Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 7 de noviembre de 2016

Pedro Sánchez viaja a EEUU para salvar a Hillary Clinton.

Pedro Sánchez da el campanazo. Se pilla un avión —se ve que las tarifas de último minuto estaban bien de precio, porque ya no tiene el colchón del sueldo del Congreso, aunque sí una indemnización por cesantía— y se planta en Estados Unidos durante tres días para seguir las elecciones presidenciales y apoyar a Hillary Clinton. Lo que no dijo es cómo ni con quién ni desde dónde. Porque vuela a Washington. No está mal. La capital del imperio. El problema es que el cuartel general montado por la candidata demócrata está en Nueva York, como su sede de campaña. 
Pedro Sánchez entrega su acta de diputado en el Congreso, el pasado 29 de octubre. (EFE)Pedro Sánchez entrega su acta de diputado en el Congreso, el pasado 29 de octubre. (EFE)
Algo no encajaba en el sorpresivo anuncio del ex secretario general, de ahí que enseguida su tuit corriera como la pólvora y fuera carne de wasap de muchos dirigentes socialistas. No solo porque parecía haberse confundido de ciudad —aunque habrá que esperar a sus aclaraciones/fotos de las próximas horas, en su cuenta o en su recién reinaugurada web—, sino porque cuando entregó su acta en el Congreso prometió lanzarse a la carretera para visitar agrupaciones de toda España y poner la oreja a las demandas de las bases. Claro que ese compromiso lo contrajo antes de su entrevista (sorpresiva también) con Jordi Évole en 'Salvados', donde precisó que antes de coger su coche se tomaría unos días de descanso. 

Hace un mes, de vacaciones

Su primera carretera será el cielo del Atlántico y su primer destino, Washington, donde 'a priori' no parece que menudeen los militantes del PSOE. Su entorno más cercano, no obstante, no supo ofrecer más datos de su visita ni de su agenda en Estados Unidos estos próximos tres días. Nada de nada, pese a que este periódico insistió sábado y domingo. Por cierto, que hace nada, justo un mes, que se fue al país americano, después de su caída, y lo hizo con su familia. 
Entretanto, los tuiteros ya le recordaron que tal vez le falló su GPS, porque Clinton vivirá la angustiosa noche electoral del 8-N en Nueva York. 
En la cúpula del PSOE, la extrañeza era total. Nadie acertaba a entender el porqué del viaje del militante Sánchez a Washington. Ni siquiera podía presumir de apoyo a Clinton y denunciar a la vez la política de brazos caídos de la gestora. Porque el viernes, el gabinete de comunicación de Ferraz informó que el encargado de relaciones internacionales de la cúpula provisional, el diputado por Cantabria Ricardo Cortés, estará este martes en el Jacob K. Javits Convention Center de Nueva York, el lugar elegido por el Partido Demócrata para seguir los resultados junto a la favorita (todavía) en las encuestas.
Cortés tendrá agenda en la metrópoli americana recién llegado de México DF, donde también se verá con representantes del PRI y del PRD, partidos afines al PSOE. En su viaje, el miembro de la gestora trasladará el mensaje de total apoyo a Clinton. 
Sánchez extrañó y hasta fue objeto de chanza malvada por parte de sus contrarios. Pero el ex secretario general está de campaña, de peregrinación hacia sus primarias para volver al trono de Ferraz. Aunque para eso necesita que el congreso del PSOE se celebre pronto. Por eso mismo, antes de volar reunió a algunos de sus fieles en un hotel de Madrid el pasado jueves, como adelantó 'El País', para coordinar la estrategia y pactar que exijan sin dilación un cónclave urgente. 
El ex secretario general vivirá la euforia o la depresión demócrata en el corazón político del país. Otra cosa es que esté más o menos cerca de la candidata. Pero el mensaje ya estaba lanzado. Y su repercusión, aunque con polémica, bien le valía para no desaparecer de los titulares y seguir alimentando el mito. Eso también explica su último tuit de apoyo y calor a Miquel Iceta y al PSC. 
Pedro Sánchez Pérez-Castejón tenía un sueño: ser presidente del Gobierno, pero hay otras cosas que no sabías sobre él...
Publicar un comentario