Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 24 de septiembre de 2016

Rajoy: "Pedro Sánchez, matemáticamente, puede ser presidente

Resultado de imagen de José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sanchez


Tiene razón Mariano Rajoy. La aritmética le da a Pedro Sánchez para ser investido presidente del Gobierno. Va a jugar esa carta hasta la extenuación, incluso tras el previsto desastre de los socialistas en Galicia y el País Vasco. A quien no le da la aritmética es a Mariano Rajoy y por eso fue agriamente revolcado dos veces en la investidura. A Sánchez, en efecto, sí le da la aritmética aunque su planteamiento político sea un disparate.

No se puede gobernar desde 85 escaños encabezando un Frente Popular que requiere del apoyo de varias decenas de partidos y agrupaciones, casi todos de extrema izquierda. En esa alianza descabellada, tomará el mando Podemos. Pablo Iglesias se merendará políticamente a Pedro Sánchez. El líder socialista cederá en todo con tal de llegar a Moncloa primero y luego mantenerse allí. El deterioro para España puede ser atroz, pero a Pedro Nono solo le importa salvar su pellejo aunque para ello tenga que hundir a la nación española.

Y en eso estamos. El líder socialista lo tiene todo planeado. Tras el anunciado desastre en Galicia y País Vasco, en lugar de dimitir, hará la pirueta de decirle al Rey que la aritmética le da y que puede ser investido con el enjambre de votos dispersos de los secesionistas y la extrema izquierda española. En Ferraz se da por descontado que el acuerdo entre el PSOE y Podemos, es decir el Partido Comunista, está cerrado y que la anquilosada maquinaria política se pondrá en marcha el próximo lunes para hacerle una higa a Mariano Rajoy y conducir a España hasta el mismo borde del abismo.

En Europa se contemplan con alarma creciente los movimientos de Pedro Sánchez y se preparan las medidas para obligar a España, como se ha hecho con Grecia, a cumplir las disposiciones europeas. La ambición personal de un político de cortos alcances nos puede conducir a una situación límite, a pesar de la oposición interna de Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Corcuera, José Bono, José Borrell, José Luis Rodríguez Zapatero y tantos otros pesos pesados del PSOE que ven en la política de Sánchez la fractura del centenario partido socialista.
Publicar un comentario