Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 25 de octubre de 2016

Pedro Sánchez, bloqueado.

Resultado de imagen de La gestora del PSOE
Después de que los trileros socialistas hayan cargado con el muerto del PSOE a los dementes del PP. Poca o ninguna gracia me hace que con mi voto al PP pueda ronronear el PSOE. Solo había dos cuestiones a dirimir o gobernaba injustamente Pedro Sánchez o lo hacía Mariano Rajoy arrastrándose a los otros líderes políticos. De momento ha ganado Rajoy, pero lo descuartizan.
La gestora del PSOE obliga a todo el grupo parlamentario se abstenga en la investidura de Mariano Rajoy es firme y no tiene marcha atrás. Esta fórmula obliga a los 84 diputados del PSOE a abstenerse (Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, solo es socio electoral) y permite a las federaciones más poderosas acorralar a Pedro Sánchez que conserva su escaño aunque aún no ha desvelado el sentido de su voto ni sus cartas para el futuro. Sin abstención mínima, los 84 tendrán que retratarse y si se retrata, Sánchez tiene mucho que perder, vote lo que vote.
Fuentes socialistas consideran que si opta por acatar la disciplina de voto y se abstiene, el ex líder del PSOE perdería predicamento entre la militancia, cuyo vínculo alimentan él y los suyos de forma muy especial desde que fue descabalgado del poder el pasado 1 de octubre. Son esas bases movilizadas a cuenta de que se deje gobernar a Mariano Rajoy las que están firmando para que se convoque cuanto antes un congreso federal y las que mantienen vivo el espíritu de la resistencia en el no del expirado mandato de Sánchez.
La otra opción que le queda a Sánchez si continúa en su escaño el día de la segunda votación de la investidura es decir no a Mariano Rajoy, saltándose así el mandato del comité federal. Si lo hace, son muchos en el PSOE los que dan por hecho que Sánchez se cerraría las puertas para ser aspirar a la secretaría general: "¿cómo va a pedir luego que se cumplan las decisiones del comité federal?".



La prudencia de Sánchez en estos días, tuiteando de vez en cuando pero sin desvelar el sentido de su voto, tenía que ver con la esperanza de que se impusiera una abstención de mínimos, de solo 11 diputados,que estaban defendiendo también algunas de las federaciones alineadas con la nueva mayoría (especialmente incómodas con la decisión de dar paso a Rajoy porque en sus territorios gobiernan con Podemos). Pero ni Emiliano Garcia Page ni Ximo Puig convencieron a la gestora ni a Susana Díaz y Guillermo Fernández Vara para articular esa vía: se impuso la propuesta de abstención del grupo parlamentario socialista impulsada en el comité federal por Elena Valenciano.
En esa reunión no defendieron la abstención parcial pero, consumado el viraje, las federaciones afines a Sánchez intentaron protegerle este lunes con una acción en bloque. Ésa es la lectura que hacen fuentes del PSOE de esa carta conjunta de ocho secretarios generales, todos los que votaron no en el comité federal salvo Cantabria y el PSC, que es un partido diferente. Baleares, Pais Vasco, La Rioja, Castilla y León, Madrid, Murcia, Navarra y Ceuta pidieron a Javier Fernández, sin éxito, una cumbre de líderes regionales pero sobre todo lanzaron un mensaje a los ganadores en votos del pulso interno en el PSOE: que están juntos a pesar de los intentos de que el sanchismo se diluya. De lo que haga Pedro Sánchezen los próximos días dependerá sus posibilidades en el futuro.
Publicar un comentario