Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 6 de julio de 2017

La CUP de Anna Gabriel propone hacer de la Catedral de Barcelona un un Puticlub, de la Sagrada Familia una comuna gay y del Camp Nou un huerto de marihuana.

El sentimiento de aversión y rechazo muy intenso e incontrolable, hacia las personas o cosas hace de Anna Gabriel (CUP) un bulto sospechoso al que se le debe prestar vigilancia  con atención totsl s todos sus movimientos. Es puro y despiadado  terrorismo.


Pretende convertir la catedral de Barcelona en un economato, una escuela de música y entro de formación sexual.

Después de reclamar sin éxito la retirada de la estatua de Colón, la CUP vuelve a la carga con otra esperpéntica propuesta: expropiar la Catedral de Barcelona para convertirla en un economato y una escuela de música. Los antisistema defenderán hoy en el pleno del distrito de Ciutat Vella, en el que está inscrito el templo, «la socialización forzosa y urgente» de la Catedral. Alega la CUP que actualmente el templo está en «desuso espiritual y religioso» y que, además, está contribuyendo a la «masificación turística y la gentrificación»  de la ciudad. Esto es, a la expulsión de los residentes del centro hacia la periferia por el aumento de los precios del alquiler.

La formación independentista radical considera que la Catedral está contribuyendo a la sobresaturación turística de Barcelona, pero también defiende la urgencia de su expropiación por ser propiedad de «una institución que ha estado al servicio de monarquías y burguesías». «Reclamamos la expulsión de los mercaderes del templo y la recuperación para las clases populares del espacio», remata la propuesta de la CUP. A pesar de que se espera que la ocurrencia de los anticapitalistas no tenga recorrido alguno y sea tumbada en el pleno, el Arzobispado de Barcelona defendió ayer la vigencia y utilidad de la Catedral como templo de culto y símbolo de la ciudad.


Mucha devoción Josep Ramón Pérez, decano del templo, manifestó que al Arzobispado le resulta «extraña» la idea de la CUP «porque precisamente la Catedral de Barcelona es la catedral que tiene más culto de toda Europa». «Es donde vienen a confesarse, a celebrar el sacramento de la penitencia la mayor parte de los barceloneses y de los alrededores. Además, hay mucha devoción por los santos más populares de nuestra ciudad y esto provoca que sea uno de los lugares más visitados por los fieles». 

El responsable de la Catedral respondió a la CUP con cifras. Subrayó que anualmente acuden al templo para participar en actividades religiosas más de un millón de personas, de las que medio millón son barceloneses. Diariamente se celebran cinco misas en el templo barcelonés y seis los domingo, vigilias y festivos. Lo que implica que, al cabo del año, se ofician 1.688 ceremonias, sin computar los funerales, bodas y otros oficios. En la Catedral barcelonesa incluso se realizan misas adicionales para fieles franceses, italianos o polacos que visitan la ciudad. Por el momento, la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, ha eludido postularse ante la petición de la CUP, algo que sí han hecho el PP y Cs. 

El jefe de filas de los populares en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, consideró que la propuesta de los anticapitalistas «se descalifica por sí misma». «Ya no sorprende que los impresentables de la CUP hagan propuestas políticas ridículas después de que pidiesen derribar el monumento de Colón», remarcó Fernández, quien auguró que cualquier día los radicales «propondrán hacer de la Sagrada Familia una comuna o del Camp Nou un huerto de porros». Ironías aparte, el líder de los populares en la ciudad condal subrayó que «lo preocupante es que los totalitaristas de la CUP son los que marcan la agenda política de Cataluña». 

La misma reflexión realizó la presidenta del grupo municipal de Ciudadanos en el Consistorio, Carina Mejías, que avisó de que su formación no permitirá  «que este tipo de propuestas desnaturalicen las instituciones y las conviertan en una especie de circo». Mejías aseguró que la CUP pretende convertir la Catedral en un nuevo Can Vies, la casa okupa que el ex alcalde Xavier Trias permitió realojar tras noches de disturbios en Barcelona, en los que estuvieron presentes miembros de la formación antisistema.


Juan Pardo.

juanpardo15@gmail.com


https://blogdejuanpardo.blogspot.com.es/
Publicar un comentario