Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 9 de septiembre de 2016

Mientras el PP sube en las encuestas por su honradez y gallardía el PSOE se atrinchera con los bolivarianos llenos de mentira.


Según la última encuesta realizada por el CIS referente a la intención de voto de gallegos y vascos en las elecciones del 25 de septiembre arroja resultados muy diferenciados. En Galicia, la victoria del PP por mayoría absoluta sería un formidable logro que pasaría factura a la variopinta oposición. De verificarse los datos, Núñez Feijóo se colocaría en el primer lugar de la parrilla para suceder a Mariano Rajoy. En la encuesta, PSG-PSOE y “En Marea” (Podemos) empatan en porcentaje de voto y se disputan el segundo puesto. Los socialistas pierden dos diputados, mientras que En Marea mejora con mucho los resultados obtenidos por la candidatura radical de izquierdas formada por el Bloque Nacionalista Gallego e Izquierda Unida hace cuatro años. Ciudadanos oscila entre obtener un diputado por Pontevedra o quedarse fuera del Parlamento. Imagino que la encuesta supondrá una inyección de euforia para el PP y su electorado, mientras que para la izquierda es un jarro de agua fría que frustra su aspiración de lograr la hegemonía a través de una amplia alianza. El PP prolongaría su ciclo en el poder iniciado en el año 2009.


La victoria del PNV (27 o 28 diputados) no le evita formar alianzas para asegurarse la gobernabilidad del País Vasco, aunque aleja el fantasma del “sorpasso” que alimentaba la gente de Podemos en vista de los resultados obtenidos en las elecciones generales. El segundo puesto se lo disputan Bildu (16) y Podemos (15-16) a una gran distancia del partido de Íñigo Urkullu. PSOE y PP empatan a ocho escaños. La caída de los socialistas es espectacular al pasar 16 diputados a la mitad. El PP pierde dos escaños. En el País Vasco se podría formar un polo radical muy potente, con los diputados de Bildu y Podemos, que obligaría al PNV a pactar con PSOE o PP. La aritmética va a obligar a retorcer los discursos. El PNV tiene una amplia trayectoria de acuerdos con los socialistas, que dadas las circunstancias del País Vasco, seguro que contaría con la abstención del PP.
Extrapolando los resultados sobre la política española, la encuesta es muy preocupante para el PSOE, que pasa de los 34 escaños que tenía entre los dos territorios a quedarse en 24. Pedro Sánchez convierte en oro todo lo que toca. La cosecha del PP es desigual (muy bien en Galicia y mal en el País Vasco) y Podemos se afianza como segunda o tercera fuerza, beneficiado por la caída del PSOE. Ciudadanos aspira a tener un escaño entre siete provincias. Los números lo dicen todo.
Publicar un comentario