Sigue el blog por Email

miércoles, 5 de octubre de 2016

Se vende la sede del PSOE en Ferraz. Esto suena a Tocata y Fuga


La mala gestión de Zapatero al frente del  PSOE no tiene punto de comparación con el despilfarro social y económico de Pedro Sánchez que, por ejemplo, ha gastado más en la últimas elecciones que todos los presidente anteriores. 
El PSOE ha acumulado -sobre todo antes de la etapa de Sánchez todo sea dicho- una montaña de créditos que rondan los 75 millones con el Banco Popular, Santander, BBVA, CaixaBank, Caja España y Bankia, principalmente. En paralelo a esta dura losa, el partido más endeudado de España registra déficit todos los años y ha informado al Tribunal de Cuentas que ha tenido que renegociar con la banca el tipo de interés para contener sus gastos financieros.
Según los datos facilitados al órgano fiscalizador, el PSOE tenía un tipo medio con la banca del 6,5%. Aunque no se hizo público entonces, el partido alcanzó el 13 de mayo de 2015 -una semana antes de las elecciones autonómicas y municipales- un acuerdo para bajar el tipo de interés del préstamo mercantil sindicado firmado tres años antes con el BBVA, Banco Santander, CaixaBank y Caja España.
Posteriormente, logró el 29 de diciembre de 2015 -días después de las elecciones generales- que el Banco Popular le rebajara también el tipo de interés. El resultado global es que ha pasado del 6,5% al 3%.El Tribunal de Cuentas debe fiscalizarlo, dados los precedentes del partido en lograr condonaciones como vía de financiación irregular, pero el PSOE ha asegurado a los interventores que el tipo de interés renegociado queda por encima del mercado a empresas de igual tamaño.
En cuanto a Bankia, perteneciente al Estado, el PSOE acumula créditos por valor de 3,14 millones de euros. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, suele sostener que cuando un partido debe tanto dinero a la banca no puede ser independiente de los poderes económicos. Es cierto que los presidentes del Popular, Ángel Ron, de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, de la Caixa, Isidro Fainé y no digamos los del Santander y BBVA, Ana Botín y Francisco González defienden quedebe haber cuanto antes un Gobierno estable y respetuoso con los compromisos del euro, pero tanto en los bancos acreedores del PSOE, como Sánchez han negado siempre que la deuda suponga interferencia alguna.
Sea como fuere, no puede repetirse tal desastre financiero en un partido con vocación de gobernar España. El problema del PSOE es que una nueva debacle electoral puede hacer, por ejemplo, que ya nadie, sea del bando interno que sea, pueda entrar en la sede de Ferraz. Habrá sido vendida, seguro.
Publicar un comentario