Sigue el blog por Email

jueves, 2 de febrero de 2017

Junqueras, Puigdemont y Anna Gabriel trasladan Cataluña a Siria.

Resultado de imagen de Junqueras, Puigdemont y Anna Gabriel

Juntos por el Sí y la CUP se plantean adelantar las elecciones. Aprovecharían la cita electoral para colocar junto a la urna “legal” otra para llevar a cabo la consulta independentista. La iniciativa está sobre la mesa, y supone un problema difícil de solventar, aunque no imposible.

La pasada legislatura, Mariano Rajoy pudo haber hecho bastante más en esta materia. Optó por ponerse de perfil y esperar acontecimientos, sin prever que éstos le podían superar -como así parece estar pasando-. Ahora, sin embargo, nadie podrá acusarle de eso. Ha “desplazado” a Soraya Sáenz de Santamaría a Barcelona para escenificar in situ la voluntad de diálogo del Gobierno.

Sin embargo, para que prospere el entendimiento hace falta que dos quieran entenderse y, hasta la fecha, el único propósito -no hay ningún otro en su agenda- del nacionalismo catalán es romper España con una consulta ilegal. Si deciden llevarla a cabo coincidiendo con unas elecciones autonómicas, al Gobierno no le quedaría más remedio que intervenir; algo que, por demás sería muy poco deseable. Sin embargo, Mariano Rajoy debe estar preparado para esta contingencia y empezar ya mismo a recabar el consenso de cuantos partidos pueda con vistas a construir una posición común.
Publicar un comentario