Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Así era María Villar Galaz: 39 años, casada y asesinada en México


Piel blanca y pelo largo. Esas eran las señas con las que su marido y su primo buscaban a María Villar Galaz desde el pasado 13 de septiembre, cuando desapareció tras coger un taxi en Santa Fe, México, tras salir de una reunión de trabajo. Esa descripción correspondía con el cuerpo que este martes estaba en la morgue de Toluca, capital del Estado de México. El cadáver era el de María, una española de 39 años y residente desde hace más de tres años en México. 
Sobrina del presidente de la Real Federación Española de Fútbol Ángel María Villar, María era ejecutiva de alto nivel de la multinacional IBM México, donde llevaba trabajando desde julio de 2014. Miembro de la División de Servicios de Consultoría de esta empresa, también participaba en proyectos con Banamex, el segundo mayor banco del país. Fue precisamente en Santa Fe, donde cada día acudía a trabajar a la sede de IBM en México, donde desapareció después de coger un taxi la noche del 13 de septiembre muy cerca de un centro comercial. Estaba casada con el brasileño Cristiano Do Vale -también tenía la nacionalidad española- y estudió en la Universidad Complutense de Madrid.

Vivía en uno de los mejores barrios de México

Las alarmas saltaron la misma noche del 13 de septiembre cuando María Villar no regresó a su casa del barrio de Polanco, una de las zonas residenciales y más exclusivas de la Ciudad de México y donde viven muchos extranjeros -sobre todo alemanes, españoles, libaneses y judíos-. Antes de meterse en el taxi, María llamó a su marido informándole de que ya regresaba a casa. Una vez dentro, se perdió su rastro después de que el conductor la llevara a varios cajeros automáticos para que sacara todo el dinero posible con sus tarjetas de crédito.
María Villar GalazMaría Villar Galaz
Sus amigos utilizaron las redes sociales para denunciar su desaparición con una foto de la joven y un texto escrito en español, inglés y portugués informando del recorrido de su trayecto y solicitando información sobre su paradero. Pocas horas después, los secuestradores se pusieron en contacto con la familia de María Villar Galaz, a la que pidióun rescate que fue pagado el 14 de septiembre por su marido Cristiano y su primo e hijo de Ángel María Villar, Gorka Villar.
La cantidad exigida por el rescate no ha trascendido aunque varias versiones apuntan a que se pagó 90.000 euros, cifra que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, ha negado al señalar que fue "muy inferior". 

Atada de pies y manos y una bolsa en la cabeza

Una vez los secuestradores recibieron el dinero, la familia esperaba que "en cuestión de tiempo estuviera libre y sana", como señaló esta martes por la noche el ministro a Onda Cero. Sin embargo, las últimas informaciones apuntan a que María Villar fue asesinada el jueves 15 de septiembre, dos días después de ser raptada.
Ese día su cuerpo llegó a la morgue tras ser hallada en un arroyo en Mirasol -en el municipio de Santiago Tianquistenco- con una bolsa en la cabeza y atada de pies y manos pero no fue hasta este martes cuando el cadáver ha sido reconocido por su marido y su primo Gorka Villar. Según las primeros indicios falleció asfixiada.
Publicar un comentario