Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 19 de agosto de 2016

El Pacto RIVERA, Rajoy y el Opus Dei turco como testigos acreditan que el PP está terminado.

Mariano Rajoy está dando palos de ciego y tratando de justificar sus errores de gestión gubernamental. Esta, la situación se encuentra el pueblo de España por culpa de la torpeza del mastodonte de Pontevedra .
A Mariano, con buen criterio, le avisan hasta en 3 ocasiones de que situación como en la que estamos se podría dar mucho más teniendo en cuenta de que concurrían  a la palestra electoral cuatro partidos que aunque pillabichos  y cazadores del votos, por desgracia, el pueblo también les vota. Dos partidos independentistas  que el TC te ha enfadado con ellos cuando es de su competencia. 
En el PP aun no se han enterado de que para obtener mayoría parlamentaria hay que matar a los " Ciudadanos"..................CON CUATRO PARTIDOS NUNCA SE SACARÁ, MAYORÍA. Ellos con mayoría aplastante y astucia de felino político no deberían haber dejado que llegase está situación. 

Parece que el jefe/dueño del PP es Rivera ¿Verdad?: La entrevista entre Rajoy y Rivera, cuarta o quinta desde las últimas elecciones generales, ha tenido un resultado sorprendente, como sorprendente fue que en el día anterior el Comité Ejecutivo del PP no aprobase ni tratase las condiciones expuestas por Albert Rivera para apoyar la investidura del candidato del PP. Tras la reunión, Rajoy señaló que “se había dado un paso decisivo para formar gobierno”, mientras que Rivera manifestó que “hemos conseguido que España se desbloquee”. Al parecer, Rajoy ha aceptado las premisas exigidas por Ciudadanos para contar con sus votos. Entre ellas está la eliminación de aforamientos, la reforma de la ley electoral dotándola de una mayor proporcionalidad, la suspensión de funciones para los cargos públicos que sean imputados en un sumario, la formación de una comisión de investigación sobre la financiación del PP, etcétera. Como todo está muy confuso, resulta que una vez aceptadas las condiciones iniciales habrá una negociación para acordar un programa de investidura en el que se incluirán otras propuestas, como la supresión de las diputaciones, la reconversión del Senado en Cámara territorial o la despolitización de la Justicia.
Dado el bloqueo en que se encuentran las instituciones, las propuestas de Ciudadanos resultan secundarias, lo importante es la capacidad que tienen para acabar con la paralización institucional. Los requisitos expuestos por Rivera hay que verlos como un elemento necesario para justificar el pacto ante el electorado. No creo que se vaya a dar una mayor proporcionalidad a la ley electoral, porque si la actual fragmentación del Parlamento ha traído la ingobernabilidad, no quiero pensar lo que ocurriría con una mayor pluralidad. Lo hago constar sólo a título de ejemplo.
Aquí está todo muy confuso, porque ni Rajoy ni Rivera hablan claro. ¿A qué se debe que ahora Rajoy acepte el 30 de agosto para comparecer ante el Congreso de los Diputados, cuando lleva casi dos meses diciendo que es preciso el acuerdo previo con el PSOE? ¿Cómo Rivera afirma que se acabó el bloqueo, si nos dijo repetidamente que los 32 escaños de Ciudadanos no eran en esta legislatura decisorios? La aritmética parlamentaria es tan adversa ahora para la alianza PP-Ciudadanos, como hace una semana, pero por razones no explicadas ambos consideran que van a ganar la batalla de la investidura. Las cuentas no salen con Sánchez diciendo “no por ética e ideología”.
Publicar un comentario