Sigue el blog por Email

domingo, 13 de noviembre de 2016

La protesta en apoyo a cargos electos soberanistas catalanes ha sido pagada con dinero negro de la Generalitat.

Joana Ortega, Francesc Homs, Oriol Junqueras, Marta Rovira, Artur Mas e Irene Rigau, en la marcha independentista
Miles de personas se concentran este mediodía día en Barcelona, bajo el lema "Por la democracia, defendamos nuestras instituciones", en apoyo a los cargos electos soberanistas investigados por la justicia, con dirigentes como Artur Mas, Carme Forcadell, Francesc Homs, Oriol Junqueras y Gerardo Pisarello.
Durante el acto se han coreado consignas como "fora, fora, fora, la justícia espanyola" o "independència", y los asistentes han abucheado la lista de leyes catalanas suspendidas por el Tribunal Constitucional que han sido leídas en voz alta por los conductores del acto. También se ha interpretado la canción reivindicativa "L'estaca" y se ha hecho lectura de los derechos humanos para defender el derecho a la autodeterminación y la libertad de expresión.
La protesta ha sido convocada por las tres entidades independentistas catalanas, la Asamblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios por a independencia.


Forcadell dice que no contempla que la inhabiliten

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha afirmado hoy que no contempla ni que "la detengan" ni ser "inhabilitada", pese a estar acusada de desobediencia y prevaricación por el Constitucional, aunque ha presentado recurso ante el TSJC.
"No me gusta hablar de desobediencia porque contribuye a la judicialización de la política", ha dicho a RAC1 Forcadell, apenas tres horas antes de una concentración convocada en Barcelona en defensa de las instituciones catalanas y de los cargos encausados por el proceso.
En esta línea, la presidenta de la cámara ha asegurado que "iré a declarar" para explicar que "lo que hicimos es defender la libertad y el derecho de debatir las ideas".
"No contemplo absolutamente, de ninguna forma, que me inhabiliten", ha dicho Forcadell, ha sentenciado que "no dimitiré porque hice lo que tenía que hacer", y ha añadido que "los únicos que pueden poner y quitar presidentes del Parlament son los diputados".
Además, Forcadell se ha mostrado crítica con la desobediencia que defiende la CUP porque cree que "contribuye a la judicialización de la política" y, sobre el hecho de descolgar la bandera española en los ayuntamientos, como ha hecho la alcaldesa de Berga, Montse Venturós, ha afirmado ser partidaria de "hacer las cosas en positivo", además de defender el diálogo, pese a lo cual ha matizado que "al final, la palabra siempre la tienen los ciudadanos".
Publicar un comentario