Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 10 de abril de 2017

Zapatero cobra 160.000 euros +gastos por cada viaje a Venezuela como asesor de política internacional.



Ha sido el caso de su última reunión con el presidente de la república bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro, cita celebrada sólo 48 horas después de que España elevara una nueva protesta formal por la enésima andanada de insultos del líder venezolano al jefe del Ejecutivo español, al que llamó esta vez “bandido” y “protector de delincuentes y asesinos”.

"Se le reventarán los dientes a Mariano Rajoy y a toda la derecha internacional si se meten contra Venezuela y si pretenden intervenirla, se quedarán sin dientes, ustedes lo verán", llegó a decir Maduro. Todo porque Mariano Rajoy pidió "justicia, derechos humanos y libertad para los presos políticos venezolanos", al cumplirse tres años del encarcelamiento del líder opositor Leopoldo López.

Zapatero en sus trece, incomoda a Madrid y recibe críticas de la oposición

Los insultos no disuadieron a Rodríguez Zapatero, que mantuvo la reunión con Maduro con el presunto objetivo de lograr mediar entre la oposición y el sucesor de Hugo Chávez. Un encargo, el de la mediación, de la organización Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y que, a juicio de la propia oposición, no parece estar surtiendo efecto alguno.

Así, el gobernador del estado venezolano de Miranda y líder opositor, Henrique Capriles, cargaba de nuevo contra Zapatero hace sólo unas horas a propósito de su última visita al país: "¿Cuál es la cantaleta (de Zapatero) de hoy? ¿Qué puede decir de su mediación?", ha preguntado en una intervención en su programa 'Pregunta Capriles'.

Lo cierto es que desde que comenzara su misión como mediador de Unasur, Zapatero jamás ha salido al paso de las continuas, y a veces durísimas, faltas de respeto de Venezuela a España. Bien es cierto que la respuesta del propio Gobierno de España nunca ha pasado de tibia. En la última ocasión, Exteriores ha calificado de “injustas” las palabras de Maduro, e incompatibles con unas correctas relaciones bilaterales.

El largo listado de insultos de Maduro a España

Era la sexta vez desde diciembre de 2014 que España convoca al embajador de Venezuela, la última el pasado 8 de abril, cuando Maduro llamó a Rajoy, "racista, basura corrupta y basura colonialista".

La última vez el embajador Isea acudió a la sede de Exteriores un 22 de enero de 2016 por otras palabras de Maduro contra el jefe del Ejecutivo, al que pidió explicaciones por el viaje de políticos españoles a Caracas.

El 27 de julio de 2015, Isea fue también convocado para trasladar al embajador "el rechazo y el malestar" del Gobierno por los "inaceptables insultos" a Rajoy de Maduro, quien le llamó "sicario".

También fue convocado el 15 de abril de ese mismo año para trasladarle su malestar por los "insultos y amenazas" contra España de Maduro al tachar a Rajoy de "racista". El detonante en esa ocasión fue la aprobación en el Congreso de una resolución que pedía la liberación de los opositores venezolanos presos Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Al otro lado del Atlántico, el Gobierno de Maduro convocaba al embajador español en Caracas, Antonio Pérez-Hernández y Torra, para comunicarle que iba a llevar a cabo una "revisión exhaustiva" de las relaciones bilaterales.
Una semana después, el 22 de abril de 2015, España llamaba a consultas a su embajador en Caracas en señal de protesta por la "escalada de insultos, calumnias y amenazas" de Maduro contra España y sus instituciones.

La primera vez que el Gobierno de Rajoy convocó al representante diplomático venezolano fue el 13 de diciembre de 2014 cuando el secretario de Estado para Iberoamérica, Jesús Gracia, transmitió el malestar de España al encargado de Negocios, Julio García Jarpa.

Exteriores convocó al "segundo" de la legación diplomática porque el embajador había sido llamado a consultas en octubre de 2014 por Maduro "en el marco del proceso de revisión integral" de sus relaciones con España, después de que Rajoy recibiera como líder del PP a Lilian Tintori, esposa del opositor López.
PP, PSOE y C's pidieron más implicación y presión internacional sobre Venezuela

PP, PSOE y Ciudadanos pidieron al día siguiente, en un acto en la Plaza de Colón de Madrid, una mayor presión internacional para que puedan ser liberados los políticos que están presos en Venezuela, principalmente el opositor Leopoldo López que lleva tres años encarcelado "injustamente", y para que el país lleve a cabo "una transición pacífica hacia la democracia".
Acudieron el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el senador del PSOE, José Cepeda, así como familiares de López, entre ellos su padre.


El dirigente socialista expresaba el apoyo del PSOE con la "libertad, democracia y derechos humanos" y su defensa "por encima de cualquier ideología" para que Venezuela "vuelva a caminar y encuentre una salida", además de pedir que López sea excarcelado inmediatamente.
Publicar un comentario