Sigue el blog por Email

martes, 24 de enero de 2017

Pablo Iglesias excluye a Carolina Bescansa. Parecen los protagonistas de Salsa Rosa.


La  millonaria gallega, Carolina Bescansa ha pasado a engrosar la lista negra de Pablo Iglesias. Tras el duro enfrentamiento con el nº2 del partido, Iñigo Errejón, la secretaria de Análisis Político de Podemos se suma a los nombres que “quieren apartar de la dirección tras Vistalegre II”.

El plan de Pablo Iglesias pasa por renovar la práctica totalidad de la dirección actual del partido. Así, nombres como el de Errejón o el de la propia Bescansa podrían ser sustituidos por personas más afines al secretario general como Irene Montero, Miguel Urbán o Ramón Espinar.

Carolina Bescansa ya había quedado en entredicho tras las elecciones del pasado mes de junio. Los malos resultados que cosechó la formación de los círculos no eran “ni de lejos” los que la secretaria de estrategia había anunciado, “un fallo que no se la he perdonado aún”, aseguran.

Pero éste no es el único motivo de la caída en desgracia de Carolina Bescansa. Su postura ante en enfrentamiento entre el nº1 y el nº2 del partido, también ha despertado desconfianza entre los afines al secretario general. Bescansa ha mantenido una postura de neutralidad, llegando a abroncar a los dos líderes.

Pero si hay algo que ha enfadado a la actual dirección y su círculo más cercano, es la propuesta que la gallega ha puesto sobre la mesa de cara al próximo Congreso previsto para el segundo fin de semana de febrero.
“Esto ha sido la gota que ha colmado el vaso” subrayan los errejonistas que añaden: “Con lo poco que le gusta a Pablo que le lleven la contraria”.
Así las cosas, estas fuentes aseguran que tras Vistalegre II, es prácticamente un hecho la renovación de caras en la dirección donde “los afines a Pablo están haciendo muy bien su trabajo, posicionándose para las distintas secretarias”.

El programa o documentos que ha presentado Íñigo Errejón, bajo el nombre de ‘Recuperar la ilusión’, han generado cierto malestar dentro de la formación. En ellos, se defiende la limitación de poderes del secretario general, Pablo Iglesias, para evitar que tenga la competencia de convocar a la militancia en cuestiones importantes, o a la hora de designar o cesar cargos dentro del Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano del partido entre congresos.A poco más de dos semanas de que Podemos celebre la II Asamblea Ciudadana Estatal, conocida como Vistalegre II, las tensiones entre las distintas corrientes de la formación no han desaparecido.

Los partidarios del coletas, a través de su proyecto denominado ‘Podemos para todas’, aceptarían que el máximo dirigente de la formación no tuviese la potestad de decidir los cambios en el organigrama de la formación, dejándolo en manos del Consejo Ciudadano. Sin embargo, rechazan que el secretario general no tenga el poder de convocar a las bases del partido para que decidan sobre temas de gran interés para Podemos.


Supongo que también estaría la corriente de los anticapitalistas, liderados por el eurodiputado Miguel Urbán, que se mostrarían como el sector más radical de la formación, aunque estarían dispuestos a llegar a acuerdos tanto con ‘pablistas’ como con ‘errejonistas’
Publicar un comentario