Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 12 de agosto de 2016

Megan Fox: Sufrí acoso escolar y desde entonces he fortalecido cuerpo y alma.

 
Se conmueve cuando ve a las Tortugas Ninja luchando con los malos y solo se siente a gusto con los niños y los adolescentes. En Instagram se define como "hija de la tribu Cherokee, ninfa de los bosques, luna y diosa madre de dos niños kamikazes y artistas, espíritus libres y militantes pacifistas".
Los fotógrafos todavía se obsesionan por sus labios carnosos, sus curvas armoniosas y sus ojos que no pueden ser más azules. Ella dice estar cansada de esa imagen, pero la asume con singular resignación: "Creo que nunca conseguiré librarme de ella". En Hollywood Megan Fox fue la 'sex symbol' que los estudios cinematográficos proponían obsesivamente tras haberla lanzado como la nueva Angelina Jolie. Solo dejaron de hacerlo cuando ella se negó a volver al rodaje del tercer 'Transformers', tras declarar a los cuatro vientos que el director Michael Bay era un dictador misógino y prepotente.
Paradójicamente, acaba de trabajar con él de nuevo, ya que es el productor de 'Ninja Turtles. Fuera de las sombras' (estrenada el pasado día 8), donde ella es la protagonista femenina.


En la película, Megan Fox da vida a la reportera April O'Neil. La entrevistamos con motivo del estreno. La actriz está tranquila y se muestra amable, aunque parece algo cansada tras una larguísima jornada con la prensa. Lleva un vestido negro que esconde su inminente maternidad. En el momento de la entrevista espera a su tercer hijo -tras Noah, de tres años, y Bodhi, de dos- de su marido Brian Austin Green (el guapo de 'Beverly Hills 902210'), con el que parece haber retomado la relación tras un reciente anuncio de divorcio.

Han pasado 10 años de la primera 'Transformers', la película de acción que te dio a conocer al mundo entero. ¿Cómo sobreviviste a las presiones de Hollywood?
He aprendido mucho y me ayudó tener a mi lado a Brian (Austin Green, con quien se casó en 2010). Es una auténtica roca para mí: actúa desde los nueve años y conoce el universo del cine bastante mejor que yo. Siempre hemos tenido una relación sólida y equilibrada, porque somos dos polos opuestos y encajamos a las mil maravillas. Y, además, ¿sabes una cosa? Tras tantos años de 'bullying', me veo bien preparada.
¿Qué quieres decir con eso?
Desde que nací me he sentido como un pez fuera del agua. En la escuela no tenía amigos. Y de adolescente, tuve que sufrir comentarios negativos y otras dificultades. Así que aprendí pronto a hacerme una coraza protectora. Una buena lección para sobrevivir en Hollywood, donde primero te suben al cielo y, a renglón seguido, te destruyen.
¿Tus compañeros de clase te trataban mal?
Sí, muy mal. Me acusaban de llevar pestañas postizas y de usar lentes de contacto para alterar el color de mis ojos. Era pequeña, tenía siete u ocho años y esas críticas me parecían increíbles.
Hoy, sin embargo, niños y adolescentes te adoran y te han premiado con todos los reconocimientos posibles, desde los premios Kids Choice a los Teen Choice de la MTV. ¿Cómo explicas esta atracción?
Los niños son rebeldes por naturaleza e intentan expresarlo cuando se enfrentan a los padres, a los maestros o a la sociedad en general. Yo, en el fondo, soy una persona irreverente y rebelde.
¿Qué desencadena tu ira?
La intolerancia, la mezquindad y el odio que percibo a diario y por todas partes. Me amarga ver que suceden cosas horribles a las mujeres y me dan miedo la maldad y el oscurantismo del mundo en que vivimos.
¿Lloras alguna vez por ello?
A menudo. Soy una persona muy emotiva y vulnerable. Lo hago incluso cuando veo a las Tortugas Ninja en acción... Me considero fuerte y frágil a la vez. Como cuando era pequeña, que se me saltaban las lágrimas al ver a un sin techo, por dolor y por compasión. Lloro en el cine y por otras mil razones.
¿Por ejemplo?
Cuando me siento sin esperanza. Hace poco estaba en la cama, de noche a oscuras, y me preguntaba sobre la vida y los problemas en general. Y me decía: debe de haber una especie de orden espiritual, un sistema, algo que dé sentido a todo esto. Creo en el viaje del karma y en el crecimiento del alma. De lo contrario, la vida sería intolerable.
Hace años, en otra entrevista, me dijiste que el amor es dolor.
Me refería al que se siente por los hijos, es algo desmesurado y que hace daño.
Tienes 30 años, una larga relación con tu marido y una familia. Sin embargo, hace unos meses pediste el divorcio, de momento en 'stand by' por tu embarazo. ¿Qué buscas hoy en la relación de pareja?
Tras el nacimiento de mis niños, mi relación con Brian cambió. Se disiparon todas aquellas ñoñerías de las canciones de amor, tan ingenuas. Lo que sientes por un hijo es único e incomparable y jamás podrás experimentar esas mismas emociones con un adulto. Es cierto que es bello tener un compañero, un amigo, sobre todo cuando tienes hijos, pero no veo la necesidad de cogernos de la mano y hacernos regalos por San Valentín. Todas esas cosas me parecen fantasías pueriles.
Y el trabajo, ¿qué representa en esta fase de su vida?
En los últimos años, he preferido las comedias y he rechazado las películas dramáticas. No quiero llevar a casa emociones violentas procedentes del rodaje. En cualquier caso, me siento segura como actriz y más cómoda en los rodajes. Sigo teniendo buenas oportunidades y me pregunto por qué me sucede a mí, dado que invierto muy pocas energías en mi profesión.
Entonces, ¿crees que de alguna forma eres actriz por casualidad?
En absoluto. A los cuatro años ya tenía decidido que iba a serlo. "Seré actriz", le repetía a mi madre. Sabía que iba a tener éxito, pero no entendía el porqué.
¿Y, hoy?
Todavía estoy intentando explicármelo.
Publicar un comentario