Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 23 de octubre de 2016

Pedro Sánchez, muy excitado, intenta ridiculizar y amenaza a los socialistas del NO.

¿Qué hará ahora Pedro Sánchez?

El ex secretario general pide en Twitter, apenas dos horas después de terminar el comité, un PSOE alejado del PP


La decisión del Comité Federal de facilitar la investidura de Mariano Rajoy a través de la abstención deja en una situación comprometida al ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez, que, de mantenerse en el escaño, debe decidir si acata la disciplina de voto en el Congreso o la rompe.

Su primera reacción tuvo lugar un par de horas después de finalizar el Comité Federal cuando desde Twitter pidió un «PSOE autónomo, alejado del PP, donde la base decida».

Resultado de imagen de Pedro Sánchez Perdedor



La victoria de los partidarios de la abstención supone el fin del «no es no» que abanderó Sánchez desde las elecciones del pasado 20 de diciembre hasta que dimitió de su cargo el pasado día 1 en el convulso Comité Federal en el que se rechazó su propuesta de congreso. Dos días después de dejar la secretaría general, Sánchez comunicó que mantenía su escaño de diputado y hacía un llamamiento a los militantes del partido para «permanecer unidos». «Tengo un compromiso con los electores y voy a seguir trabajando desde mi escaño de diputado para mejorar la vida de los ciudadanos», dijo entonces en Twitter.
Sánchez, que aunque conserva silla en el Comité Federal no ha asistido a la reunión, tiene ahora ante así el dilema de respetar el mandato del máximo órgano o de mantener hasta el final el no a Rajoy. Por ahora, ni él, ni su entorno, han dado pistas de qué hará cuando la semana que viene tenga lugar la votación decisiva sobre la investidura de Rajoy. El exlíder del PSOE no ha aparecido en público desde su dimisión hace tres semanas.
Solo se han visto algunas fotografías de cuando se fue de vacaciones con su familia nueve días a Estados Unidos y no ha asistido a ninguno de los plenos celebrados en el Congreso. Sus detractores creen que lo más adecuado sería que dejara su escaño antes de la votación de investidura si no está dispuesto a acatar la disciplina de voto, como estipulan las normas del partido.
«Si vota no, sería el primer secretario general que no cumple el mandato del Comité Federal. Si se abstiene, dejaría en mal lugar a los diputados que voten no y, si se ausenta de la votación, tendría que renunciar al escaño por no cumplir con su deber», argumenta una de las dirigentes del bloque de la abstención.
La renuncia de Sánchez a seguir de diputado supondría un obstáculo importante en caso de que mantuviera su aspiración de volver a pugnar por la secretaría general en el próximo congreso, toda vez que dejaría de disponer del escaparate que proporciona estar en el Congreso.
La gestora del PSOE tiene la encomienda de organizar un congreso lo antes posible, pero los críticos de Sánchez pretenden dilatar los plazos para «enfriar» las opciones de que pueda volver a presentarse.
La victoria de la abstención supone además que ya no habrá primarias para ser candidato a unas terceras elecciones, una baza que Sánchez no había descartado si no había investidura.
Publicar un comentario