Sigue el blog por Email

lunes, 19 de septiembre de 2016

Susana Díaz ataca a Pedro Sánchez con armas de guerra

Resultado de imagen de susana díaz y pedro sánchez
Hasta la fecha, Susana Díaz ha jugado a amagar y no dar. Su apoyo fue decisivo para que Pedro Sánchez lograra ser secretario general. Creía que podría controlarlo y ocupar su puesto cuando le viniera bien, pero su protegido le salió rana y quiso volar por su cuenta. Un clásico. Desde entonces la tensión ha sido constante. El tuit de apoyo a la libertad de expresión de Guillermo Fernández Vara, que se ha hartado de pedir la abstención para dejar gobernar a Rajoy, marca el inicio de la guerra que declarará tras el previsible batacazo del PSOE en las gallegas y vascas. Esta vez va en serio. La sultana se está moviendo. Cuenta con el apoyo de los que salieron a defender al extremeño, empezando por Rubalcaba; de seis de los siete presidentes autonómicos socialistas; y de las viejas glorias, de González a Zapatero. Y, no lo olvidemos, encabeza la federación más poderosa del PSOE. Un apoyo aplastante en las alturas. Otra cosa es la militancia. Muchos socialistas le reprochan su deslealtad, por ejemplo, que abra las hostilidades en plena campaña del 25S. A Sánchez le ha advertido de que no se puede gobernar con 85 escaños. Pero algunos de sus barones aliados lo hacen con un porcentaje similar. Nunca dijo nada en contra. Díaz exige a Rajoy que dé marcha atrás para dejar gobernar a otro líder del PP. Pero esa vía es tan difícil, por no decir imposible, como el acuerdo a tres que predica Sánchez. El enfrentamiento ha llegado a tal extremo que la petición de seis años de cárcel para su mentor Griñán se interpreta en Ferraz como un varapalo que debilita a Díaz. Significativamente, Sánchez no ha salido a defender al expresidente andaluz. El PSOE no necesita enemigos externos, los tiene en casa.
Publicar un comentario