Sigue el blog por Email

sábado, 17 de septiembre de 2016

Rita Barberá: vida y milagros de la diosa del caloret



rita-barbera-770-1-rojo.jpg
Era febrero de 2011 y a Rita Barberá aún no le habíamos escuchado aquello del 'caloret': la Copa América de Vela, la visita del Papa y la Fórmula 1 no eran escándalos sino emblemas de la pujanza de la capital levantina; si alguien tenía alguna duda, Canal 9 lo contaba todo en clave triunfal. La alcaldesa de Valencia vivía momentos de gloria: en la inauguración de la X semana de la Valencia Fashion Week, aquella Rita que este miércoles salía del Partido Popular por la puerta de atrás vestía una pana roja que resaltaba sobre el fondo blanco y azul del Ágora, obra de Calatrava, por supuesto. Jordi González, por entonces presentador de un programa en el que entrevistaban a muertos, compartió protagonismo con las perlas de Manacor que lucía la anfitriona.
Se hizo tarde, uno de los miembros de su séquito la avisó tres veces de que debía irse y dar por inaugurado el acto. Se había pasado un buen rato de lo que estaba programado y entonces un colega del extinto Canal 9 comentaba: "Va a quedarse toda la vida aquí, pase lo que pase. A esta mujer le cuesta irse de los sitios". Un miembro del equipo de Rita lo escuchó y contestó: "Se quedará lo que le dé la gana". Casi una profecía.
El tiempo le ha dado la razón a aquel reportero que años después sufriría en sus carnes el cierre del medio público en el que trabajaba. La televisión valenciana se fue pero Rita siguió allí. Tuvo que dejar la alcaldía, pero Rita se hizo senadora, y ahora ha tenido que dejar el PP porque el Supremo mira hacia ella. Pero tampoco quiere irse y seguirá con un sueldo público: según el Boletín Oficial de las Cortes Valencianas, la alcaldesa de Valencia cobró 102.467 euros netos en 2014, de los cuales 96.712 se correspondían a sus cargos públicos.
Ahora deja el partido. Ella no es lo suficientemente digna para seguir en la formación que preside Mariano Rajoy sin perjudicar a Génova pero sí lo es para seguir siendo senadora sin perjudicar a la cámara alta. A sus 68 años, y después de casi un cuarto de siglo como alcaldesa de Valencia, bautizada en su día como "la alcaldesa de España" por Mariano Rajoy, la fama de honradez de la que presumía se desintegra y solo la presunción de inocencia la protege.
Cuando en mayo de 2015 fue expulsada del Ayuntamiento, la sombra de la sospecha ya planeaba directamente sobre ella. Ni el caso Imelsa, ni el caso Rus, ni la Operación Taula, ni las presuntas comisiones ilegales repartidas por todo su partido valenciano, ni la sombra de la financiación irregular, ni que sus concejales y asesores fueran imputados sirvieron para que ella se marchara.
Cuando su propia hermana apareció en los titulares, su secretaria escapaba agazapada en el asiento de atrás de un coche, cuando la abucheaban en los mercados donde antes repartía sonrisas, ella resistió. ¿De dónde ha sacado esta mujer su fuerza para agarrase a la roca como una pieza de mosaico al suelo?
Rita Barberá es hija de Carmen Nolla y de José Barberá. Su familia materna levantó un imperio de cerámica. Su tatarabuelo, el empresario catalán Miguel Nolla Bruixet, fundó una firma con tal prestigio que contaba con este eslogan: "Cualquier casa de pueblo que tenga mosaicos Nolla es de gente de bien".
Su padre fue un importante periodista valenciano que comenzó su carrera como redactor de El Tradicionalista y corresponsal en Roma de El Siglo Futuro. Eso fue antes del golpe de estado franquista. Luego trabajó en los primeros días del diarioLevante y en 1940, recién terminada la Guerra Civil, fue nombrado director de El Correo Gallego. En 1953 regresó a Valencia para hacerse cargo del periódicoJornada, fundado por el Movimiento Nacional en 1941, y fue elegido por los periodistas valencianos presidente de la Asociación de la Prensa, cargo en el que se mantuvo durante 30 años. Puede que éste sea un ejemplo de resistencia; claro que en aquel tiempo el concepto democracia era bien distinto.
Dicen que de su padre heredó Rita el amor por el periodismo. Ella estudió Ciencias Políticas, Económicas y Empresariales en la Universidad de Valencia y Ciencias de la Información en la Complutense de Madrid. Antes de entrar en política trabajó enRadio Valencia y como redactora de tribunales y de urbanismo en el Levante. Ya se intuía entonces su interés por el urbanismo.
A los 25 años, en 1973, Rita fue declarada 'Musa del Humor' en un concurso literario instaurado por el Ayuntamiento de Valencia, la llamada Olimpiada del Humor. Un año antes lo había ganado Natalia Figueroa, hija del Marqués de Santo Floro y también periodista. Justo en 1972 (14 de julio) se casó con Raphael, el cantante, en pleno apogeo de su carrera. Ni que decir tiene que aquellas imágenes de Rita Barberá en la Olimpiada del Humor, con 25 años, invadieron las redes con sus escándalos recientes. La historia es de traca...
El entonces Jefe de la Policía Municipal de Valencia encargó al director de la Banda de Música de la Policía que compusiera un pasodoble para la hija de José Barberá. Sería el primero de cinco composiciones dedicadas a la ex alcaldesa, reconocida musa, no solo del humor, sino de músicos con ganas de agasajar a la diosa municipal de la capital del Turia. En el registro de la SGAE hay efectivamentecinco composiciones con su nombre de la ex alcaldesa, si bien hay que matizar que las dos últimas son remixes de su mítico 'caloret'.
Murió Franco y Rita Barberá se afilió a la Alianza Popular de Fraga Iribarne,antecedente del PP. De hecho, fue cofundadora del partido en Valencia y eso que al principio don Manuel no confiaba en ella y dicen que hasta la hizo llorar en alguna ocasión, aunque fuera considerado más tarde su mentor.
En 1987 se presentó como candidata a la Generalitat Valenciana por AP. No llegó al medio millón de votos frente al doble obtenidos por el socialista Joan Lerma pero aguantó en la oposición y cuatro años después se convertía en candidata al Ayuntamiento. Perdió las elecciones otra vez pero el apoyo de Unión Valenciana la dio el puesto de alcaldesa. Un acuerdo muy parecido se repetiría por la izquierda 24 años entre Compromís, PSPV y València en Comú, pero Rita en esta ocasión lo definió como "pacto de perdedores" porque la que salía del ayuntamiento era ella.
Tras su primer mandato, Rita Barberá ganó todas las elecciones por mayoría absoluta. Su mejor resultado fue en 2007, en plena Copa América de vela, cuando logró el 56,67% de los votos y 21 concejales, triturando a la ex ministra Carmen Alborch, candidata socialista. Durante su hegemonía se alejó de los medios de comunicación y no participaba en los debates municipales.
En mayo de 2015, tras prometer públicamente que no abandonaría el Ayuntamiento "como una rata", Rita ni siquiera recogió su acta de concejal y se marchó al Senado, donde ahora formará parte del grupo mixto tras haber sido obligada a darse de baja del Partido Popular.
El pasado mes de mayo, Pilar Eyre descubría en Lecturas un viaje turístico de Rita Barberá a la India donde la ex alcaldesa de Valencia pretendía que cerraran el Taj Mahal (el Templo del Amor) sólo para visitantes ilustres como ella. Mucho más interesante es saber quién la acompañaba ¿Por qué nunca se habla de la (apasionante) vida sentimental de Barberá?


Publicar un comentario