Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 21 de julio de 2016

Toque de atención de Rajoy.- Investidura a la primera o elecciones inmediatas.

El líder del PP intensifica su presión sobre Rivera para que se comprometa ante el Rey a respaldar la formación de Gobierno
El Rey acelera los contactos para que la investidura pueda ser a primeros de agosto

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, informa de su reunión con el...
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, informa de su reunión con el Rey para formar Gobierno.
Mariano Rajoy no está dispuesto a jugar al gato y al ratón, ni al tira y afloja conCiudadanos. El candidato del PP quiere decidirlo todo de una tacada, echar un órdago, porque el tiempo, y los números, apremian: o hay una investidura en el primer intento o el país quedará abocado a las terceras elecciones, salvo que haya un plan alternativo que sólo pasaría por conjugar un Gobierno multipartito de izquierdas más las fuerzas independentistas.
O lo toman o lo dejan. Ésa es la partida en la que está decidido a apostar y en la que espera que todos, Albert Rivera el primero, expongan sus cartas sobre la mesa del Rey la próxima semana.
El candidato del PP cuenta con siete días para explicar los riesgos, hacer ofertas, escuchar demandas, y presionar. Acucian los Presupuestos, los compromisos con Bruselas, la subida de las pensiones e incluso la revisión del sueldo de los funcionarios.

La formación rápida, en la primera quincena de agosto, de un gobierno estable que en plenitud de facultades pueda tomar decisiones es, insisten en Génova y en Moncloa, «responsabilidad en primer lugar del PP, pero también de todos los demás». Y añaden: «La abstención de Ciudadanos y el no del PSOE bloquean el camino; no facilitan nada, nos conduciría a las terceras elecciones».
Felipe VI ha convocado ya ronda de consultas con los representantes de las fuerzas parlamentarias. Empezará el martes y acabará el jueves. Catorce interlocutores en sólo tres días; ronda rápida si se compara con la primera que llevó a cabo tras el20-D y a la que dedicó cinco jornadas. El Rey, como apuntó ayer la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no se desmarca del «interés» que hay por parte de todos «en tener un Gobierno lo antes posible y un debate de investidura también lo antes posible».

Resultados de la negociación

Habrá que esperar al próximo jueves para comprobar los progresos en la negociación de gobernabilidad. En función de los mismos, Rajoy decidirá la respuesta que dará al Rey si le ofrece de nuevo ser candidato a la investidura. En el círculo del presidente en funciones hay una opinión casi unánime: no debe aceptar el encargo si no tiene garantizados los respaldos suficientes para lograr la confianza de la Cámara en el primer intento. Al debate de investidura se va, en las actuales condiciones, a sufrir, sí, pero para ganar.
Y, además, Rajoy no se prestará a sucesivas oportunidades. Sólo está dispuesto a una tirada. La hipótesis de Pablo Iglesias aventurando que el candidato popular se presentará ahora a la investidura y perderá, y volverá a intentarlo en septiembre y entonces la sacará adelante con la abstención del PSOE, carece de base, afirman en Moncloa.
El momento de formar Gobierno es ahora, recalcan en el PP, y se apresuran a garantizar que, pese a la urgencia, no existe ningún pacto con las fuerzas nacionalistas para conseguirlo. «Sólo hemos hecho una oferta y ha sido al PSOE y Ciudadanos», aseguró ayer el secretario general del grupo parlamentario, José Antonio Bermúdez de Castro. Los populares acusan a C's de «sobreactuar» a cuenta de los polémicos 10 votos que presumiblemente aportaron los nacionalistas a los candidatos de PP y C's en la Mesa del Congreso.

Presión sobre Ciudadanos

Ayer, los vicesecretarios del PP se sumaron a la estrategia de poner a Ciudadanos frente al espejo de la realidad. El de Organización, Fernando Martínez-Maillo, pidió a la formación naranja que se «arremangue», se preste a negociar con el PP y se decida a dar el sí a la investidura de Rajoy. Y no olvidó redoblar la apuesta advirtiendo de que podría llegar a ponerse en marcha la vía del pacto de izquierdas -PSOE y Podemos- junto a independentistas y nacionalistas -ERC, Convergència yPNV-, que a buen seguro Ciudadanos rechaza de plano. «La suma sí da», avisó Maillo.
El vicesecretario del PP insistió en que «las opciones de acuerdo con Ciudadanos están todas abiertas» por lo que en su partido mantienen la confianza en que se producirá finalmente una «apertura» que incluso podría hacer que un acuerdo de investidura se convierta en un acuerdo de Gobierno en el que haya miembros de C's. Los populares incluso no ven con malos ojos un Ejecutivo en el que el propio Rivera ocupara una vicepresidencia.
Por su parte, el de Comunicación, Pablo Casado, prefirió dirigirse al PSOE recordándole su historia como partido de Estado dispuesto a los grandes acuerdos en favor del interés general.
En Moncloa, habida cuenta de los plazos que ha empezado a marcar el Rey con la convocatoria de su ronda de contactos para la próxima semana, consideran ya demasiado precipitada la posibilidad de celebrar un debate de investidura los días 2 y 3 de agosto. Cada vez cobra más fuerza la opción del día 9, con primera votación el día 10, en la que se requiere de mayoría absoluta, y segunda y definitiva votación el día 12, en la que ya sólo hacen faltan más síes que noes para conseguir la confianza de la Cámara.
Publicar un comentario