Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 14 de mayo de 2016

Barça. El Barcelona, campeón

El Barcelona, campeón

El Barcelona, campeón
Prevaleció la responsabilidad de los líderes, que cumplieron con su papel en la última jornada gracias al hat-trick de Luis Suárez (pichichi y Bota de Oro). Ganó el Barça y cantó el alirón con justicia, a pesar de la histórica recta final delineada por el Real Madrid, que lució superioridad en Coruña y lanzó su autoestima hacia Milán. El entorchado doméstico vigésimo cuarto culé quedó decretado con un regusto particular, el añadido por la igualdad inusitada del trío cabecero.
Canaletas, plaza tectónica del sentir barcelonista, amanece inflamada de azulgrana en este crepúsculo del calendario futbolístico nacional. La delegación construida y patroneada por Luis Enrique, que enfrentaba este determinante sábado a un Granada bajo sospecha -de manera reiterada y bajo la lupa de las instancias que miman la competencia en el deporte-, supo conducirse hacia el vigésimo cuarto entorchado liguero de la faraónica entidad catalana. Consiguió el técnico asturiano que su vestuario interiorizara la abstracción del ambiente que envolvía el envite postrero, inyectando a sus subordinados la motivación necesaria para conquistar la ciudad nazarí, con seriedad en el compromiso, sencillez en los propósitos y regusto en la ejecución. Sin escatimar y alineando a los titularísimos. Los goles (0-3) de Luis Suárez, que le convirtieron en pichichi con certificación oficial, con 40 dianas en el zurrón, cinco más que las acumuladas por Cristiano Ronaldo, y afianzó su ventaja en la brega por la Bota de Oro, vinieron a descorchar la gloria merecida para una plantilla que arrancó resuello, intensidad y finura a tiempo. Antes de que la apnea de rendimiento padecida, que nubló la perspectiva histórica de repetir trono en el Viejo Continente hasta convertirla en una tenebrosa ensoñación, contaminara todo el cuadro. Debía ganar un partido de fútbol. Y gozaba de la unicidad de su tesitura: con cumplimentar la exigencia endógena le bastaba, sin afligir su voluntad con las cadenas de la dependencia del rendimiento del otro gallo. Tal circunstancia condicionaba al Real Madrid, el inesperado aspirante sorpresa, que lució traje de gala, sudor y resolución en Coruña (0-2) en un esfuerzo que, lejos de significar futilidad, ahonda en el sustento de la autoestima de cara al baile milanés del 28 de mayo. Los urgidos tres puntos en liza, recolectados de forma simultánea por ambos colosos, cifraron el epílogo del torneo en una distancia de un punto (91 firmó el Barça y 90 el conjunto capitalino).
El paroxismo culé clausuró uno de los cierres del campeonato doméstico de resolución más equidistante que evocan los anuarios. El desamarre de última hora del Atlético, que restó compresión al tenso devenir que había confeccionado el renacimiento de la paridad entre los candidatables -tras el monopolio incendiario desatado por el advenimiento del icónico tridente blaugrana en el pasado curso- y ascendido el nivel competitivo en torno al título hasta el pedigree legendario con que se arribó a la trigésimo séptima jornada, regaló la escena al dúo cuyas inercias protagonizarían el relato del ejercicio 2015-16. Porque esta Liga que baja su telón remarcando el predominio barcelonés en el palmarés del presente siglo (ha alzado ocho de las 16 ediciones en juego, por cinco merengues, dos valencianistas y una atlética), con récord de goles del trío Messi-Neymar-Suárez en su dorada temporada (130), el subrayado de la tendencia que dictaba que el Barça nunca perdió el trofeo en la fecha final y con Jan Oblak emparejando el registro de Liaño como guardameta menos goleado en 38 partidos (18 veces recogió el cuero de sus redes el arquero gallego entre 1993 y 1994), premió la capacidad de supervivencia, en un paradigma de maltrecha regularidad, del púgil más consistente en la manutención temporal de sus presupuestos. Preponderó el afiance del diseño de plantilla e interpretación del juego y penalizó el proceso de asimilación y acomodo de las estructuras que quisieron insuflar renovado aire estival -o vendaval- en la transición entre ejercicios. Así, copó el liderato el club entrenado por el Lucho en 27 jornadas (en trazo ininterrumpido desde la vigésimo primera ronda), resaltando la coherencia en la confección de sus peones y los roles consiguientes, quedó apeado el bipolar desempeño madridista, de turbulento recorrido, y se le escapó la guinda de entre las cenizas del fragor de laboratorio al escuadrón de Diego Pablo Simeone, defensa más granítica de Europa, que concluyó con triunfo casero ante el Celta y un soberbio y pionero currículo de 24 duelos competidos sin encajar goles, además de una relación descriptiva en sus derrotas: en los seis fracasos cedidos cayó por un sólo gol de diferencia.

Barcelona, Real Madrid y Atlético, ilustre podio que pinta los matices estilísticos en los que navega el reluciente éxito del balompié patrio en el escaparate internacional -en una escala pendular que va desde la ortodoxia ofensiva, el híbrido de corte vertiginoso y el regreso al enriquecido rigor defensivo-, esbozaron trayectorias antagónicas a lo largo del viaje, fruto de las decisiones remachadas hasta agosto de 2015. Así, la continuidad catalana se desmarcó de la vuelta de tuerca colchonera y el viraje, con aspecto de metamorfosis, adoptado por la esfera dominante en Concha Espina.
Al tiempo que las oficinas de Can Barça se veían constreñidas a limitar su enfosque de las oquedades del vigente campeón de todo -que tragó sólo un imprevisto en su paseo triunfal, en la Supercopa de España y con Aduriz uniformado como gudari futbolístico- a las incorporaciones de Arda Turan y Aleix Vidal (dos transacciones desprovistas de legitimidad práctica que tradujeron el bagaje del banquillo catalán, tétrica lesión de Rafinha e irrupción de Sergi Roberto mediantes, hacia una tendencia al vacío de contenido que elevaría sobremanera la exigencia jurisdicción del once arquetípico), la ribera del Manzanares asistió a un salto de página: el libreto delCholo habría de localizar espacios de acomodo para el desembarco de la calidad de nuevo cuño. Óliver, Vietto, Carrasco, Correa y Jackson fichaban cada mañana en el Cerro del Espino, ocupando los escaños de elementos divergentes como Mario Suárez o Raúl García.Apostó el club indio por incluir el cortejo de la pelota como una herramienta central y desterrar la concepción accesoria protagónica hasta entonces, y el proceso de aprehensión se activó con la templanza, denodada pasión por el estudio y laboriosidad característicos. No iba a resultar sencilla la maniobra de mutación, pues “la identidad no se negocia” -según verbalizó el acompañante de Germán Burgos en el timón rojiblanco-. Tardó en tomar altura, pero, en el entretanto, Antonine Greizmann (que daría carpetazo a su ficha con su marca más redonda anotadora, los momentáneos 32 goles), Saúl, Yannick y el efectivo retorno de Filipe Luis sostenían el puntaje de los suyos. A la espera de que la receta alcanzara un punto de cocción que, al fin, se destaparía en un 2016 que les ha disparado hacia su segunda final de Liga de Campeones en tres años. Amaestrando a Barcelona y Bayern de Munich. Con más variantes nominales (Augusto, Kranneviter, Lucas, Thomas y Fernando Torres) y estratégicas. Sin embargo, el crecimiento bajo los fogones pacientes y meticulosos de Simeone no estiró su rédito más allá del objetivo grabado como mantra a comienzos de la carrera: el tercer puesto quedó autografiado con un buen puñado de semanas de antelación (y un abismo de 21 puntos para con el cuarto clasificado, e brillante Villarreal).
En un distrito más condecorado y norteño que el que acoge al Atlético, el Real Madrid decidió que Rafa Benítez tomara posesión para “curar los vicios heredados” de una plantilla que se había desinflado de indolencia y desatención a lo colectivo en el último estertor del mandato de Carletto, y que ya no se despegaría de la latente sensación de sospecha. Ni siquiera ahora que saborean la presunta antesala de la Undécima. La ruptura de líneas y la agrietada vigilancia de la espalda propia sangraba, de forma impía, el buqué de la candidatura capitalina. Así, ante la imposibilidad de revertir el ánima, lo inesperado aconteció de manera sistemática hasta convertir esa acepción en sistémica, en paradigmática de la temporada en su conjunto. La aridez con la que algunos pesos pesados transigieron con la regresión a sistemas más enfocados al equilibrio y la evolución a partir del repliegue que al mandato anárquico de la improvisación ofensiva como ecuación global, convulsionó la temperatura del vestidor. En dirección antitética con la congruencia entre el aparataje filosófico del cuerpo técnico y el de los futbolistas que deleitaba el silente desarrollo de los otros dos pretendientes del éxtasis final, se desplegó en Valdebebas una suerte de guerra de guerrillas, con trincheras intestinas y externas, sabotajes en todas direcciones y dialécticas alejadas de la placidez buscada en la firma del técnico campeón de Europa con el Liverpool. Los guarismos, menos pomposos de lo reclamado extramuros, aliñaron un hirviente plato abrasivo que encontró en Benítez el sujeto pasivo. La víctima propiciatoria. Los jugadores ganaron una batalla ideológica que parecería condenar, en enero, cualquier atisbo de horizonte ganador. El cambio de entrenador en pleno transcurrir, propio de empresas infructuosas adolecentes de sutura provisional, designó el debut de Zinedine Zidane como la tirita que salvara el tipo, la honra aristocrática maltratada por la relación de fuerzas que se hizo notoria con el affaire Mourinho-Casillas, y, de paso, transmutara en válida la teorización de la exigente Copa de Europa como clavo ardiendo. Como flotador que disimulara un naufragio del que no escapaba ni la zona noble ni la hierba.



Se propuso el técnico galo “intentar hacerlo lo mejor posible” en su presentación, con tímido tono y sonriente promoción de una ilusión, entonces, impostada. Acudió el acuciado mandatario a Zizou, el simbolismo ganador madridista personificado, para reenganchar a la tribuna, al palco y al vestuario con lo identitario de la entidad. Con el fin, en segundo término, de congraciar a todos los actores envueltos en un epílogo sobre el que el entrenador reducía su economía del lenguaje para prometer que “lucharían hasta el final”. Pues bien, sobre los cimientos de un replanteamiento físico, la probatura de la mezcla de piezas en la medular, algún que otro rapapolvo dialéctico de puertas para dentro susurrado en público y la digestión de las repetitivas lesiones de alfiles nucleares, el Madrid del elegante mediapunta metido a preparador interino fue ganando confianza en casa y seriedad a domicilio. Granjeándose callo en visitas que dejaron sangre y costra. Todo ello hastaalumbrar el término medio aristotélico, teatralizado en el ascenso de Casemiro a ancla indispensable. La asignación de secundario irrebatible al carioca de oscura y eficiente labor victimizó a la calidad técnica de artistas como Isco y James. En una directriz rebosante de valentía.
Entre los ecos de los vociferantes altavoces integristas de la concepción frugal y ofensiva de este deporte, henchidos con la cabeza de Benítez, Zidane narró sus primeros renglones de autoridad. Lucas Vázquez, Jesé, Danilo, Nacho, Kovacic y Pepe se subieron al galope de la inercia, en un dibujo que propulsaba la potencialidad de Modric y Kroos, situados, al fin, en sus espacios naturales. Fuera de los correajes del mediocentro que no eran y habían sido forzados a ser. El repunte goleador de Benzema (24 dianas), de influencia jerárquica deBale, de propulsión autogenerada de Marcelo, Carvajal, Ramos y Keylor Navas y el escorzo decisivo de un Ronaldo que gritaba respeto a comienzos de año y sonreía reconocimiento a finales del curso, coronaron un paisaje que cuajó la mejor versión madridista en el cierre de temporada. Con doce triunfos concatenados en los últimos eventos del calendario liguero (36 puntos sobre 36, récord de otra era futbolística que retrotrae a los años 50), la certificación de la séptima edición del campeonato consecutiva en que pone broche a la cosecha con la centena de goles acumulados (hito que cuenta con la persecución del Barça, que alcanzó su quinta acumulada) y la sexta ocasión en que el cuestionado delantero luso, de estadística hipertrofiada, descerraja lanzamientos que besan las mallas contrincantes más de 30 veces. Lo que se antojaba como un paréntesis de transición en la inauguración del ejercicio, y que hubo de ser repensada en el ecuador del mismo, ha apurado cada pulgada en disputa para cobrar estatus, presionar a su eterna némesis y, quién sabe si estableciendo un nuevo estándar en lo que a renacimientos deportivos se refiere. El totum revolutum desatado se descubrió desanudado, para sorpresa de propios y extraños, sin suponer un retraso irresoluble para el acometido de los anhelos merengues. Aunque los fantasmas no hayan cicatrizado. Del todo. La rosa que floreció entre el fangoso empedrado alude, en estos días de entreguerras y arranque de la fiscalización estacional, al posible brote de la contratación de un nuevo entrenador oficial, de pleno derecho y potestad, para el transatlántico madridista. Llamado Zinedine Zidane.



El campeón, de resaca recién sembrada, llegó a la orilla por mor de la continuidad, reafirmación y profundización de la fórmula y ecuación que les propulsó hasta hacer cima con el triplete de 2015. Abrió fuego la travesía barcelonesa tomando el rebufo del fútbol madrileño hasta adoptar el carácter monopolizador reconstruido por Luis Enrique. Refrescó el equipo culé la verticalidad e intensidad sin pelota, enseña diferencial del legado de Lucho en el intervalo post-Guardiola, dispensando una solidaridad de empeños que redundaba en la cohesión grupal, regando el pentagrama para que la calidad ejerciera su rítmica exquisitez y patrocinara la deflagración que encontró a esta edición del Fútbol Club Barcelona aposentado en la excelencia. De nuevo. Arrasando y ofreciendo una amalgama delicada de registros imponente, que tocó techo con el récord de goles anotados en un año natural, cifrado en 180 tantos en 65 partidos (superando la marca del Madrid de Ancelotti, que alcanzó los 178), conquistó el Mundial de Clubes con suficiencia y rozó el nirvana circundado los 40 partidos consecutivos sin morder el polvo que marcó el Nottingham Forest en los 70. Fueron 39 los duelos amontonados, cuya frontera se topó en el punto de inflexión que revolucionaría el interés competitivo de la pugna por el alirón.
La vuelta del Clásico (venganza del 0-4 que aceleró el paso de los blaugana en la primera vuelta) cortó la ráfaga antes de que degustara lo histórico y terminó por significar toda una afrenta que activaría la introspección que deshilachó el itinerario sobresaliente catalán. El Madrid, desterrado en las predicciones, remontó para imponerse en territorio comanche por 1-2. Con uno menos tras la expulsión de Ramos. La catarsis madridista recibió el diagnóstico posterior de Gerard Piqué, profundo conocedor de los automatismos espirituales de su nido: “Hay que seguir adelante. Que no nos caigamos, que no caigamos en un bajón, porque estamos en una posición única y tenemos que seguir adelante”. No obstante, el golpe consiguiente a saberse 13 puntos por delante de los perseguidores, de manera virtual y después del gol inicial del central-portavoz, y no llevar nada a la boca al final del día más que el amargo sinsabor inherente a caer frente al enemigo, concebido en plano inferior, precipitó una debacle anatómica, de confianza, lucidez con balón y ardor en el repliegue, que esfumó el colchón en cuatro jornadas.
Tan sólo las dolorosas tablas en el trompicado derbi ante el Espanyol -que supuso una tormenta hiperbólica que empapó al camarín perico- se había cruzado en el devenir convencido del líder, pero la derrota ante un Madrid en rehabilitación, precedida por el 2-2 con perfume a derrota experimentado en El Madrigal, dio paso al apagón generalizado que contempló los fracasos en Anoeta (0-1), en la recepción del irregular Valencia (1-2) y en el cruce continental frente al Atlético. La inquietud quedó instalada, en una brecha de rendimiento cada vez más angustiosa, y el coloso azulgrana requería una reacción que relativizara la depresión post traumática (identificada en la negación de destacarse como un bloque único en el escenario mundial, repitiendo gloria en la Champions League). El técnico asturiano buscó una suerte de entente cordiale con sus pupilos, para alcanzar el rebate de la zanja resultadista acontecida, y el Barcelona empezó a jugar por reclamar el respeto a su ascendencia, contra la tenue imagen mostrada. Y la exuberancia previa recobró vigencia y escena, con Suárez en papel ejecutor y Messi, parado dos meses y afianzado en las atribuciones creativas del mediapunta, volvería a gobernar los partidos de la recta final con deliciosa visión y ejecución. Entre ambos se repartieron los elogios (imaginaron un penalti indirecto que rindió homenaje al eterno Johan Cruyff) y los réditos estadísticos (con 15 pases de gol por barba, máximos asistentes). Se sobrepuso el flamante campeón a sus demonios, con un final de trayecto rutilante que desencadena la sexta rua victoriosa por las calles de la Ciudad Condal en los últimos ocho años. Mereció el entorchado la consistencia más estable del ganador, que sólo desnudó sus costuras en un trance escueto, a pesar de verse limitado por el deficiente fondo de armario. Grita con justicia el barcelonismo en este ilustre oasis de celebración antes de la traca colosal de finales que se avecina. "Estamos en una dinámica ganadora", reconoció el preparador barcelonista minutos después del término del curso, hecho por el que pidió "disfrutarla y valorarla, ya que cuesta mucho ganar títulos aunque hay mucha gente que está mal acostumbrada", sentenció como despedida a un intenso y prolongado sendero hasta la agonía combate a tres. El año uno después de la retirada competitiva de Xavi Hernández se salda sin variación en el trono nacional. Iniesta, la otra pata de la leyenda y pieza esencial en el desengrase coral, redondeó sus vitrinas con su trigésimo título.
Publicar un comentario