Sigue el blog por Email

sábado, 17 de septiembre de 2016

Dormir demasiado es muy peligroso.

Imagen ilustrativa

Científicos afirman que son varias las porciones de sueño necesarias para cada individuo y estas dependen de diversos factores, como la edad de las personas.

El sueño es esencial para la salud, ya que ayuda a recuperar la energía y esclarecer la mente. Científicos afirman que son varias las porciones de sueño necesarias para cada individuo y estas dependen de diversos factores, como la edad de las personas. Así, por ejemplo, los bebés pasan hasta 20 horas durmiendo. Los adolescentes necesitan entre siete y nueve horas diarias, mientras que los adultos de seis a ocho horas.
Según Michael Irwin, psiquiatra en ciencias de la conducta de la Universidad de California en Los Ángeles, personas adultas que duermen más de 8 horas tienen un sueño más ligero, ya que no alcanzan un estado profundo y constante del sueño. En consecuencia, le presentamos seis consecuencias negativas que acompañan el sueño prolongado o dormir demasiado, según la información recopilada por la BBC.

1. Enfermedades cardiovasculares

Los probables infartos son fruto no deseado de dormir en exceso y de las alteraciones cardiovasculares. Además, una persona que duerme demasiado corre más riesgo a largo plazo de tener alteraciones neurológicas y metabólicas. Las mujeres tienden a dormir más que los hombres, lo que las pone en una posición más vulnerable y aumenta el riesgo de que desarrollen problemas cardiacos.

2. Problemas con el metabolismo

Existe un vínculo entre el sueño prolongado y la obesidad. Susan Redline, de la Universidad de Harvard (EE.UU.), afirma que, según una teoría, "dormir demasiado se traduce en poca actividad física". "Aquellos que duermen demasiado, tienen menos período de tiempo disponible en el que pueden estar activos", detalla Redline.
11 hábitos de salud simples que estás haciendo mal
Applying Sunscreen: <p><strong>MISTAKE:</strong> Washing your hands afterward</p><p>This is one time you don’t want to wash your hands. If you suds up after slathering on sunscreen, you leave a crucial surface exposed to harmful UV rays.</p><p>“I frequently see accelerated aging on the hands because people forget to apply sunscreen there,” says Northwestern University dermatologist Amy Derick, M.D.</p><p>Apply about as much sunscreen to your hands as you would if you were moisturizing with lotion—and don’t forget your nails. Yes, they’re dead cells, but the tissue underneath is active and susceptible to <a href="http://www.menshealth.com/health/melanoma-and-moles">melanoma</a> and other skin cancers, the Skin Cancer Foundation warns. (Washing your hands is just the tip of the iceberg. Here are <a href="http://www.menshealth.com/health/4-things-every-guy-gets-wrong-about-skin-cancer">4 Things Every Guy Gets Wrong About Skin Cancer</a>.)</p>
11 hábitos de salud simples que estás haciendo mal


3. Diabetes

El exceso de sueño podría llevar a que una persona tenga diabetes. Según afirma Susan Redline, que también trabaja como doctora del departamento de desórdenes del sueño del hospital Brigham and Women's de Boston, en EE.UU., una persona que duerme demasiado tiende a tener elevados los niveles de azúcar en la sangre, más precisamente: altos niveles de glucosa. Esto hace que la persona corra el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según Redline.

4. El cerebro comienza a fallar

Científicos del Diario de la Sociedad Geriátrica de Estados Unidos señalaron que el exceso de sueño crónico podría acelerar el envejecimiento del cerebro, lo que a su vez puede afectar el desarrollo óptimo de las actividades diarias.

5. Riesgo de muerte precoz

Según los datos de varios estudios epidemiológicos, las personas que gozan de más horas de sueño mueren precozmente. Esto sucede debido a que las personas que duermen más de lo necesario tienen mayor riesgo de padecer diabetes o alguna enfermedad cardiovascular, destaca el psiquiatra Michael Irwin.

6. Depresión

El psiquiatra opina que las personas que sufren algún tipo de depresión suelen dormir más. Ello incrementa el riesgo de que se agrave el estado de salud de las personas que padecen depresión, ya que pasan un tiempo excesivo prostradas en la cama, activando los peligros explicados anteriormente.
Publicar un comentario