Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 19 de mayo de 2017

Pedro Sánchez, que dice ser el mártir de la izquierda, solo es un demonio que no dice cómo y quién le financia.


Pedro Sánchez es un pobre diablo que se autodenomina político. Dice que, después, de estar retirado varios meses alejado de la política, sintió ese espíritu vocacional y volvió para salvar a España con aquello de “Soy el mártir de la izquierda” además, asumo la responsabilidad de sacar a la derecha de ese estado de hipnosis  que nos aqueja a casi todos los españoles. 

Le indican que nunca ha dejado la política, es más, lleva 8 meses haciendo campaña….No responde. ¿Cómo financia su campaña tan larga? Con el  dinero de mi mujer y un poco que gané con la asesoría de la Sra. Clinton.  En EEUU, los asesores remunerados deben aparecer con nombre, apellidos y especialidad, así como la cantidad a percibir y usted no aparece. Bueno ya sabéis cómo se llevan estás cosas. Todo forma parte de un gigantesco montaje.

–Alguna vez ha dicho que la polémica abstención ante el PP ha cambiado a todos los dirigentes del PSOE. ¿En qué le ha cambiado a usted?

–Me ha hecho ser consciente de lo que necesita el PSOE. Necesita recuperar su credibilidad, dañada por los últimos años en el Gobierno y por no haber resuelto desde entonces su crisis de liderazgo. Este domingo está en juego el futuro de la izquierda, que pueda gobernar en un horizonte cercano en España. Si se opta por la vía de la abstención, condenaremos al PSOE a languidecer y la derecha gobernará durante mucho tiempo. Si opta por la vía que estamos liderando nosotros, podremos recuperar el Gobierno gracias a la coherencia. Muchos votantes que están ahora en la abstención o apoyando a otras fuerzas políticas, como Podemos, pasarán a ver con buenos ojos este proyecto. Pero no es solo eso. Otro de los grandes cambios a raíz de la abstención tiene que ver con quién compone mi equipo.

Han pasado seis años y la triple crisis (económica, política, institucional) sigue sacudiendo viejas estructuras del socialismo. Ayer, mal; hoy, peor. . La política formal y representativa ha mostrado todas sus limitaciones y problemas de fondo y forma. Después del poderoso aviso lanzado desde las plazas y las redes, la política no ha podido –o no ha sabido– reaccionar. El foso de la desconfianza se agranda a causa de la corrupción y la parálisis frente a los retos. Tengo la sensación de que muy pronto habrá política sin políticos.

Pedro Sánchez ya no es un enigma, sencillamente, es un político fracasado. Puede ganar, puede perder e incluso puede que no se celebren elecciones. Si gana se volverá a subir a la parra para cantar a su gato podemita con coleta que si quiere liarse con él. Si pierde porque ha habido pucherazo. Pero él, seguirá intentando engatusar a pobres de espíritu para conseguir nada. ¿Quién pone el dinero? El posible pacto PSOE, Podemos y Ciudadanos sería un tremendo error, muchos diputados socialistas no se la juegan con eso que va de rufianes. Rivera recibiría un no rotundo de la mayoría de sus diputados que ya, de por sí, no le hacen ni caso.


Vamos a dejar la cosa como está que la próxima legislatura, mucho me temo, que los políticos brillen por su ausencia. 
Publicar un comentario