Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 8 de agosto de 2016

Encuestas del CSIF (1ª semana de Julio) y barómetro de la última semana del mismo mes. (PP roza la mayoría)


Las encuestas del CSIF siempre han sido las más distantes de la realidad. Falta de motivación entre los funcionarios/sociólogos que cubren  estos parámetros para acercarlos a los españoles. Está última encuesta se de su barómetro se realizó la primera semana de Julio, osea, nada de nada, 
Perro viene a indicar que: 
El Partido Socialista lograba en ese momento un 23,1%, es decir, medio punto más que lo que realmente obtuvo en las urnas. El resto de las fuerzas políticas se anotaban un descenso. Así el PP caía levemente, en la misma proporción que subía el PSOE, es decir cinco décimas. En la primera decena de julio obtenía un 32,5% frente al 33% que cosechó el 26-J. Por su parte, Unidos Podemos con las confluencias de la formación morada se anotaba un 19,6% según la encuesta, es decir, punto y medio por debajo de la marca de 21,1% que consiguió en las elecciones. El partido de Pablo Iglesias es el que peor sale parado en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas.
Ciudadanos, la fuerza liderada por Albert Rivera, también descendía. En concreto, la encuesta le otorgaba un 12%, es decir, un punto menos que lo obtenido en las urnas.
La leve subida del PSOE puede explicarse como consecuencia de un cierto efecto de euforia tras haber constatado parte de sus votantes abstencionistas que finalmente el partido consiguió resistir la ola de la coalición Unidos Podemos a la que todas las encuestas situaban por delante. De la misma forma, el descenso de los Populares podría explicarse como un desinfle tras el resultado ciertamente inesperado y notable que logró en los comicios cuando registró un crecimiento de 690.000 votantes y catorce escaños más que los obtenidos el 20-D.
Las variaciones al alza y a la baja que registran PSOE y PP respectivamente son muy pequeñas pero quizá podrían bastar para evitar la pérdida del último escaño a manos de los nuevos partidos en unas cuantas provincias.
La intención de voto que el CIS registraba para Unidos Podemos sólo unos días después de la cita electoral es especialmente llamativa. No sólo porque se trata de 1,5 puntos sino porque parece confirmar el desencanto de buena parte de sus electores a la vista de que la alianza sellada entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón finalmente no ofreció los réditos esperados.
La caída de Ciudadanos también es trascendente. Baja un punto que se suma a los ya perdidos en las propias urnas y se acerca cada vez más al listón del 10%. Probablemente, C's esté cosechando las consecuencias de su propia volatilidad ideológica que le llevaron tras el 20-D a firmar con el PSOE un pacto que finalmente no fructificó y, posteriormente, ante los comicios del 26-J, intentó marcar distancias sin lograr tampoco un buen resultado. De hecho perdió respecto al 20-D ocho escaños.
El barómetro del CIS, bastante equivocado,  muestra en cualquier caso que los dos partidos históricos siguen sosteniendo juntos el resultado del bipartidismo: 55,5%. Por su parte, las dos fuerzas emergentes pierden juntas posiciones. Si el 26-J consiguieron atraer entre las dos al 34% de los electores, apenas diez días después, perdían un 2,5% acercándose ya al límite del 30%.
Publicar un comentario