una lógica a veces perversa”, indicó.

Quiebra del modelo

La apuesta de Gabriel no es nueva ni anecdótica, señalan algunos expertos en modelos de familia consultados. “Cada vez es más común. La pareja monógama heterosexual como forma ideal para la crianza de los hijos está bastante en crisis”, apunta la artista feminista María Llopis, que recoge en su libro Maternidades subversivas algunas experiencias de niños que crecen en grupos y no en familias tradicionales.
“La cocrianza es una forma distinta de familia que consiste en que distintas personas entre las que no tiene por qué haber un vínculo amoroso o sexual, se asocian para criar”, explica Llopis. Para el abogado Carlos Villagrasa, profesor de Derecho Civil en la Universidad de Barcelona y experto en nuevos modelos de familia, lo que propugna Gabriel “es una coparentalidad múltiple, un tipo de familia extensa”.
El jurista señala que, aunque socialmente puede ser aceptado, “legalmente todavía no está resuelto”. “La ley no lo permite, ni siquiera admite pactos firmados ante notario de que estas personas comparten la crianza de un niño. La potestad solo puede ser de una o dos personas”, apunta.
Si en algo coinciden los expertos es que la cocrianza de la que habla Gabriel “quiebra el modelo tradicional” y combate la perspectiva patriarcal desde la que se asume la maternidad.
Publicar un comentario