Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 22 de agosto de 2016

La UE sale muy fortalecida con el Brexit.

François Hollande, Angela Merkel y Matteo Renzi, en la isla italiana de Ventotene.
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Francoise Hollande, se reunieron este lunes en la isla italiana de Ventotene, cerca de Nápoles, para relanzar una Unión Europea golpeada por el Brexit, la crisis de los refugiados y la amenaza yihadista. La intención de los tres líderes era analizar las propuestas para fortalecer la integración europea tras la salida del Reino Unido que llevarán a la cumbre europea del 16 de septiembre en Bratislava, ya sin la presencia de Londres.
Renzi recibió a Merkel y Hollande a bordo del portaaviones Garibaldi, buque insignia de la misión europea Sofía, encargada de luchar contra el tráfico de personas y de entrenar a los guardacostas libios para salvar vidas de los inmigrantes en el Mediterráneo. Los tres líderes se mostraron de acuerdo en la creación de una "guardia costera de la Unión Europea". En este sentido Francois Hollande aseguró que es un deber de Europa "protegerse", pero "también acoger a quien está obligado a exiliarse poniendo en riesgo su propia vida". Por su parte Renzi abogó porque la UE trabaje para bloquear las salidas de los migrantes.
"Tenemos que garantizar una Europa segura y vivir según nuestros principios", dijo la canciller alemana. Angela Merkel se mostró a favor de incrementar la seguridad interna y externa de la UE, para lo que advirtió de que es necesario un "intercambio de los servicios de Inteligencia". "Frente a un desafío tan grande y con tantos refugiados que llegan tenemos que mejorar los mecanismos de protección de las fronteras".
"Muchos creían que después del Brexit Europa estaba acabada", aseguró el primer ministro italiano. "No es así. Tenemos ganas de escribir una nueva página de futuro", añadió. "Nosotros pensamos que Europa no es el problema, sino que puede ser la solución. Para los populismos, sin embargo, todo es culpa de Europa. Europa es la oportunidad más grande que tienen las nuevas generaciones. No nos dejemos desanimar por el Brexit", advirtió.
El premier italiano defendió la necesidad de medidas económicas "fuertes", «inversiones de calidad acompañadas de reformas estructurales. Invertir en manifactura 4.0, renovables y en los jóvenes".

"Más valores y menos finanzas"

Renzi quiere más flexibilidad frente a la austeridad que defiende Bruselas y Berlín. Un día antes del encuentro en Ventotene, el primer ministro italiano recordó que es fácil echar todas las culpas a Europa y que lo difícil es intentar construir una Europa diferente, "más atenta a los valores y menos a las grandes finanzas. Nosotros lo estamos intentado con toda la energía de la que disponemos".
El encuentro entre los tres líderes, que ya se reunieron el pasado mes de junio en Berlín tras conocerse el resultado del Brexit, no pretende "crear un club específico» ni tener un carácter exclusivo, según aseguraron fuentes diplomáticas francesas a los medios locales. Se trata de "demostrar la unidad de los tres países más grandes de Europa". Pero lo cierto es que París, Roma y Berlín mantienen posiciones divergentes respecto a importantes temas, como la gestión del flujo de migrantes y la crisis de los refugiados. Italia, puerta de entrada a Europa de personas que huyen de la guerra y el hambre, ha pedido en reiteradas ocasiones la solidaridad de sus socios europeos. Una solidaridad que parece haber encontrado en Berlín.
"Alemania ha cambiado su posición" respecto a la gestión de los migrantes, dijo Merkel. «Durante tantos años hemos sido contrarios a la europeización de este tema; ahora, sin embargo, queremos mayor cooperación europea: la Guardia costera sola no puede controlar las fronteras marítimas». La canciller alemana aseguró que la cooperación con Turquía respecto a la gestión de los refugiados "es justa", ya que "de otro modo no podríamos ganar la lucha contra los traficantes de hombres".

Colaboración con Turquía

Sobre el tema de la inmigración explicó que la "la colaboración con Turquía" para el control de las fronteras "es buena", pero reconoció que "hay que trabajar mucho aún" para resolver la crisis migratoria.
La elección de Ventotene como escenario de esta cumbre europea a tres no fue casual. En esta isla italiana se redactó en 1941 el Manifiesto de Ventotene, uno de los documentos considerados fundacionales de la actual Unión Europea. Y precisamente en esta isla está enterrado Altiero Spinelli, impulsor de este manifesto y defensor a ultranza del federalismo europeo, considerado uno de los padres de la UE. El documento proponía la creación de una Federación Europea de estados con el objetivo de impedir una nueva guerra entre ellos y mantener la paz en el continente. Más tarde el Manifiesto, elaborado junto a Ernesto Rossi y Eugenio Colorni, fue concretado por Robert Schumann, Konrad Adenauer y Alcide De Gasperi con los Tratados Europeos firmados en el Capitolio de Roma en 1957.
Hasta la tumba de Spinelli se acercaron los tres líderes europeos para depositar una ofrenda y rendir un pequeño homenaje al político italiano, que pasó más de 10 años en la antigua prisión de la isla junto a otros 800 presos políticos por oponerse al régimen fascista de Mussolini. La visita duró poco más de un cuarto de hora. Los tres líderes entraron en el cementerio de la isla y depositaron un ramo de flores azules y amarillas, como los colores de la Unión Europea.
Publicar un comentario