Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 21 de junio de 2016

Si la participación baja del 70%, el PP puede llegar a 150 escaños. Podemos ya es la tercera fuerza y bajando

Elecciones generales 2016


Si la participación baja del 70% el PP puede llegar a 150 escaños. Es al único partido que beneficia.

Podemos ya es la tercera fuerza y bajando. 

Unidos Podemos, se pueden venir abajo en los dos últimos días.   (60 dipùtados)



TODOS LOS TEMAS

El PSOE atrapa a Unidos Podemos a seis días del 26-J

José Miguel de Elías (Sigma 2): "Podemos y el PP han tenido éxito al polarizar la campaña"
J. P. Ferrándiz (Metroscopia): "Hay menos movimientos de voto que antes del 20-D"
F. Llera (Euskobarómetro): "El PSOE ha perdido el crédito como alternativa"


Las elecciones del 26-J son una repetición del 20-D y los sondeos auguran que el bipartidismo no regresará y que el multipartidismo se ha instalado en España para quedarse. Sin embargo, en los seis meses transcurridos entre unas elecciones y otras se han producido acontecimientos políticos que si bien han resultado infructuosos para formar Gobierno, sí que han abierto la puerta a que junio no sea exactamente igual que diciembre. Se reunieron el martes tres sociólogos para debatir sobre las claves demoscópicas del 26-J en la última semana de campaña. José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos;José Pablo Ferrándiz, investigador principal de Metroscopia, y Francisco Llera, director del Euskobarómetro. Desde su experiencia, los tres coinciden en que la previsión de intención de voto de cada partido, a escasos días de las elecciones, es hoy más estable de lo que lo era en vísperas del 20-D.
Con una participación que estiman en torno al 70% del censo, o algo superior, consideran que antes del 20-D los españoles aún estaban buscando a quién votar y, por tanto, se produjeron movimientos bastante significativos en los últimos días de campaña, particularmente el descenso de Ciudadanos y el ascenso de Podemos.

Ahora, aseguran, el voto aparece más consolidado. José Pablo Ferrándiz asegura que la volatilidad se ha reducido a la mitad en esta recta final de campaña. "El resultado de las urnas no será muy diferente al de los sondeos publicados el último día que permite la ley". Coincide en ello José Miguel de Elías, quien recuerda que en las jornadas anteriores al 20-D se produjeron movimientos en el electorado que las empresas de sondeos sí detectaron, pero no pudieron comunicar a la opinión pública por la prohibición legal de difundir sondeos en los últimos días de campaña. "La intención de voto es mucho más estable ahora que entonces. La imagen de los partidos nuevos, que en diciembre aún no se había fijado, aparece ahora más nítida en el electorado".

Indecisos

Los tres sociólogos coinciden asimismo en que sus estudios evidencian que el electorado más movilizado es, por este orden, el de Unidos Podemos y el del Partido Popular. Por contra, el mayor número de indecisos se registra entre los votantes del PSOE y Ciudadanos. Un mayor porcentaje de participación beneficiaría, por tanto, a estas dos formaciones políticas, mientras que una abstención por encima del 30% les perjudicaría. Y ello porque ambos partidos, a juicio de estos expertos, tienen serias dificultades para abrirse camino en un escenario de campaña polarizada entre PP y Podemos. Aunque también advierten que incluso un punto más o menos de participación puede tener un impacto significativo en el resultado, dependiendo de cuál sea el lugar de España donde aumente o disminuya la abstención.
Ninguno de los tres expertos que participaron en el debate considera probable una escalada de Unidos Podemos como la que protagonizó el 20-D hasta situarse en votos cerca del PP, cuya condición de partido más votado no ven en peligro. A pesar de que el ascenso de la coalición de izquierdas podría considerarse como un síntoma de que el electorado español -que se ubica a sí mismo mayoritariamente en el centro político- podría haberse radicalizado, los tres apuntan que las elecciones se siguen ganando en el centro, aunque esta posición ideológica aparece ahora superpoblada, tras la sustitución del bipartidismo por el multipartidismo. Francisco Llera apunta que España es el único país de Europa en el que el electorado se sitúa en una franja ideológica más moderada que las formaciones políticas a las que votan.

Publicar un comentario