martes, 28 de abril de 2015

La indiferencia humana.

Traduci in italiano  Traduire au français.  Übersetzen auf DeutschTranslate to English

No es inédito ver a una persona que, aparentemente, duerme plácidamente en la calle y otras “personas” pasan y pasan. Hasta que una otra persona  que, desgraciadamente, no es buen ejemplo para la humanidad se agacha, lo interpela, lo desdobla de su posición y le pregunta ¿En qué puedo ayudarle? Cuando observa  que yace muerto sobre un charco de sangre. De momento, una gran banda de curiosos se horrorizan y con las manos en la boca gesticulan asombro, lastima, disconformidad –por no ser ellos ese centro de atracción- y hasta le hacen fotos al muerto o se hace ellos alguna junto al muerto para su álbum. Es curioso, pero llaman más a la ambulancia que a la funeraria; si, los muertos,  son más cosa de papeleo charcutero que de pompas fúnebres. Esto es indiferencia.

En los países latinoamericanos (España incluida) esa indiferencia se ha generalizado hasta situaciones de extrema gravedad. Día a día vemos como sale un político corrupto y entra otro más corrupto sin agredirse ni judicialmente. Están confabulados, son carroña propia, no tienen sentido de la humanidad y, además, les avalan un montón de innobles o indiferentes votantes. Algunos, caso de Cristina Fernández de K. recibió un enorme montón de votos por que se quedó viuda. Otros por ser más guapos y apuestos que su “rival”. Los hay que son votados hasta por su condición de gay o lesbiana.

Es tal la indiferencia que ya no es noticia que millones de niños mueran de hambre; en cambio, millones de “personas” lloran, veneran, aclaman la muerte de un músico/a que ha muerto por sobredosis de no se qué y sus ventas de discos rozan lo imaginario. Este no es un muerto de los regímenes bolivarionos, este vivía de la  música.  

De modo que ante situaciones inéditas  reaccionamos siguiendo las pautas de  la masa, si otro da el primer paso, yo le sigo, si nadie se inmuta, no me inmuto. Esta tendencia a asimilarse al grupo es la base de los tumultos de la masa y la base de la indiferencia entre individuos. Nuestra cultura sigue indiferente a una verdadera conciencia del grupo donde el miedo a quedarse fuera es superior al poder del propio criterio y a la conciencia de la necesidad de la comunidad.

El diferente es el que da el primer paso porque distingue, diferencia y tiene criterio y este diferenciar mueve su voluntad. En este mundo de incertidumbre donde no hay lugares de seguridad, donde se ha perdido la esperanza cómoda de la planificación porque 'con todo lo que está pasando' no se sabe lo que va a pasar, tampoco se despierta el criterio propio y la voluntad se deja estar llevada por la generalidad de lo que la masa hace.

Cada día somos más bultos de carne acunados por suaves movimientos soportamos los cambios bruscos de la realidad atenuándolos, haciéndolos un poquito más indiferentes. Seguir el cambio fue siempre difícil, preferimos la estabilidad como decía ya Parménides y desarrollaba Platón. ¿Pero a qué precio? Al precio de la indiferencia y la reconcentración egoísta, de la carencia de solidaridad y de la agudización del instinto de supervivencia pero ahora desligado de la comunidad. Si el sálvese quien pueda gana, la sociedad se diluye y actuamos como el hombre lobo que Hobbes describía. Pero no ser lobos no quiere decir que seamos mansos corderos, sino leones y niños nietzscheanos que tienen un alto concepto de la vida, no de la vida por la vida, sino de una vida cualitativa que no viene dada sino por la que hay que luchar, jugar, gritar, bailar, crear entre individuos para reunificar la masa humana.


De indiferencia no se vive, se muere lentamente. Con indiferencia no se convive, se mata lentamente. Vamos a ser tolerantes, humanos, compasivos, piadosos, generosos …. Que cada día nos parecemos más a los políticos. Con total seguridad, adoptando esa actitud, les venceremos. 

domingo, 26 de abril de 2015

La política negra del petróleo.


Desde que me reconozco, siempre he escuchado decir que la subida del precio del petróleo era la causante de los males de nuestra economía. Como aquello de apaga la luz, si tu puedes, España no puede.  En cambio, ahora que el precio ha caído más del 50% en el último año, escucho decir que la caída del precio del barril de petróleo está dañando nuestra economía. ¿Cómo se come esto? Un precio del crudo más alto hace que, una vez pagada la energía consumida, haya menos renta disponible para otros bienes y servicios. Y las empresas que producen estos bienes y servicios además de tener una demanda debilitada se enfrentan a unos mayores costes energéticos, lo cual reduce sus beneficios y les induce a prescindir de trabajadores o incluso cerrar. El aumento del precio del barril contrae, pues, el PIB y el empleo en las economías los países dependientes del crudo líquido, hasta el punto de poder desencadenar una crisis.

En cambio, los países productores ven cómo sus empresas extractoras de crudo ganan más, sus gobiernos aumentan la recaudación y su nivel de riqueza mejora. Es decir, la subida del precio del crudo beneficia a los países productores y perjudica a los consumidores. Así ocurrió en 1974, cuando el precio del barril pasó de 3 a 12 dólares; en 1979, cuando la revolución de Jomeini llevó el precio hasta 110 dólares; y en 2008, cuando la fuerte demanda de China lo duplicó en poco tiempo. En los tres casos, los aumentos del precio del crudo provocaron una crisis económica en los países no productores y un aumento de la riqueza en los productores. La lógica indica que si el encarecimiento del petróleo beneficia a los países productores y perjudica a los importadores, su abaratamiento tendrá el efecto contrario: beneficiará a los consumidores y perjudicará a los productores. Al parecer para los sesudos del BCE parece ser todo los contrario, aunque saben perfectamente que no es así, pero insisten en que  la bajada drástica del precio del crudo puede ser mala para la eurozona porque produce deflación –No es verdad-Y la deflación es nociva porque conlleva dos tipos de costes. Primero, si los consumidores ven que los precios bajan, es posible que piensen que seguirán bajando y que es mejor esperar a comprar. Y claro, si la gente pospone las compras, las empresas reducen la inversión y el empleo por no poder mantener la producción. La segunda razón por la cual la deflación es mala es que aumenta el valor real de las deudas. Esto aumenta la probabilidad de impago, lo cual afecta al banco prestamista y, acto seguido, al resto de la economía. Sin embargo, este razonamiento no es correcto. Dado que el IPC es la media de todos los precios de la economía, podría serlo si el IPC baja porque todos los precios bajan, aunque lo de posponer las compras de pan porque el próximo año será más barato es discutible. Pero la media también puede bajar si todos los precios de la economía se mantienen o incluso aumentan y el de la energía se reduce mucho. De hecho, esta es la situación que vive la eurozona, donde el IPC cae, pero el IPC sin la energía aumenta. Por lo tanto, como los precios del pan, el calzado o los libros no bajan, nadie tiene incentivos a posponer las compras de estos productos.

Pero como charcuteros, fontaneros, carpinteros o agricultores ven que sus ingresos no menguan, el valor real de sus deudas tampoco varía. De esta forma, ninguno de los dos costes de la deflación es verídico cuando el único precio que baja es el del petróleo, tal como está ocurriendo en la eurozona. Al contrario, lo que es inequívocamente cierto es que el abaratamiento del petróleo permite consumir energía gastando menos, liberar renta para adquirir otros productos y, por ende, generar más actividad económica. La actual bajada del precio del petróleo es, pues, una bendición para nuestra economía y nuestros bolsillos. Ni pongáis en duda que es un pretexto para  El dinero islámico, del que dependemos,  puede que no sea yihadista. 

sábado, 25 de abril de 2015

La importancia de las elecciones municipales. No te dejes influenciar, medita tu voto.


Pronto empezará a rodar la máquina de la desvergüenza con robo, saqueos y pillajes  como música de fondo. Los 8.122 Ayuntamientos de España, en unos casos ocupados en otros sitiados  por nuevos alcaldes sin experiencia previa y en más de un 60% por alcaldes sin profesión reconocida.

Si, ya de entrada, esto es preocupante, mucho más si tenemos en cuenta que es la principal “empresa” del municipio. Muy bien podríamos hablar de Zurgena, S.A, Motril, S.C.A o Jerez, S.L. en quiebra técnica con la aquiescencia de la Junta de Andalucía.

En cualquier caso estamos obligados a ayudar al necesitado. De otra forma seremos más necesitados y, seguro, para ellos no faltará.  ¡Ojo¡ que esta vez parece que va en serio, los Ayuntamientos que no se limiten a gastar aquello que hayan aprobado en los presupuestos puede que tengan mucho problemas “de juzgado”. Por ejemplo, en mi pueblo aun no han aprobado los Presupuestos/2015, se entiende que el futuro alcalde y concejales liberados, NO COBRARÁN. 

Si, bien es verdad y cierto que todos los ayuntamientos tienen encomendadas por ley las competencias en alumbrado público, cementerios, recogida de residuos y limpieza viaria, abastecimiento domiciliario de agua potable, alcantarillado, acceso a los núcleos de población, pavimentación de las vías públicas y control de alimentos y bebidas.

Además, los de más de 5.000 habitantes deben encargarse de parques y bibliotecas públicas, mercados y tratamiento de residuos, los de más de 20.000 de protección civil, prestación de servicios sociales, prevención y extinción de incendios, instalaciones deportivas de uso público y mataderos y los de más de 50.000 de transporte urbano de viajeros y protección del medio ambiente.

La ley establece que, además de esos servicios obligatorios, los municipios "pueden" promover toda clase de actividades y prestar todos aquellos servicios públicos "que contribuyen a satisfacer las necesidades y aspiraciones de sus ciudadanos" y realizar actividades complementarias de otras administraciones públicas, en particular las relativas a cultura, vivienda, promoción de la mujer, sanidad y promoción del medio ambiente.

No es menos verdad y cierto que, a cambio, la Junta en unos casos o el Estado centra en otras, tienen que “pagar” la competencias impropias derivadas de la inadaptación de las propias. O sea, hay que gestionar y nunca a la baja. Por ejemplo un colegio público con comedor escolar, en Dos Hermanas (Sevilla) tiene  asignada una cuota fija por alumno de 1.025 Euros, a excepción de la capital, en Almería, ninguno llega a los 400 Euros. Los alcaldes y equipo de Gobierno deben ser astutos o sus pueblos estarán condenados a la miseria.  En los pueblos marginados hay que plantear endosando la “papa caliente” al delegado, por ejemplo, el agravio comparativo anteriormente reseñado. Aquí solo hay dos soluciones: Sr. Delegado, o equipará los gastos de mi pueblo a la media  o ahora que hay tiempo, le participo que el próximo curso, limpiará vd. el colegio, por ejemplo.

La señalización vial es un atraco consentido por nefasta gestión de compras y convenios de intenciones de la junta. Por obligación hay que comprar las señales a empresas cuyo coste es un 50% superior al real. ….aquello de las homologaciones y, después, el Gobierno las tapa o señaliza con un cartón. Si, la del 110 y 120 o viceversa. Págueme la diferencia. Así podría enumerar ciento y la madre, pero que cada uno ejemplarice las que crea oportunas.

En España, las corporaciones locales efectúan el 13 por ciento del gasto público, que equivale a 1.221 euros por habitante, por el 22% del Gobierno central, el 36% de las comunidades y el 29% que corresponde a la Seguridad Social. En el conjunto de los municipios, alrededor del 30% del gasto es "no obligatorio".

Todos están empeñados en las famosas Auditoría, cuando estas no aportan nada, si el peticionario no “dice” donde está la irregularidad. Pero, de cualquier forma, hay que hacerlas sectores para una vez adecuadas hacer una concatenación de las mismas,

AUDITORÍA ECONÓMICA.- Por medio de la cual se  evalúan las políticas públicas municipales para tener una “cuenta de resultados subyacente” con indicadores de eficiencia“rendición de cuentas” racionalización y transparencia del gasto público. Esto ayudará a mejorar las políticas: identificar aquellas partidas que están funcionando bien, analizar aspectos que pueden ser mejorados e identificar otros que no responden a los objetivos marcados. Y, por descontado, surgirán competencias impropias, coordinación entre organismos para la prestación de servicios y análisis de eficiencia: saber si cada Euro gastado consigue el mayor impacto, o si el resultado buscado se consigo con el menor coste posible.
Una vez realizada esta hay que pasar el informe a la Concejal de Economía y Hacienda, auténtico nº 2 del gobierno municipal y no el de urbanismo, este solo es el del “pelotazo”.  

AUDITORÍA DE GESTIÓN.- hay que   tener un buen equipo de gobierno municipal al frente del cual debería estar el alcalde o quien designe la corporación, recuperando la figura del directivo público como principal agente motor de la modernización de la Administración local. De la misma manera que en el mundo empresarial, precisamos buenos equipos con conocimientos y astucia de gestión.

AUDITORÍA DE ASESORAMIENTO.- Una de las tareas de los nuevos alcaldes será la de explicar a los ciudadanos que “el despilfarro ha terminado” y que para equilibrar las cuentas municipales con un techo de gasto y un déficit cero, la ecuación es sencilla: o se incrementan los impuestos, o hay que disminuir los servicios. También deberán explicar que la deuda no tiene porque ser mala… si ha servido para invertir en proyectos que nos garanticen perspectivas futuras de superávit…y que, por descontado, se pueda devolver.
Hay una demanda social creciente sobre  el  uso eficiente de nuestros impuestos, ya que más de un tercio de nuestros días los dedicamos a trabajar para pagarlos. En unos tiempos en que los recursos son limitados y los ingresos públicos disminuyen, la crisis nos brinda una excelente oportunidad para la modernización de la Administración Local: el impacto sobre la competitividad de nuestro país será crucial.


Mucho me temo que esto,  a la gran mayoría de los alcaldes les  suene a chino. 

miércoles, 22 de abril de 2015

El PSOE está perdiendo militancia, precisamente, por dejar de ser socialistas.


El socialismo ha muerto. Los socialistas han perdido y siguen perdiendo a gran número de sus votantes porque han dejado de ser socialistas. ¡Qué gran verdad y qué gran tragedia no solo para el PSOE, sino para los españoles en general, huérfanos de un Gobierno que vele por el bienestar integral (material, psicológico, cultural, etc.), ayunos de ilusión por alcanzar metas solidarias de derechos y libertades compartidas!

Un buen socialista ha de ser progresista y coherente con las ideas de defensa de libertad e igualdad, de solidaridad planetaria. Ha de cultivarse y cultivar, de mejorarse y mejorar, desechando todo lo que la razón y la sensibilidad humana prohíben. Su tarea no consiste en prometer a la gente lo que la gente quiere oír, sino en despertar a la ciudadanía para que se proponga metas éticamente recomendables.

Ha de tener corazón y cabeza para mostrar empatía respecto a todo los seres vivos que sufren, para desechar los dogmas, para ilustrarse e ilustrar. Ha de ser tolerante, pero no pragmático indiferente, compasivo con los menesterosos y remediador de la pobreza moral de los que ejercen el poder despóticamente. No perseguirá a los dogmáticos, sino que los aventajará en los debates.

Obedecerá todas las leyes consensuadas y, en caso de discrepancia, luchará con energía por mejorarlas. Buscará estar a bien con su conciencia, por encima de la persecución de estatus o una posición honrosa.

Por supuesto que parece muy difícil ser un buen hedonista, pero, como dijo John Stuart Mill, la empatía y la preocupación por los otros, son, si duda, la experiencia más gratificante para un ser humano, así como el desarrollo personal. El buen socialista beberá en las fuentes de la historia, la literatura, la filosofía, las ciencias sociales y todas las demás ciencias, con objeto de convertirse en un guía y un faro que alumbre esa felicidad moral, tan desconocida y ausente, aun a riesgo de perder las elecciones puntuales. Sembrará, sembrará y sembrará, de modo que los sueños de belleza moral que dormitan en cada ser humano despierten. Y se sentirá satisfecho de obrar como Sócrates hizo, ayudando a parir ideas que apunten a la propia dignidad de cada uno, aun a riesgo de perecer real o metafóricamente.


El buen socialista se sentirá contento de haber colaborado apasionadamente a que la felicidad incluya la justicia; y la justicia, la felicidad. El buen socialista no se molestará si lo tildan de ingenuo e inocente, porque sabe que la ingenuidad y la inocencia no están exentas de pericia para conquistar lo más profundamente humano y, de este modo, mejorar el mundo.

domingo, 19 de abril de 2015

El dinero islámico, del que dependemos, puede que no sea yihadista.




El mundo financiero islámico no, precisamente, es un encanto, aunque muy amplio y de fácil acceso. Que nadie dude, son grandes – aun sin intereses son muy buenos- cobradores y malos pagadores. Ahora bien, tienen mucho dinero, occidente es dependiente y solo hay  dos caminos que nunca te abrirán las puertas de SU dinero, la soberbia y la ignorancia. Los que nunca aprendieron que los globos terráqueos son eso, figuras esféricas que giran y al hacerlo muestran diferentes realidades, siguen pensando que la única visión del mundo es la que se obtiene desde su balcón; y si este se aloja en algún lugar de España, llegará a creer que solo existe una forma de entender las finanzas, la nuestra, la que ha llevado a la quiebra a la mitad del sistema bancario. Y si encima vive en la ignorancia, pensará que esta bancarrota financiera que hemos vivido era una catarsis del sistema y, por tanto, cuando el mismo se reconstruya, deberá hacerlo sobre los mismos pilares.
A finales de octubre se celebró en Londres el World islamic economic forum y hasta aquí no pasa nada, ya van nueve. ¿La novedad? El descaro con el que el primer ministro británico, David Cameron, dijo “queremos que Londres sea, con Kuala Lumpur y Dubái, el otro referente mundial de las finanzas islámicas en el mundo”. Mientras la City observa con nitidez su posición estratégica en el golfo Pérsico, Asia Menor y este de Asia, en España no tenemos ni siquiera un discurso impositivo que dé respuesta a las peculiaridades de la amplia gama de productos financieros islámicos. ¿El camino? Todo por andar.
Escribe, Venancio Salcines,  presidente de Escuela de Finanzas. Aunque Reino Unido, nuestro referente, ya es sede de más de veinte bancos islámicos y ha desarrollado a través de su principal agencia oficial de acreditación financiera el Chartered Institute for Securites & Investment, la Islamic Finance Qualification o el acceso a la asesoría financiera islámica, lo cierto es que el negocio financiero no reside todavía en esas entidades, meras intermediarias, sino en la captación de un volumen de negocio equivalente al 150% del PIB español. ¿Suficiente? No, esa cantidad equivale al 1% de los activos financieros mundiales y dada la actual velocidad de crucero de la banca islámica es de prever que cada cinco años se duplique.
Su volumen de negocio equivale al 150% del PIB español y es de prever que  cada 5 años se  duplique.

Hace unas semanas, en Riad, conocí, de la mano del consejero delegado de Aliman Bank, una de las principales entidades financieras de Arabia Saudí, los servicios centrales de esta institución puramente islámica, es decir, sujeta a la shariah (ley islámica). Al visitarla, no tardas más de diez minutos en darte cuenta de que estás frente a una banca universal capaz de satisfacer las mismas necesidades financieras que un banco tradicional español, pero con una salvaguarda: ninguno de sus productos resulta incoherente con su religiosidad. Por tanto, su crecimiento depende esencialmente del grado de bancarización de su sociedad y de su capacidad de innovación y esta última, va muy por delante de lo que nos podemos imaginar. En el caso de Arabia Saudí y su área de influencia religiosa, la opinión de la Liga Musulmana Mundial, a través de la Fundación Islámica Internacional para la Economía y las Finanzas, es siempre muy valorada; por ello, estas instituciones religiosas son las que en el fondo dominan el motor de la innovación financiera. No olvidemos que los suníes, a diferencia de los católicos o los chiíes, premian la decisión colegiada sobre la individual y el diálogo abierto sobre la doctrina cerrada. Al menos en el campo financiero, es obvio que este proceso, el de la lectura financiera de la sariah, se está realizando de modo positivo. Tuve ocasión de asistir a uno de esos procesos de diálogo en el marco de la Center of Research Excellence for Islamic Banking and Finance de la Universidad Rey Fhad y el debate entre la comunidad religiosa y la financiera era abierto, con un grado de tolerancia que no dejó de parecerme bastante atractivo intelectualmente.
Un banco islámico exigirá a una empresa que busque financiación que sus actividades no violen los principios sociales de su religión.

¿Y cuál es el marco religioso? Quizá lo más correcto sea hablar del marco ético, pues eso es lo primero que le exigirá un banco islámico a una empresa para financiarle una inversión o una emisión de bonos: principalmente, que sus actividades no violen los principios sociales de su religión, los cuales vienen a ser los mismos que los que percibe un país de raíces cristianas, como España, adicionando la industria del alcohol o del juego, actividades económicas no admitidas por la comunidad islámica. De hecho, lo natural es que las empresas españolas que van a construir el metro de Riad o el AVE entre La Meca y Medina puedan financiarse con facilidad, tal como hacen las americanas o las japonesas, emitiendo bonos islámicos o sukuk. ¿Emitirlos desde España? ¿Por qué no? Más de una nación está emitiendo, como Indonesia desde 2009, bonos islámicos en dólares para financiar su deuda pública. Ese es uno de los juegos de Londres, pero también el de Indonesia y esencialmente el de Malasia. Quizá sea bueno saber que no son las aguas del golfo Pérsico, sino las del mar de Java, las que acercan las finanzas islámicas a las orillas de Europa. Hacia el eje Kuala Lumpur-Singapur-Yakarta, área en la que viven cerca de doscientos cincuenta millones de personas, es hacia donde debemos lanzar nuestra mirada si deseamos entender lo que está por venir. Eso es lo que está haciendo Londres, para plena satisfacción de Malasia. El tigre asiático es, después de Irán y con un 17% de cuota de mercado, la segunda potencia financiera del mundo islámico, superando en tres puntos a la todopoderosa Arabia Saudí y con una vocación clara: liderar los mercados financieros islámicos. Y lo tiene fácil. La primera potencia financiera, Irán, está aislada y la tercera, Arabia Saudí, vive más centrada en preparar al país para la era pospetróleo que en salir a conquistar otros mercados financieros.
Pero el discurso islámico más solvente no busca apoyarse en la emisión de bonos o en su percepción del riesgo compartido en la financiación empresarial, sino en el concepto de regulación financiera. No sufrieron la crisis porque nunca se dejaron seducir por Basilea II. La regulación que sostenía el sistema en 2008 no solo permitía, sino que animaba, a construir la solvencia bancaria a través de instrumentos híbridos de capital; que es tanto como decirle a un panadero que para aumentar sus ventas de pan lo que debe hacer es comprar más levadura. Y así, con más y más levadura, nos alimentamos y mal asunto para quien no lo hiciese. Recuerden las críticas que recibió el Santander, por parte de los analistas, cuando amplió, con muy buen juicio, capital en 2008: debía crecer expandiendo su TIER2 no por su core capital, le respondían al unísono los analistas españoles. ¿Mercados inteligentes? En 2010, el Banco Internacional de Pagos anunció los tres grandes ejes de Basilea III: la vinculación entre apalancamiento y capital, nuevos parámetros de liquidez bancaria y la asunción de que los instrumentos de solvencia bancaria debían tener capacidad real de absorber pérdidas. Esta nueva música, que apenas hemos empezado a tatarear en Europa, arraiga en la esencia de la banca islámica, deseosa de crecer sin apalancamientos, evitando, por principio, la especulación y cargada de ahorro ajeno no remunerado dispuesto a financiar a los suyos. Son otra orilla y desean que la visitemos. Habrá que construir los puentes.


Rajoy, definitivamente, convocará elecciones generales para el 7 de Febrero de 2016.



Hasta el último día, el Gobierno del Partido Popular va a mentir trampeando la Ley. Los rumores nunca dejarán de ser rumores, definitivamente, Rajoy va a agotar la legislatura e incluso todo apunta a que convocará elecciones para Febrero (7) de 2016, O sea, tres meses después de agotar la Legislatura -me lo han filtrado dos pájaros gordos del partido, sus intereses tendrán- Al final, el bipartido termina como UPyD. A lo que vamos, la Constitución contiene dos preceptos similares, aunque de alcance desigual, sobre el periodo de vida de las Cortes. En primer lugar, el texto constitucional establece que tanto el Congreso como el Senado son elegidos por cuatro años y que el mandato de diputados y senadores termina cuatro años después de su elección o el día de la disolución de la respectiva Cámara (artículos 68.4 y 69.6). Además, aunque referido sólo al Congreso, la Constitución establece que las elecciones se celebrarán entre los 30 y 60 días desde la terminación del mandato (artículo 68.6). Por consiguiente, el dies a quo de comienzo de la legislatura es el mismo día de la elección de la Cámara.
Así lo cree la mayoría de la doctrina frente a interpretaciones más alambicadas que sostendrían que ese dies a quo sería el de la proclamación de los elegidos por las juntas electorales provinciales, el de la sesión constitutiva de las Cámaras o incluso el día de la votación de la investidura del presidente del Gobierno. Conforme a la interpretación dominante, la actual legislatura empezó el 20 de noviembre de 2011, fecha de celebración de las anteriores elecciones, y terminará cuatro años después, el 19 de noviembre de 2015.
Si el 19 de noviembre de 2015 termina el mandato de los actuales Congreso y Senado, ¿cuándo se podrá votar para elegir las siguientes Cortes? En este punto, la Constitución fija la fecha con “indeterminación y amplitud de los límites temporales” (auto del Tribunal Constitucional de 15 de noviembre de 1989), pues las elecciones han de celebrarse entre 30 y 60 días desde la terminación del mandato. Aunque la Constitución no contiene una previsión similar para el Senado, siempre se ha aplicado el mismo criterio.
Sólo sería posible votar en enero de 2016 si se cambia  la normativa electoral
Esa amplitud de límites temporales, esa horquilla de un mes que la Constitución deja abierta, ha de ser cerrada por la legislación electoral. La ley electoral de 1985 ha establecido —sin distinguir entre el Congreso y el Senado— que en los supuestos en que no haya disolución anticipada de las Cortes Generales, el decreto de convocatoria se ha de expedir el día vigésimo quinto anterior a la expiración del mandato de las Cámaras y entrará en vigor y se publicará al día siguiente en el Boletín Oficial del Estado. La ley electoral también prevé que los decretos de convocatoria señalan la fecha de las elecciones, que habrán de celebrarse el día quincuagésimo cuarto posterior a la convocatoria (artículo 42.2). Dicho de otro modo: aunque la Constitución permitiría la celebración de elecciones hasta el 19 de enero de 2016, la ley electoral, utilizando un método de cálculo distinto (54 días desde la convocatoria y no desde el final del mandato del anterior Congreso), sólo permite que se celebren hasta el 20 de diciembre.
¿Podría ampliarse esta fecha límite? Sí, reformando la ley electoral. Esta podría modificar el método de cálculo y cerrar de manera distinta la horquilla abierta por el artículo 68.6 de la Constitución (de 30 a 60 días desde la terminación del mandato) agotando el plazo que fija dicho precepto. Así nos pondríamos en el 19 de enero de 2016. Pero, repito, habría que modificar el artículo 42.2 de la ley electoral, tanto en lo que se refiere a la fecha de expedición del decreto de convocatoria como en lo que atañe a la efectiva celebración de la elección. Y esa reforma no debería hacerse sin un acuerdo con la mayor parte de la oposición.
En definitiva, todo el cálculo cronológico para la convocatoria de elecciones gira, en la Constitución, en torno a la fecha de finalización del mandato de las Cámaras. No se podría sustituir el criterio del comienzo del mandato de diputados y senadores (esa es la expresión constitucional) por otros criterios como el día de la investidura del presidente del Gobierno o la sesión constitutiva de las nuevas Cortes.
Desde que entró en vigor la Constitución, ningún presidente ha agotado stricto sensu la legislatura. Leopoldo Calvo-Sotelo, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero (en su segunda legislatura) disolvieron con mucha antelación. José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero (en su primera legislatura) apuraron la duración de las Cámaras, pero disolvieron unas pocas semanas antes del final del mandato para que la elección se celebrara el domingo más próximo al cuarto aniversario de la anterior convocatoria. Y si ningún presidente ha agotado los cuatro años de legislatura, menos aún han intentado un retraso que durante dos o tres meses dejaría a España sin otro Parlamento que las diputaciones permanentes de unas Cortes disueltas.
No debería olvidarse que si se llegaran a celebrar elecciones en Cataluña en septiembre de 2015 y el nuevo Parlamento adoptara decisiones soberanistas, sólo podrían responder al desafío las diputaciones permanentes de ambas Cámaras y, desde el día después de la elección a Cortes, un Gobierno en funciones.


viernes, 17 de abril de 2015

Rodrigo Rato, el Dandy de Washington, de héroe político a villano de las finanzas con demasiado dinero.




Rodrigo Rato, el Dandy de Washington,  ya ha pagado el Telediario, la operación espéctaculo y las portadas de prensa que debía, ahora solo le toca esperar a ese macrojuicio que nunca llegará. Pero, yo para no ser menos os cuento lo que me cuenta y he leído:  Rodrigo Rato, el hombre que pudo ser presidente del Gobierno, exdirector gerente del FMI, exministro de Economía y expresidente de Bankia, era conminado a entrar este jueves en un coche de la Policía tras ser detenido.
La cara más visible del llamado "milagro económico español" perdía el poco aura que le quedaba, después de haber consumido parte de su crédito debido a la crisis de Bankia y a su implicación en el caso de las 'tarjetas black' de Caja Madrid.
Rodrigo Rato ha escrito un capítulo más en su extenso currículo vital, político y económico.

FAMILIA DE EMPRESARIOS Y MINISTROS

La de Rodrigo Rato (Madrid, 1949) es una vida anclada a una familia con fuertes raíces en el mundo empresarial y financiero: la saga de empresarios asturianos se remonta hasta el siglo XIX. Su bisabuelo, Faustino Rodríguez San-Pedro, fue vicepresidente del Senado y alcalde de Madrid antes de encabezar los ministerios de Hacienda, Estado e Instrucción Pública en distintos periodos de los gobiernos de Francisco Silvela y Antonio Maura.
El padre de Rato y nieto de Faustino, Ramón Rato Rodríguez-San Pedro, heredó una importante fortuna derivada de actividades de la industria textil y la construcción, mientras que su madre, Aurora Figaredo, provenía de dos familias de propietarios de la minería del carbón, la siderometalurgia y la banca, según la biografía de exministro publicada por el Centro de Asuntos Internacionales de Barcelona (CIDOB).
La familia fue acusada en 1967 de evadir capitales a Suiza, por lo que Ramón Rato fue condenado a tres años de cárcel y a abonar 176 millones de pesetas. El Banco de Siero, propiedad de la familia, fue intervenido por el Banco de España.

CAMINO HACIA LA CIMA

Rodrigo Rato se licenció en Derecho en 1971 por la Universidad Complutense de Madrid, tres años antes de obtener un máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Berkeley. No fue hasta 2003, siendo ya ministro, cuando se doctoró en Economía Política.
En 1975 fue nombrado consejero delegado de Aguas de Fuensanta, cargo que también ocupó en las compañías Edificaciones Padilla y Construcciones Riesgo. Dos años más tarde giró con fuerza el timón de su trayectoria para entrar en el escenario político español.
En 1977 ingresó en Alianza Popular de la mano de Manuel Fraga, amigo de su padre, y en 1979 asumió la Secretaría de la Comisión de Economía del Partido, además de entrar en el Comité Ejecutivo Nacional. Dos años después recibió una de las cinco secretarías generales adjuntas.
El político de origen asturiano pisó por primera vez el Congreso de los Diputados tras las elecciones de 1982, en las que era cabeza de lista por Cádiz. Cuatro años después, Rato ya formaba parte del grupo conocido como los 'jóvenes aliancistas', cuya cabeza más visible era José María Aznar.
Ya en 1990, un año después de la refundación del partido, Aznar, que había sido presidente de la Junta de Castilla y León, fue proclamado presidente en sustitución de Fraga. La carrera de Rato, muy cercano al nuevo líder, era ya imparable. En enero de 1996 asumió una de las tres vicesecretarías generales y en marzo, después de la victoria electoral del PP en las elecciones generales, Rato se convirtió en ministro de Economía y Hacienda y en vicepresidente del Gobierno.

MINISTRO DE ECONOMÍA

Durante mucho tiempo Rodrigo Rato fue considerado un héroe de la economía española. El verdadero artífice de un "milagro económico" que acabó con la etapa de "paro, despilfarro y corrupción" del Felipe González, tal y como aseguraban entonces los miembros del nuevo Gobierno.
Ocupó el cargo durante los ocho años de Gobierno popular, hasta 2004, aunque a partir del año 2000 su cartera ya no ostentaba las competencias de Hacienda.
Durante estos años el nuevo Ejecutivo continuó la oleada de privatizaciones iniciada en la etapa socialista. Algunas de las empresas más importantes que pasaron a formar parte del mercado privado fueron Endesa, Tabacalera (ahora en Altadis), Repsol, Telefónica, Argentaria o Gas Natural.
Además, durante la etapa de Rato como ministro de Economía se llevaron a cabo dos rebajas fiscales del IRPF, en 1999 y en 2003. Por otro lado, este Ejecutivo impulsó en 1999 la ya famosa 'ley del suelo', que inició, según muchos expertos, la voracidad por la construcción en España y la burbuja inmobiliaria.
En cualquier caso, el CIDOB asegura en la biografía que, a pesar de que el PP "heredó una coyuntura en la buena dirección", "Rato y su equipo la condujeron por una senda de estabilidad que pronto produjo resultados muy positivos, permitiendo al país afrontar con plena confianza el examen del euro en 1998, a la vez que crecía la economía, se creaban cientos de miles de puestos de trabajo (...)".
En marzo de 2004 José Luis Rodríguez Zapatero ganaba las elecciones a Mariano Rajoy. Según desveló Aznar en sus memorias años después, Rato desestimó en dos ocasiones la opción de ser el sucesor del entonces presidente. Pero tenía otros planes. Rato, que ya jugaba en la primera división política española, pasó a formar parte de la máxima categoría mundial.

DIRECTOR GERENTE DE FMI

El 7 de junio de 2004 Rodrigo Rato asumió las funciones de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), un prestigioso cargo "que goza de rango de jefe de Estado y que da derecho a participar en las más altas reuniones de líderes de las economías desarrolladas", según el CIDOB.
Tres años aguantó en el puesto el que había sido ministro de Economía en España, hasta junio de 2007, momento en el que dimitió sorpresivamente alegando razones personales.

PRESIDENTE DE BANKIA Y BFA

En 2007 anunció su incorporación a la división internacional del Banco de Lazard y en 2008 asumió el cargo de consejero internacional de Banco Santander. El devenir de la economía española trajo de vuelta a Rato al escenario español. Todavía recordado por su buen hacer como ministro, en enero de 2010 fue nombrado presidente de Caja Madrid.
Como presidente de esta Caja lideró la fusión de hasta otras siete cajas de ahorro, que dio lugar a Bankia. Esta nueva entidad debutó en el parqué de la Bolsa de Madrid el 20 de julio de 2011.
El ocaso llegó en diciembre de 2011, cuando Deloitte detectó un las cuentas de ese año de la entidad un desfase patrimonial de 3.500 millones de euros, frente a los beneficios de 305 millones que había anunciado la empresa.
La auditora se negó a firmar estas cuentas y la CNMV decidió no publicar los resultados anuales de BFA y Bankia, un hecho que precipitó la decisión del Gobierno de diseñar un plan de saneamiento con dinero público.
En mayo de 2012 la propia entidad informó de que las pérdidas en el año anterior habían ascendido un total de 2.979 millones de euros, aunque los peritos designados por Banco de España afirmaron en diciembre del año pasado que Bankia debía haber contabilizado otros 1.192 millones adicionales de pérdidas.
Rodrigo Rato anunció finalmente su dimisión de después de que se conociera que Bankia iba a recibir un respaldo público de entre 7.000 y 10.000 millones de euros a través del Fondo de Reestructuración ordenada Bancaria (FROB).
En julio de 2012 Rato fue citado a declarar como imputado por la Audiencia Nacional por la gestión de Bankia, junto con toda la junta directiva. Además, el exministro también está implicado en el caso de las 'tarjetas black', que sirvieron para ocultar gastos de consejeros de la entidad.

AMNISTÍA FISCAL

Los agentes de Aduanas dependientes de la Agencia Tributaria inspeccionaban en la tarde de este jueves el despacho del expresidente de Bankia, después de conocerse que se había acogido a la amnistía fiscal aprobada por el actual Gobierno.

Una denuncia presentada por la Fiscalía de Madrid por supuestos delitos de fraude, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales provocaba este registro. La figura de Rato recibía un nuevo revés.

miércoles, 15 de abril de 2015

PP y PSOE aprueban un incremento del 15% para gastos de campaña electoral. ¡CRISIS¡


Blog de Juan Pardo
La sede del PP parece más lujosa que la del PSOE, además tiene la bandera de España -legal- la del PSOE ni la republicana

El coste que los españoles estamos pagando por la democracia, además de ser demasiado caro, a la vista están los resultados, también es descaradamente vergonzoso. Perfectamente soy conocedor que cada vez se votará más y en perjuicio propio. Aquello de “maricón el que no vote”
Mientras que a Gobierno y oposición les preocupa la enorme crisis que padecemos tomando como antídoto recortes en todos los ámbitos con subida generalizada de impuestos o en el mejor de los casos “congelación” –como si fuésemos "pescao" o verduras- ellos, los políticos, aprueban un incremento para gastos en campaña electoral de un 15%. Tampoco se de dónde van a sacar el dinero, aunque me imagino que como siempre,  préstamos bancarios que, al final, se condonan y, posteriormente, rescate a bancos y cajas. Luego se quejan los partidos de Génova y Ferraz de los “partidillos” y el pueblo se metan con ellos,  recriminando con toda justicia transparencia en las cuentas de Bárcenas, los Eres de Andalucía, Filesa, Gurtel y la leche que mamaron.
Aunque no cuadre en este escrito, ruego deis un repaso a la Ley Mordaza. Sin lugar a dudas está hecha, diseñada a conciencia para evitar, justamente, esos abusos lo que en mi pueblo se llama “valerse del poder dominante” otros y con buen atino le denominan TIRANÍA.  A mi, personalmente, me repugnan más los votantes que los beneficiados del voto activo, es mi  opinión.
Hasta la UE se ha sorprendido de la rebaja sustancial de los salarios y pensiones. Solo un año (2014) hemos superado la barrera del 3% índice desaconsejado por el ente europeo, la falta de demanda puede hundir todas las expectativas sin posibilidad de recuperación. Para que os hagáis una idea el salario medio por hora en España está un 25% por debajo de los índices que aconseja Bruselas.
Igual ese es el motivo por el que, este año, habrá como mínimo 5 campañas electorales con un valor añadido del 15% ¿Pagan IVA los partidos políticos?

Para terminar, casi todos los entes públicos pagan IVA y, en cambio, cosa rara, no cobran IVA; extraño, ¿Verdad? Mañana os cuento “el truco manipulador” de estos artistas que dicen ser políticos.  

martes, 14 de abril de 2015

Ciutadans: La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir.






Cierto y verdad es que en mi vida he tenido más errores que aciertos y, posiblemente, siga sumando en negativo.  Pero, también es verdad o, al menos, dicen que rectificar es de sabios y, justo eso, eso quiero ser, “sabio por un día”
Cuando vi por primera vez el logotipo de Ciutadans sospeché y sospeché que eran una banda de niños de Papá cuyo último juego, juego de moda,  era la política, otros juegan a la ruleta rusa. Posteriormente, influenciado por mis hijos, les estudié un poco a fondo y, la verdad, me convencieron.
Pero como que no soy ni río ni rambla, por tanto, me puedo volver cuando me de la gana, mi opinión es que ciutadans son el Podemos de la ultraderecha. Ni han aprendido y, lo que es peor, no pueden aprender porque son testapólvora por alienación política, o sea, una bomba casera por explotar en “los parlamentos”.
Un desertor, evidentemente es un golondrino evadido. En campaña de guerra podría ser hasta depuesto de la vida mediante garrote vil o fusilado. En tiempos de paz, no pasa de ser un pajillero de políticos y corruptos venidos a menos.  El partido amarillo huevo frito, catalán/medio españolizado se está nutriendo de desertores, marginados y expulsados de otros partidos y así, llenando las listas de pueblos y ciudades de deshechos políticos solo puede activarse el detonador de la bomba llena de butifarras catalanas y charnegos
En el año 150 AC, cuando los romanos se extendían por todo el mundo conocido, ocurrió que en Lusitania un cónsul llamado Escipio debió afrontar los embates de un movimiento independentista. Como la tarea de represión era muy dificultosa, decidió aniquilar al líder de los rebeldes, de nombre Viriato (180-139 AC). Para concretar tal fin, pactó con tres nativos, amigos de Viriato, para que le matasen a cambio de una suculenta recompensa. Una vez perpetrado el crimen, los sujetos se presentaron ante Escipio reclamando el pago de la deuda. Sin inmutarse, el político romano les dijo: “Roma no paga traidores”. De esta forma, les hizo sentir el rigor por haber actuado en contra de la ética imperante aún cuando él mismo había sido el gestor del acto. ¿Hará Alberto Rivera igual que Escipio o el pueblo español no le dará tiempo?

¡Vaya desengaño que me he llevado con ciutadans¡ Antes no creía ni en la democracia, ahora no creo ni en mi. 

domingo, 12 de abril de 2015

El socialismo se opone al individualismo en todas sus ámbitos.






La ideología del socialismo, en cuanto socialdemocracia, se funda en una concepción de la Naturaleza viva y del Género humano enteramente metafísica, equiparable a la ideología de algunas escuelas del estoicismo en la antigüedad.

1. «Socialismo» se opone a «individualismo»
Socialismo es una palabra derivada del adjetivo «social», con el que designamos todo aquello que tiene que ver con las sociedades humanas, zoológicas o vegetales (al menos tal como las considera la Fitosociología). La derivación del adjetivo «social» de «socialismo» es una transformación de un adjetivo en un sustantivo abstracto («el socialismo»), mediante su composición con el sufijo hipostático -ismo, que convierte al adjetivo neutro («escalar», diríamos también) «social» en un valor positivo («vectorial») susceptible de asumir una intención normativa, es decir, la condición de una idea fuerza confrontada con los contravalores correspondientes.

Ahora bien, como el adjetivo neutro «social», en principio meramente descriptivo, se opone al adjetivo «individual», así también el sustantivo abstracto «socialismo» se definirá por oposición al sustantivo abstracto «individualismo». Según esto, diríamos, por ejemplo, que las abejas, en tanto necesitan convivir con otras de su misma especie, son «socialistas», en su sentido más genérico, mientras que los cangrejos ermitaños son «individualistas» (cuando se les contrapone a los cangrejos de su misma especie, aunque no lo sean en relación con los moluscos que tienen que albergar en sus conchas).

Supondremos, por tanto, que de los sustantivos abstractos «socialismo» o «individualismo» resultan los adjetivos (con valor normativo, positivo o negativo) «socialista» o «individualista», si bien estos adjetivos suelen quedar restringidos, por no decir secuestrados, al campo de las sociedades humanas, sin perjuicio de que las abejas, desde Aristóteles hasta Mandeville, desde Platón hasta Wiener, hayan sido utilizadas como modelos o contramodelos de las sociedades políticas.

2. El socialismo de los partidos políticos socialistas, como sinécdoque

Acaso la reducción, o el secuestro, del término «socialismo» al campo político, como cuando se interpreta el socialismo como denominación de un partido político parlamentario, frente a otros, no tiene más alcance que el de una sinécdoque gramatical (pars pro toto), debida al uso de la lengua. Y la razón es que la estructura lógica de los cuerpos sociales vivientes (sean plantas, sean animales, sean hombres) es similar, a saber, la estructura de las clases lógicas tal como la estudia la Lógica de clases.
Naville distinguió (en un conocido trabajo de gran interés político) las clases lógicas de las clases sociales (en el sentido marxista), como si las clases sociales no fueran también un caso particular de las clases lógicas. Naville no tuvo en cuenta que las clases lógicas podían ser distributivas (como es el caso de la clase, de extensión indefinida, de los triángulos equiláteros, cada uno de los cuales es, en el contexto, independiente de los demás), pero también atributivas (como es el caso de los conjuntos de los veinte triángulos equiláteros que componen un icosaedro).
En cualquier caso, los elementos de las clases lógicas (sean distributivas, sean atributivas) no tienen por qué ser considerados siempre como homogéneos o clónicos, puesto que hay también clases climacológicas. 

3. Variedad de acepciones de «socialismo»

La contracción de los términos socialismo o socialista a las sociedades políticas humanas alcanza su plenitud en la contracción, que hemos calificado de «secuestro», que tuvo lugar en el siglo XIX por obra de Pierre Lerroux, y que se mantiene en la actualidad. Pierre Lerroux sobreentendió, por sinécdoque, que socialismo había de circunscribirse no ya a las sociedades humanas, sino a algunos tipos de sociedades humanas tales como las que Marx llamó comunistas, o en vías de serlo; o bien como las que después de Marx formaron, en la Alemania de 1875 el Partido Obrero Socialdemócrata (Liebknecht, Bebel) y, unidos a los lassallianos, el Partido Socialista Obrero de Alemania, en el que militaría el «revisionista» Bernstein y el «renegado» Kautsky.

El «secuestro», por contracción interesada, del término socialismo (tanto por los comunistas partidarios de la dictadura del proletariado, como por los socialdemócratas partidarios de la vía democrática y pacífica hacia el socialismo), llegó hasta el extremo de considerar como no socialistas, por tanto, en el fondo, como no humanos, o como «hombres alienados», a los mismos adversarios «capitalistas», como si una sociedad anónima capitalista no fuera una «agencia de socialización», tanto o más efectiva de lo que pudiera serlo un sindicato obrero.

Sin embargo, fue el secuestro del término socialismo lo que transformó en una idea fuerza, en el terreno político, pero también en una idea fuerza moral o ética, al termino socialismo, y lo convirtió en una especie de concepción del mundo que comprendía una filosofía del hombre, una moral y una ética, como fue el caso de Engels o el de Kautsky.

Ahora bien: ¿quién comunicaba a esta acepción, resultante de un secuestro, su fuerza propia? No la idea del socialismo en general (porque tan «socialista» es una sociedad anónima capitalista como pueda serlo un partido socialdemócrata), sino la idea de un socialismo previamente contraído o secuestrado por la socialdemocracia (o en su caso, por el nacional socialismo), que se enfrentaba a otros socialismos, ya fuera el socialismo marxista leninista, ya fuera el socialismo anarquista del comunismo libertario, ya fuera el socialismo cristiano (el socialismo de los «cristianos para el socialismo»), ya fuera el socialismo capitalista liberal.

El secuestro del término socialismo por un partido político en el terreno gramatical no dejaba de ser una sinécdoque; pero en el terreno político, ético o moral equivalía a la conformación de un modelo de humanismo basado en la identificación del propio partido con el hombre ideal, con el hombre nuevo, con el hombre del futuro. Desde este momento, un socialista convencido podría definir su condición de «socialista de toda la vida» como su título más sagrado, a la manera como un cristiano de las Cruzadas, pero también un musulmán yihadista, alegará su condición de cruzado o de yihadista como el título más sublime que acredita su condición de verdadero hombre. La diferencia acaso podría ponerse en que el cruzado o el yihadista se acoge si es preciso a la vía terrorista para la transformación del hombre actual en el hombre nuevo y estará dispuesto a morir por sus ideales; pero el socialista demócrata (el socialdemócrata) no necesitará comprometerse con semejante decisión, y no ya por la vía del escepticismo, sino porque confía que el progreso global de la evolución social humana conducirá al género humano a transformarse en el hombre nuevo, que el humanismo socialista propugna. De este modo, el socialista político viene a transformarse en una suerte de confucionismo práctico, que confía en que sus actos cotidianos más vulgares tienen consecuencias futuras sublimes.

4. El secuestro del término «socialismo» por los partidos «de izquierda»

Gracias a la ignorancia de la estructura polémica y aún trágica de las sociedades humanas, un socialista podrá alimentar durante toda su vida una especie de conciencia de superioridad sobre los demás partidos políticos y, sobre todo, sobre los partidos que él llama «de la derecha». La confianza en el progreso de la humanidad, en la paz perpetua, en la igualdad, la libertad y la solidaridad, en la alianza de las civilizaciones, en la abolición definitiva de la violencia de género, en el aborto libre, le permitirá mantener una especie de serenidad durante toda su vida, porque la «confianza cósmica» depositada en el progreso de la Naturaleza y del Género humano será capaz también de transformar sus actos más vulgares en actos sublimes. Pero esta confianza, que sólo puede mantenerse en sociedades en las cuales los trabajadores viven en posesión de un «estado de bienestar» y tienen acceso político o sindical a los aparatos de control del Estado, es solidaria de la ignorancia.
Si el socialismo ha logrado ser una idea fuerza, o lo sigue siendo, es debido no a la idea filosófica del socialismo genérico, sino a la idea política de un «socialismo aureolar», un socialismo que se sitúa en un futuro indefinido pero entendido como si este futuro tuviese ya una realidad presente y a la mano, tangible y con la cual hay que contar en cualquier decisión política, ética o moral. 

En conclusión, si el socialismo es una idea filosófica, sin necesidad de ser una idea fuerza, en el terreno de la política, es en la medida en que la entendemos como idea que se contrapone al individualismo, a la manera como desde Augusto Comte la sociología se contraponía a la psicología –a la psicología mentalista de la conciencia, colindante siempre con el idealismo. Quienes creen en el socialismo como si fuera una idea fuerza capaz de organizar la vida de los hombres sólo pueden alimentar esa creencia en el terreno de una ignorancia profunda, que confunde lo que es una idea aureolar, mitopoyética, con una idea positiva.

En realidad el socialismo político, como ideología política, ética o moral, es un humanismo confuso cuya fuerza, aún de carácter laico, es enteramente paralela a la de los no menos confusos humanismos cristianos o mahometanos, que por cierto reciben su alimento precisamente de fuentes no humanas sino pretendidamente divinas.


No dudamos que esta idea fuerza ofrece a sus creyentes una explicación de las «injusticias» de las diferencias de clase o de las maldades del capitalismo; pero esta idea ejerce su influjo animador.