Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 3 de octubre de 2016

¿Hubo pucherazo en Ferraz?




El Mundo asegura que “La mayoría de los barones del PSOE aboga por el ‘no’ a Rajoy”, mientras que Javier Fernández prevé un Comité Federal en 15 días para decidir. En la foto, el presidente Álvaro Urive, defensor del ‘no’. El diario informa de que “Las urnas echan por tierra el acuerdo de Santos y las FARC”. 

En el editorial se insta al desbloqueo político: “Tras la dimisión de Pedro Sánchez y la convulsa semana vivida en el Partido Socialista, la prioridad de los españoles sigue siendo la misma que al comienzo de la guerra interna en el PSOE: desbloquear la investidura”.

Raúl del Pozo escribe sobre vencedores y vencidos: “Un sábado entretenidísimo para los que han visto el programa de Antonio García Ferreras, un sábado feliz para la derecha española y para Unidos Podemos que piensan que han triunfado, de momento, los partidarios de darle el Gobierno al PP y la segunda Restauración contra la ruptura y la catarsis. Hace unos días me dijeron en La Moncloa: "Si no echan a Sánchez no hay Gobierno". Ya lo han echado”.

La Razón da su versión de lo ocurrido en Ferraz: “Así fue la revuelta que acabó con el ex líder socialista”. Dice que hubo un “fallido pucherazo” de Sánchez, con unas urnas “sin control”, lo que “provocó su caída”. Puso en contra “hasta a sus defensores”, y ni Borrell, ni Pérez Tapias ni Hernando quisieron ser “cómplices de la chapuza”. También sitúa a Madina “a un paso de presidir el Grupo Parlamentario”. Cruzando el charco: “Colombia se divide y un 50,2% dice ‘no’ al acuerdo con las FARC. 

En el editorial, el diario se recrea en su versión de lo ocurrido el sábado en Ferraz: “En plena discusión sobre la modalidad del voto, los miembros de la dirección sacaron la citada urna detrás del escenario por sorpresa y sin avisar y el propio Sánchez y su Ejecutiva comenzaron a votar sin control alguno sobre lo que hacían o cuántas papeletas introducían. Esta situación, abortada por los críticos con una monumental bronca que desató los ánimos ya caldeados y provocó escenas dantescas –lágrimas incluidas–, removió algunas conciencias decisivas y alteró las fuerzas en favor de los críticos, que entendieron que el PSOE con Sánchez ya no podía caer más bajo”.

“Colombia se asoma al abismo al rechazar el acuerdo de paz”, es el principal titular de la última edición de El País, que explica que el ‘no’ al pacto entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC vence en el plebiscito por solo medio punto y abre una era de incertidumbres. En la foto, partidarios del sí, lamentan la derrota. Sobre el PSOE, tono suave: “La gestora del PSOE busca recomponer la unidad”, y “se plantea cómo evitar unas terceras elecciones”. 

Editorial en clave económica, que augura recortes: “La ausencia de Gobierno, una política impositiva dislocada, la incapacidad para impulsar políticamente una reforma fiscal y la desaceleración económica esperada —por moderada que sea—, debido a la subida del petróleo y el agotamiento del efecto del tipo de interés del euro, conducen inexorablemente al riesgo de recortes drásticos en sanidad y educación en 2017 y 2018. Esta es la previsión más realista; para conjurarla se necesita no solo un Gobierno sino también una política económica más eficaz, que ajuste medios y fines”.

Ignacio Urquizu analiza las causas de la debacle del PSOE en estas páginas: “El Partido Socialista solo es capaz de ser una alternativa al PP entre los ciudadanos que tienen, como mucho, los primeros años de educación secundaria. En cambio, entre aquellos que declaran tener estudios superiores, el PSOE cae a la cuarta posición”. 

ABC, con un atril vacío en la sala de prensa de Ferraz: “Sánchez deja al PSOE con 68 escaños, por detrás de Podemos”. Se trata de un barómetro de GAD3 para ABC, del que concluye el rotativo, que el PP gana 22 diputados desde el 26-J, y en unas hipotéticas terceras elecciones “sumparía una amplia mayoría absoluta con los 25 de C’s”. 

“Al PSOE le conviene abstenerse”, afirma este diario en su editorial, ya que “unas nuevas elecciones generales serían la tumba política del socialismo, porque llegarían a ellas con liderazgos precarios, divisiones internas y ajustes de cuentas pendientes”.
Publicar un comentario