Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 12 de septiembre de 2017

Pilar Bardem se hace llamar comunista, no paga a los trabajadores y, además, les llama fachas.

 Resultado de imagen de Pilar Bardem

Pilar Barden se avergüenza de ser española, de los españoles, de la derecha,  del Rey y de todos los que no simpaticen con ella. Ella, solo ella, es la verdad. Rafael Alberti, le dijo: “Eres una comunista de sangre negra, o sea, todo mentira hasta cuando cagas” 
  
Pilar Bardem es tan mala persona que por hacer daño ajeno es capaz de hacerse daño propio. El Tribunal Supremo ha sancionado con más de 450.000 euros a Javier Barden  por infracciones tributarias derivadas de la liquidación del IRPF de los ejercicios 2006 y 2007 (42 empleados) y con más de un millón de euros a su madre dueña de la sociedad que explotaba los negociones de su hijo, a través,  de Pinguin Films, S.L, hasta qué punto es inteligente esta vaca sin leche que vendió todos los bienes y  enseres después de estar condenada. Alzamiento de bienes con una multa 5 veces superior a la que, en principio fue condenada.  Es comunista, no paga a los trabajadores y, además, les llama fachas.

Los famosos no se olvidan de los refugiados saharauis
La madre de Javier Bardem no quiso perderse la cita con el cine y el compromiso social este pasado viernes durante la inauguración del nombrado festival, pero su estado de salud es cada día más preocupante. La degradación a la que la está sometiendo sus graves problemas respiratorios se ha hecho cada vez más evidente en su rostro, más blanco, demacrado y con profundas ojeras. Pilar Bardem, de 78 años, sigue sin poder despegarse de su botella de oxígeno y, en esta ocasión, tuvo que contar con una asistente que la ayudara a moverse.

Durante la presentación en la que estuvieron Dani Rovira y Clara Lago, la veterana actriz tuvo que recibir ayuda para posar en el 'photocall' y ocupar un asiento en el escenario para que no la venciera la fatiga. Aunque su lucha ahora sea con sus problemas de salud, sus incansables ganas porque el drama del pueblo saharaui no quede en el olvido no pueden ser más encomiables.


Desde su última aparición pública junto a su hijo Carlos este pasado marzo, la actriz parece mostrar signos de que su salud es cada día un poco más delicada. En 2000, le diagnosticaban cáncer de pulmón y colón y vencía a la enfermedad sometiéndose a dos operaciones consecutivas. Sus problemas respiratorios le dieron el primer susto hace cuatro años y la obligaron a permanecer ingresada en el hospital Ruber Internacional de Madrid. Aquel achaque ha ido debilitando sus fuerzas, pero solo las físicas.
Publicar un comentario