Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

miércoles, 27 de julio de 2016

¿Por qué ha muerto la corbata? Iremos a su entierro.

Resultado de imagen de La corbata ha muerto
Hace cosa de unos seis meses un experto en moda me dijo que la corbata había muerto. Lo tomé a broma. Supuse que, como mucho, quería decir que la corbata estaba en decadencia. Yo misma tuve la ocasión de comprobarlo algunos días más tarde, cuando entré en un comercio de ropa masculina y me dirigí a la mesa de las corbatas para hacerme una idea de la situación.
No había por donde cogerlas, las corbatas; los colores eran anodinos, tirando a indefinidos, y los estampados carecían de originalidad. Al contrario que años atrás, no había ninguna corbata con amebas ni flores rabiosas, y tampoco de lunares vivos, más clásicas pero igualmente codiciadas. Todo lo más eran rayas apagadas o pequeños dibujos geométricos, lo que siempre hemos dado en llamar corbatas para gente mayor. Y no sigo por ahí, que luego me riñen mis coetáneos.
Los hombres que han lucido las corbatas más elegantes del mundo han sido dos hombres mayores (quiero decir que se hicieron famosos por su elegancia ya de mayores). Uno es nuestro Rey emérito y otro fue, el fallecido Gianni Agnelli(l'avvocato). Las colecciones de corbatas de ambos eran maravillosas, y si no lo hubieran sido, poco habría importado. Ellos sabían darles el toque perfecto.
El sábado pasado, como tantos otros sábados, vi La Sexta noche, un programa de debate presentado por Iñaki López en el que casi todos los contertulios son hombres (mujeres también hay, y algunas valen por cuatro, como es el caso de Elisa Beni, famosa por los pollos que monta). Cuando nació el programa, ahora camino de cuatro años, los tíos iban siempre encorbatados. Ahora ya no. Será que los sábados hay más libertad de atuendo, pues la mayoría lleva la camisa abierta, con aire desenfadado o como dicen los pijos, casual. He dicho la mayoría, pero debo exceptuar a Inda, que siempre viste como para ir de testigo a una boda en La Moraleja.
Parece que a los contertulios de La Sexta un experto también les ha susurrado al oído que la corbata ha muerto, de ahí que se hayan aficionado a desabrocharse la camisa, no al viejo estilo flamenco, con cadena de oro enredada entre los pelos del pecho, sino en plan informal, como si se hubieran guardado la corbata en el bolsillo de la americana.
Aparte de Inda, en La Sexta noche el único que lleva corbata (estrecha) es Iñaki López. La razón salta a la vista. Iñaki es el que tiene más conciencia de estar currando. Este último sábado, Iñaki López entrevistó a Pepe Bono (Josépepe según Hugo Chávez), y de entrada, le hizo notar a su entrevistado la ausencia de corbata. Bono, sintiéndose pillado, entonó un mea culpa.
Mientras fue presidente del Congreso, él impuso la disciplina de la corbata y hasta llamó la atención a un ministro por no llevarla. El ministro era Miguel Sebastián y no encajó demasiado bien la reprimenda. Ahora, el propio Bono ha tomado partido por la sin corbata, que es lo mismo que para las chicas del 68 vino a ser el sans soutien.
A veces la vida vuelve. Raúl del Pozo escribió ayer un delicioso artículo sobre el día sin bañador, establecido por Carmena. Y dice Raúl, a propósito de tan cachonda iniciativa: 'lo que en realidad triunfó es el bikini, porque lo que de verdad atrae es la provocación del vestido'. Si lo sabrá él.
Publicar un comentario