Sigue el blog por Email

martes, 17 de enero de 2017

Patxi López, Zapatero; Susana Díaz, Chaves; Pedro Sánchez, Pablo Iglesias. El triunvirato socialista que quiere seguir fastidiando España.


Que Patxi López tenga serias posibilidades de convertirse en el nuevo líder del partido, indica hasta qué punto está tocado y hundido. Sinceramente es la continuidad del zapaterismo.

Asegura López, por ejemplo, que abstenerse para dar el Gobierno al PP fue un grave error. Pero a él no le importó convertirse en lendakari gracias al apoyo de los populares, sin haber ganado siquiera las elecciones. Y en cuanto fue elegido, se dedicó a denigrar a quienes le auparon sin pedir nada a cambio y a chalanear con el PNV, desbaratando así la oportunidad histórica de un País Vasco liberado del yugo nacionalista. Mucho antes, había traicionado ya la palabra dada a las víctimas del terrorismo reuniéndose con Arnaldo Otegi y con la cúpula de Batasuna cuando estaba ilegalizada por el Supremo por ser «una parte del entramado terrorista de ETA».

El breve espacio de tiempo que presidió el Congreso, -¡gracias de nuevo al PP!-, tuvo tiempo de convertirse en el peor que ocupó ese cargo en toda la democracia. Con él, el hemiciclo fue un continuo guirigay. Y cuando Pablo Iglesias acusó a Felipe González de tener las manos manchadas de sangre y al PSOE de ser «el partido del crimen de Estado», ni siquiera lo llamó al orden, lo que no parece una credencial para ser el líder de los socialistas, como no lo es el carecer de estudios y no haber tenido en su vida otra profesión que la de político. Después de ser el más zapaterista, hundió a Zapatero al exigir un congreso extraordinario para relevarlo. Fue aliado y amigo íntimo de Eduardo Madina, pero cuando este dio el paso de presentarse a las primarias le dio la espalda y apoyó a Sánchez. Convenció después a este de que debía dimitir porque así podría volver sin la mancha de haber apoyado a Rajoy. Pero ahora lo traiciona presentándose él mismo y rodeado, además, del equipo de Sánchez. En el principal dilema que afronta el PSOE, pactar o no con Podemos y con los nacionalistas, López dice sí, no y todo lo contrario. Más allá de su recargada retórica, no hay forma de saber hacia dónde pretende conducir a los socialistas. Y así, zapateando, es muy difícil que el partido vuelva a ser lo que fue. Cuando, gracias a figuras de la talla que ha demostrado Javier Fernández, el PSOE daba muestras de recuperar el sentido de Estado con un discurso nacional claro y coherente que pueda sacarlo del pozo de relativismo y mediocridad en el que lo hundieron Zapatero y Sánchez, apostar por Patxi López sería un grave paso atrás para los socialistas si es que queda alguno.

Que la Sultana andaluza intente gobernar España, solo es posible si “OKUPA” Moncloa. Posiblemente, Susana Díaz sea con diferencia la política más postiza de España. Estará al Servicio de Chaves, Griñán y otros socialistas de mal vivir.


Pedro Sánchez se va a presentar, aún no ha encontrado patrocinador,  pero para eso está su camarada, Pablo Iglesias que con dinero del yihadismo correrá con todos los gastos.  Jamás un candidato del PSOE  sido tan degenerado y tonto como Pedo Sánchez. 
Publicar un comentario