Sigue el blog por Email

martes, 7 de febrero de 2017

Pedro Sánchez abandona la política y emigra a EEUU como calienta camas de Meryl Streep.


En la industria progresista del cine, poco o nada importan las cualidades de interpretación de actores/actrices. Si y mucho, las veces que hayan calentado cama al director que, por turno, corresponda no sin antes haber confesado a su dueño/amo de su vida, el fanatismo que sienten por la  izquierda radical, ser progre, confesor mahometano; liberador  de negros, cobrizos, malayos y chinos. Pero eso sí, siempre aspirando a vivir a lo Príncipe Alberto de Mónaco.  Confieso no haber visto ni una sola película en mi vida, tampoco la veré. Pero es mucha la vergüenza ajena que siento al constatar que Meryl Streep –nunca antes la había oído- plagia a Pedro Sánchez un triste y fracasado político español del siglo XXI.

La crisis del cine español –ya ronronea Hollywood- es consecuencia de la mediocridad de las/os calienta camas y, por descontado, de los recortes presupuestarios –subvenciones, cero-. Pero eso no debería ser óbice para que el Ministro encargado por el PP tenga que someterse, durante más de tres horas, a la tortura de la gota china o malaya.  La entrega de los Goya guarda más relación con una chirigota de carnaval que con la manipulada entrega de premios, premios de cine.  ¿Cine? Si, el de las sábanas blancas.

Si prestamos un poco de atención al discurso de la madrina de Pedro Sánchez en la gala de los Globos de Oro, decía la actriz: pertenecemos a un segmento denigrado de la población. Piénselo: Hollywood, extranjeros y prensa”. Fue un alegato intenso contra lo que significa Trump y su populismo, un presidente que venció a ese “segmento denigrado” que es el mundo del cine en aquel país. Porque la inmensa mayoría de las referencias hollywoodienses se volcaron con Hilary Clinton y, como los grandes medios de comunicación, jamás imaginaron que un tipo de la factura de Trump llegase a la Casa Blanca. Yo “desacredito ofendiendo la mal ganada fama de Meryl Streep”. No solo yo, también la mayoría de los estadounidenses. Si será inteligente la Streep que recomendó a Pedro Sánchez como asesor de Hillary Clinton.  Ahora Pedro el exjefe de los socialistas españoles emigrará a los Estados Unidos de América, para trabajar de calienta camas en Holywood –tampoco escribo que solo sea de Meryl S-. Aunque mucho me temo que Trump niegue la entrada a tal abejaruco y con tan dudosa profesión.

Meryl: ¿Recuerdas eso del establishment? Muy posiblemente, los blancos, también se hayan sentido sometidos y marginados, por tanto han votado a Trump, ¿Pueden y han podido votar a quien tú, sin base ni fundamentos razonados odias hasta la extenuación?  Los demócratas como tú enviabais mensajes  poco ortodoxos sobre el islam cada vez que se producía un atentado terrorista en EEUU, en el resto del mundo vuestra única misión era justificar el yihadismo.


Ante las tres opciones de elección que tenía la tunante actriz, ser persona, apadrinar a Trueba o a Pedro Sánchez, sin lugar a dudas, ha elegido la peor, o sea, la del monaguillo de cama, Pedro Sánchez. Te deseo que te vaya mal, porque bien, de ninguna de las maneras, te puede ir. 
Publicar un comentario