Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 23 de junio de 2016

LA MASACRE DE LOS TRENES DE MADRID
(crónica de una victoria electoral)
(11 de marzo de 2004)

191 muertos

ALGUNAS RELACIONES DE LOS ASESINOS ISLAMISTAS CON ETA



PLANO DE LA ZONA DE LOS ATENTADOS


3 días, 1 hora y 20 minutos para las Elecciones Generales. Todos los sondeos indicaban que el PP, partido claramente contrario al terrorismo, ganaría rozando la mayoría absoluta pero sin alcanzarla
7,30 de la mañana del día 11 de marzo de 2004. Unos cuantos terroristas dejaron varias mochilas repletas de explosivos en diferentes trenes de cercanías de Madrid. Resultado: 191 muertos y alrededor de 1500 heridos. El desconcierto y el terror se apoderaron de Madrid y de España entera.
Las tres primeras bombas explosionaron en diferentes vagones del tren de Alcalá de Henares cuando le faltaba menos de medio kilómetro para llegar a la estación de Atocha. Casi de inmediato otras cuatro bombas hicieron explosión en otro tren que se encontraba parado en la misma estación. Pocos minutos después dos bombas más explotaron en otro tren de la estación de El Pozo del Tío Raimundo, y por fin la última en el convoy que acababa de parar en la estación de Santa Eugenia. Todos los trenes que llegaban a la zona sur de Madrid iban llenos de gente.
El primer político que salió en los medios de comunicación condenando el atentado fue el lehendakari Ibarretxe para quien no había ninguna duda que la responsabilidad era de la organización terrorista ETA. Al mismo tiempo, la información y las investigaciones de los Servicios Secretos, el Tedax y la Policía apuntaron al Gobierno que era ETA y el Gobierno así lo manifestó a la opinión pública.
El Partido Popular declaró que a partir de aquel momento para ellos concluía la campaña electoral. Posteriormente el resto de los partidos también se unieron a esa decisión.

Durante las primeras horas de aquel día fatídico nadie dudó -excepto, lógicamente, el que fue representante político de los asesinos de ETA- que esta organización criminal era la responsable de los atentados, y si bien a todos nos extrañó que ETA matase a tanta gente al mismo tiempo (ETA mata poco a poco, por eso hay quien piensa que es una organización terrorista buena), lo cierto es que había fundados motivos para creer que ETA pretendía llevar a cabo un importante atentado antes de las elecciones, con el fin de participar a su manera en lo que para los demás es la fiesta de la democracia.
En la prisión de Villabona (Asturias) y otras prisiones de España los presos se convocaron para mantener un minuto de silencio en honor a las víctimas de la masacre y todos lo realizaron y respetaron con excepción de los presos de ETA. Igualmente, en la inmensa mayoría de los comercios y establecimientos de España se pusieron lazos negros en señal de luto, con excepción también de los locales regentados por personas próximas a ETA, lo que sin duda indicaba (no sé por qué) que el mundo de ETA no compartía el luto que el resto de los españoles manifestamos tras la matanza.  
Los motivos para pensar que ETA trataba de organizar un atentado de importancia estaban muy claros, ya que así se desprendía de la información conseguida en las últimas detenciones y registros domiciliarios, y sobre todo en los interrogatorios realizados a los dos etarras detenidos, cuando transportaban a Madrid casi seiscientos kilos de explosivos en una furgoneta el pasado día 29 de febrero. Entre otros proyectos de ETA, las fuerzas de seguridad descubrieron que en las Navidades pasadas los terroristas trataron de volar el tren Madrid-Irún (lleno de gente en esas fechas) utilizando maletas-bomba pero los servicios de información les impidieron llevar a cabo su macabro plan, igual que tampoco pudieron realizar otro atentado que tenían previsto en las mismas fechas en la estación de esquí de Baqueira-Beret mediante mochilas-bomba y donde sin duda alguna también habría habido gran cantidad de víctimas porque su intención era no avisar de la colocación de los artefactos explosivos.

Las últimas informaciones apuntaban a que ETA quería llevar a cabo un gran atentado en Madrid que tuviera resonancia a nivel mundial, lo cual coincidía con las declaraciones de uno de los jefes de la banda terrorista en las que dijo que “sería necesario poner cien muertos encima de la mesa para que el Gobierno se dispusiese a negociar con ellos”. La cuestión es que todas estas informaciones unidas, más los primeros datos ofrecidos por los Tedax indicando que se trataba del explosivo habitualmente utilizado por ETA, llevó al Gobierno a afirmar en sus primeras comparecencias públicas que se trataba de un atentado de esta banda terrorista.
2 días, 17, horas y 10 minutos para las Elecciones Generales
La primera pista de que el atentado pudiera haber sido obra de Al-Qaeda u otros extremistas islámicos se recibió a las 15,30 horas, tras realizarse el registro de una furgoneta que se encontraba aparcada en Alcalá de Henares y que un ciudadano denunció como sospechosa porque había visto bajarse de ella a tres individuos con mochilas, uno de ellos con “una capucha de terrorista puesta” y los otros con las caras medio tapadas.
En dicha furgoneta se encontraron siete detonadores diferentes a los que utiliza ETA y una cinta de casete con caracteres árabes, lo cual en sí mismo no significaba nada porque hasta el momento no había habido ningún otro indicio que pudiera apuntar que se trataba de un atentado de los asesinos islamistas.
Las personas interesadas que “querían” que el atentado fuese obra de Al-Qaeda empezaron a decir que el Gobierno estaba tratando de engañar a la gente, pero lo cierto (como después quedó demostrado) era que el Gobierno se estaba limitando a comunicar a la opinión pública lo que los servicios secretos y las fuerzas de seguridad le transmitían. Y por otra parte tampoco tenía ningún sentido que Al-Qaeda quisiera atentar precisamente contra España porque España es, de los países implicados, uno de los que menos ha participado en el conflicto de Irak, ya que entró en el país después de finalizar la guerra. A mí no me cabe ninguna duda que Al-Qaeda tenía muchos más motivos para atentar contra Estados Unidos, Gran Bretaña o Polonia -los cuales participaron en los combates-, que contra España que prácticamente se limitó a ejercer acciones humanitarias. Aun así, tampoco hay que olvidar que la guerra no fue contra el pueblo irakí -tal y como personas de ciertas ideologías políticas se han esforzado en gritar a los cuatro vientos-, sino contra un dictador, Sadam Hussein, que con armas de destrucción masiva masacró a los iraníes y a los kurdos, y torturó, humilló y prohibió hasta rezar a los chiítas, que componen el sesenta por ciento de la población irakí, y que agradecieron inmensamente que los aliados les liberasen del asesino que regía el terrorífico régimen de Irak. Como todo el mundo sabe, Sadam no era especialmente religioso y su régimen tampoco, es más, sus más grandes enemigos eran precisamente los grupos más profundamente islámicos de la zona, y siendo así las cosas ¿qué sentido tendría que Al-Qaeda, supuestamente islamista, atacase a los que liberaron al mundo más islámico posible de la tortura ejercida por Sadam?

2 días, 12 horas y 20 minutos para las Elecciones Generales
En torno a las ocho de la tarde y después de realizada la traducción de la cinta de casete que se encontró en la furgoneta, se comprobó que se trataba de versículos del Corán y a partir de aquel momento se abrió una segunda vía de investigación por si pudiera haber sido obra de Al-Qaeda, aunque, con cautela, se mantenía como principal hipótesis la de la autoría de ETA. 
Una hora después de conocerse el contenido de la cinta de casete, el Presidente del Gobierno, José María Aznar, llamó a Zapatero, Secretario Nacional del PSOE, y a los medios de comunicación para informarles del hallazgo y manifestarles que se abría una nueva vía de investigación, y diez minutos después el Ministro del Interior comunicó exactamente lo mismo a la opinión pública por medio de la televisión, aconsejando la máxima precaución en cuanto a la autoría, aunque la mayor parte de las investigaciones continuaban apuntando a ETA.
De todos modos hay que reconocer que el tema de la furgoneta más parecía una historieta de Mortadelo y Filemón (los más patosos del comic español) que el inicio de una acción terrorista tan seria como ésta. Yo pude oír al testigo con su propia voz decir que uno de los tres individuos salió de la furgoneta“con una mochila y una capucha como las que llevan los terroristas cuando salen dando comunicados en la televisión” y que el otro llevaba algo parecido a una bufanda de las que se llevan al fútbol tapándole la cara y que, equivocado o no, yo he llegado a pensar que se trataba de un pañuelo palestino. Y si a esto le añadimos que “olvidaron” en la furgoneta siete detonadores y la cinta de casete con versículos del Corán, lo cierto es que sólo faltaba un letrero en las espaldas de los individuos en cuestión diciendo “soy terrorista y mi mochila va llena de explosivos”, así como un par de fotos de Bin Laden dedicadas en la guantera de la furgoneta... Es mi opinión, pero me da la impresión que si llega a estar allí la Policía en ese momento, con toda seguridad se habrían encontrado con que en las mochilas no había absolutamente nada y, por supuesto, los trenes no habrían explotado. Es posible que me equivoque pero la más pura lógica me indica que la historia de la furgoneta pudiera haber sido un simple señuelo porque, a mi entender, ningún terrorista que pretenda dejar una bomba en el vagón de un tren repleto de pasajeros se pone el “uniforme de terrorista”, capucha incluida, y entra en la estación con semejante pinta. A no ser que sea gilipollas, claro.

Y prosiguiendo con el relato de los hechos, a las 21,30 el diario londinense Al Quds Al Arabi informó que había recibido un correo electrónico de lasBrigadas Abu Hafs Al Masri reivindicando el atentado, pero nadie le concedió demasiada credibilidad ya que en ocasiones anteriores este mismo grupo, presuntamente vinculado a Al-Qaeda, había llamado al mismo periódico para adjudicarse atentados cometidos por otras organizaciones e incluso para atribuirse simples accidentes como, por ejemplo, el último apagón de Nueva York que finalmente se demostró que nada tuvo que ver con acción terrorista o sabotaje de ningún tipo. Según se desprende de distintas informaciones, los Servicios Secretos de Estados Unidos han llegado a la conclusión de que detrás de las reivindicaciones realizadas por esas supuestas Brigadas sólo hay “un individuo con un ordenador conectado a Internet y un fax”.
Y a partir de ese momento, informaciones sin duda interesadas indicaron que entre los muertos había al menos un terrorista suicida, lo cual quedó definitivamente descartado después de los reconocimientos forenses, exactamente a la 1,30 del día 12 de marzo.
2 días, 5 horas y 20 minutos para las Elecciones Generales
A las 2,40 horas del día 12, en el tren contra el que se había atentado en El Pozo del Tío Raimundo, se encontró una mochila-bomba que no había explotado y se pasó aviso al Tedax. Después de los trabajos necesarios por parte de los equipos de desactivación de explosivos, se consiguió neutralizar a las 5,15 horas del mismo día y a partir de ese momento se empezó a realizar un estudio sobre el sistema de detonación y los explosivos que la componían. 
Tras llevar a cabo todos los estudios sobre la bomba, los Tedax informaron que estaba compuesta por 10 kilos de Goma-2 ECO, metralla, un detonador de cobre igual a los hallados en la furgoneta de Alcalá de Henares y un teléfono móvil que servía como activador del detonador, por lo que se ponía en evidencia la conexión entre lo hallado en la furgoneta y la bomba desactivada en El Pozo.
A las 18,00 horas del mismo día (día 12) compareció públicamente el Ministro del Interior para informar sobre la composición de la bomba hallada en El Pozo, reiterando que continuaban abiertas las dos vías de investigación (la del terrorismo islamista y la del terrorismo nacionalista vasco) pero que hasta el momento la más creíble continuaba pareciendo la de ETA.
A esa misma hora se iniciaron en toda España gigantescas manifestaciones convocadas por el Gobierno para protestar por el atentado. En Madrid se manifestaron 2.300.000 personas y, según diversos medios, en el total de España los manifestantes llegaron a los 12.000.000. En casi toda España llovía pero a pesar de todo casi toda España salió a la calle indignada por esta masacre que sólo ha beneficiado al propio terrorismo y a aquéllos que, por alguna razón, los terroristas creen que no les van a combatir.

Y mientras todo el pueblo se manifestaba, los investigadores continuaban con su trabajo. 
En aquellos momentos las dudas sobre la autoría de los atentados se empezaban a acentuar porque ya eran tres los indicios que apuntaban a los islamistas, a pesar de que había varias cosas que no encajaban debidamente.
En primer lugar resulta extrañamente curioso el modo chapucero en que salieron los supuestos terroristas de la furgoneta, cuya misión parecía ser llamar la atención en lugar de pasar desapercibidos como hubiera sido lógico; también hay que tener en cuenta ese absurdo “olvido” de los detonadores y el inexplicable motivo de llevar una cinta en la guantera con versículos del Corán. Igualmente supongo que también se tenía presente que el otro indicio, el de la reivindicación de las Brigadas Abu Hafs Al Masri, no era suficientemente sólido porque todos los Servicios Secretos del mundo saben muy bien que sus reivindicaciones suelen ser falsas. Y por último estaba el tercer indicio, el de la mochila-bomba que no explotó y que establecía la conexión entre la furgoneta de Alcalá de Henares y el atentado. La verdad es que no tengo ni idea de los motivos por los que esa bomba no llegó a explotar pero lo cierto es que me gustaría saberlo. Me gustaría saber si no explotó porque debido a las otras explosiones algún cable se soltó, o bien si se le acabó la pila al teléfono, o si el despertador estaba mal puesto, o si el artefacto se activaba tras una llamada que nunca se hizo... En fin, que me encantaría saber si esa bomba no explotó por algún fallo de los terroristas, por alguna casualidad o... porque alguien lo calculó todo muy bien para que no explotase y fuese encontrada y debidamente estudiada por los expertos. Por cierto, al teléfono móvil de esta bomba le faltaba un pequeño trozo de plástico de la carcasa que se había roto previamente y cuyo trozo no se encontró en la mochila pero que, increíblemente, después se hallaría en el registro del inmueble de uno de los individuos que fueron posteriormente detenidos.
Probablemente sumergidos en un mar de dudas, investigadores y Servicios Secretos continuaron su trabajo para tratar de dar con los autores y organizadores de esta masacre que marcará un antes y un después en la Historia moderna de España.

19 horas y 30 minutos para las Elecciones Generales (jornada de reflexión)
Paralelamente a la investigación, personas interesadas y desconocidas hicieron correr como la pólvora entre la gente, acusaciones contra el Gobierno indicando que estaba mintiendo y tratando de engañar al pueblo. A las 13,30 del sábado día 13 compareció ante la opinión pública el Ministro Portavoz del Gobierno para garantizar que la transparencia en este asunto estaba siendo absoluta y que se estaban dando todos los comunicados necesarios para mantener informada a la ciudadanía sobre los avances de la investigación, y todo esto (y esto lo digo yo) a pesar de que no es en absoluto obligación de ningún gobierno informar tan puntualmente de estos asuntos a la opinión pública, porque nunca suele ser conveniente que lo sepa más gente que la estrictamente necesaria, ya que de otro modo siempre cabe la posibilidad que tanta información pública acabe afectando a la buena marcha de la investigación.
Una hora después compareció de nuevo el Ministro del Interior para informar que continuaban abiertas varias vías de investigación y que no se descartaba la colaboración entre distintas bandas terroristas para la realización de este atentado. Aseguraba que se detendría a los asesinos.
Desde primeras horas del sábado día 13, personas interesadas (¿qué interés podrían tener?) se dedicaron a divulgar distintos rumores por medio de Internet y mensajes SMS a través de teléfonos móviles, incitando a que continuasen la cadena de envíos para formar así una gran bola de nieve que cada vez se fuese haciendo más y más grande. Los mensajes (yo recibí alguno) básicamente afirmaban que el Gobierno era el culpable del atentado, que estaba engañando al pueblo y que todos debían votar al PSOE para evitar que el PP siguiese gobernando. En la mayor parte de esos mensajes figuraba la palabra “asesinos”, atribuyendo dicho calificativo al Gobierno de España, como si Aznar y sus ministros fuesen los que habían puesto las bombas, o admitiendo como bueno el que los terroristas las hayan hecho explotar en respuesta a la actitud del Gobierno de España en la guerra de Irak.
17 horas para las Elecciones Generales (jornada de reflexión)
A las 16,00 horas del día 13 resultaron detenidos como implicados en el atentado, los marroquíes Jamal Zougam, Mohamed Bekkali y Mohamed Chaoui, y  los indios Suresh Kumar y Vinay Kholy. 
Una hora después, el Director del Centro Nacional de Inteligencia DESMINTIÓ una noticia interesada y falsa difundida por una radio (también interesada) en la que se aseguraba que el CNI le había comunicado a dicha emisora que desde el momento mismo del atentado el servicio secreto tenía la seguridad de que era obra del terrorismo islamista. Sin embargo la realidad era que el Director del CNI, a las 16,50 del día 13 de marzo aún no había descartado que pudiera ser obra de ETA a pesar de las detenciones de los marroquíes y los indios.
Y más o menos en el momento en que el Director del CNI decía que no se descartaba la autoría de ETA, los mensajes SMS e Internet echaban humo movilizando a la gente para que se dirigiesen a las sedes del PP con el fin de acusar al Gobierno de mentirle al pueblo. En la sede de Madrid se llegaron a congregar 5.000 personas (dicen que socialistas y comunistas, y supongo que así sería porque del PP no creo que fuesen), que permanecieron allí gritando hasta muy entrada la madrugada en contra del Gobierno y del Partido Popular, tachándole de fascista, terrorista, asesino y mentiroso.
Como curiosidad, y para demostrar la increíble e histórica manipulación -realizada por la izquierda- que se vivió en toda España en la jornada de reflexión de estas extrañas elecciones, voy a hacer mención a una especie de crónica que circuló por Internet, y que yo también recibí, en la que una persona (indudablemente de izquierdas) contaba con vergonzosa grandilocuencia lo que EL PUEBLO estuvo haciendo hasta muy pocas horas antes de las elecciones En esta crónica su autora pretende convencer a sus lectores de que en la jornada de reflexión se manifestó TODO el pueblo (también los del PP) para llamarle asesino, fascista y mentiroso al Gobierno.
Y continuando con el relato de los hechos, a las 19,40 horas del día 13 se recibió una llamada anónima en Telemadrid diciendo que en una papelera próxima a una mezquita había una cinta de vídeo en relación con el atentado. Para entonces los que se manifestaban contra el PP ya habían llamado asesino y mentiroso al Gobierno miles -quizá millones- de veces, y además, con un descaro indigno, hacía ya horas que, en su propio interés, se habían apoderado de los muertos en el atentado gritándole de un modo continuo al Partido Popular, que en aquella aglomeración agresiva contra el Gobierno no estaban todos, que faltaban 200, como si todos los muertos y heridos del atentado fuesen socialistas y comunistas, y aborreciesen del mismo modo a ese partido político democrático al que unos manifestantes llenos de odio irracional estaban linchando del modo más cobarde e indigno.
A las 20,00 horas (cuatro después de las primeras detenciones) el Ministro del Interior hizo una comparecencia pública para informar sobre las personas que habían sido detenidas.
10 horas y 30 minutos para las Elecciones Generales (jornada de reflexión)
Tras finalizar la traducción de la cinta de vídeo, en torno a las 22,30 horas, se comprobó que se trataba de una grabación reivindicando los atentados por parte de un individuo con acento marroquí que se definía como portavoz militar de Al-Qaeda en Europa. Y una vez finalizado el análisis del comunicado, el Ministro del Interior realizó una nueva comparecencia pública a las 00,45 horas del día 14 (dos horas y quince minutos más tarde) informando del contenido de la cinta de vídeo.
Y estas fueron las “mentiras” y la “manipulación” que según la izquierda (el señor Rubalcaba incluido) realizó el Gobierno tras el atentado, aunque lo cierto es que probablemente ésta haya sido una de las pocas ocasiones en que un Gobierno en el mundo ha dado tanta, tan inmediata y tan precisa información sobre lo que sus servicios de inteligencia le estaban comunicando, tal y como se demostró tras desclasificar diversos documentos en los que se ponía de manifiesto con toda claridad que el Gobierno se había limitado a informar a la ciudadanía del estado de las investigaciones en cada momento (PULSE AQUÍ PARA VER LOS DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS). Por cierto -y esto debo decirlo-, a mí personalmente me resultó muy curioso el que el PSOE criticara el hecho de que el Gobierno desclasificase esos documentos, documentos que demostraban que quien mentía no era precisamente el Gobierno.

Y para darle un tono más esperpéntico aún si cabe a todo este vergonzoso asunto, Pedro Almodóvar, conocido director de cine español -sobre todo conocido por sus absurdas extravagancias-, se unió al linchamiento general que, muy injustamente, la izquierda había llevado a cabo contra el PP y el Gobierno, y afirmó durante la presentación de su nueva película ante numerosos periodistas, que el Partido Popular tenía intención de dar un golpe de estado durante la jornada electoral. No sé si la capacidad de discernimiento -natural en las personas normales- le haría darse cuenta a Pedro Almodóvar de la extraordinaria importancia que tenía su falsa afirmación, pero lo cierto es que miles de personas le creyeron y se acrecentaron los insultos contra el PP, un partido que, al contrario de otros, mientras ha estado en el Gobierno se ha distinguido por mejorar la economía española, reducir el paro, levantar la imagen económica y política de España en el extranjero, y sobre todo por no despilfarrar, no robar y no estafar, “habilidades” de las que, desgraciadamente, todos tuvimos que avergonzarnos a mediados de los años noventa, antes de que el Partido Popular se hiciera cargo del Gobierno tras ganar las elecciones generales de 1996.
23 horas del día 14 de marzo de 2004. A las 3 horas del cierre de las urnas y a los 3 días, 15 horas y 30 minutos del atentado
Cuatro días antes toda España se estaba debatiendo entre si el PP ganaría por mayoría absoluta o no, y después del atentado y la patética manipulación de la izquierda, fue el PSOE el que ganó por una ligera mayoría al PP, derrota que fue aceptada sin ningún tipo de matiz por este partido que, caballerosamente, se puso a disposición del PSOE para realizar el correspondiente cambio de gobierno. 
Que cada cual haga su lectura del vuelco electoral y llegue a sus propias conclusiones, pero lo cierto es que, sin duda alguna, el atentado y todo lo sucedido después ha influido de un modo determinante en el hecho de que el PSOE haya ganado estas elecciones. Y lo más curioso del caso es que, desde el atentado hasta su reivindicación formal, todo el debate entre los dos partidos más importantes de España haya sido si aquellos perros que venían corriendo eran galgos o podencos... Sin duda alguna una gilipollez impropia de gente inteligente.
En mi opinión el terrorismo es terrorismo y no importan en absoluto las bases sobre las que cada una de sus variantes pueda sustentarse. El terrorismo es el método más cobarde de todos los posibles para lograr un objetivo, y el único modo de luchar contra él es no retroceder ni un solo paso, porque en el preciso momento en que el terrorista descubra que sus crímenes sirven para conseguir las metas que se ha marcado, dará por buenos los medios utilizados, y lo que es peor, sin duda servirá para que otros potenciales terroristas se den cuenta de que mediante el asesinato de inocentes se pueden conseguir cosas, y de este modo el terrorismo no acabará nunca.
Más detenciones
A pesar de la vergonzosa utilización política de los 191 muertos (que no son de ningún partido por mucho que la izquierda pretenda adjudicárselos), las investigaciones continuaron, y en días posteriores la Policía realizó más detenciones, entre los que se encontraban los marroquíes Abderrahim Zbakh, Mohamed El Hadi Chedadi, Farid Oulad Ali, Abdelouahid Berrak y también José Emilio Suárez Trashorras, minero retirado y residente en Avilés, que fue el que les proporcionó los explosivos que habían sido previamente robados de una cantera asturiana.
Y, finalmente, las víctimas
Sí, y finalmente las víctimas. Las 191 personas muertas y las 1500 heridas que desgraciadamente fueron utilizadas para favorecer intereses políticos, y que supongo que durante algún tiempo continuarán siendo el más deleznable instrumento político que se haya utilizado en España. Vayan para esas personas y sus familiares mis mayores condolencias, y que sepan muy bien que exactamente del mismo modo que lo ha sentido la izquierda de este país, también lo ha sentido la derecha, y que todos ellos, extranjeros o no, de izquierdas o de derechas, están dentro del corazón de España y dentro del corazón de todos los españoles de bien. Y que todo el mundo tenga muy presente que los únicos culpables -aunque haya desgraciados que lo duden- son los terroristas, ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE LOS TERRORISTAS. Pretender acusar a otras personas de estos asesinatos es extraordinariamente despreciable, pretender acusar a otras personas de estos asesinatos es hacerles el juego a los terroristas de un modo estúpido.
 Dos años después
Dos años después de que escribiese los párrafos anteriores, continúan muy acentuados los misterios en torno a la autoría del mayor atentado terrorista cometido en España. Dos años después, el Gobierno que salió de aquellas sangrientas explosiones ha negociado con ETA en secreto no se sabe muy bien qué, pero los terroristas y sus amigos nacionalistas parecen estar encantados. Dos años después, el mismo Gobierno ha aprobado un estatuto para Cataluña en el que, saltándose la Constitución, se define a Cataluña como una nación que se diferencia claramente de otra nación distinta llamada España. Y dos años después, ha desaparecido del gobierno el único ministro actual que defendía la unidad de España y el hecho de ser católico...
En estos dos años ha habido muchos cambios en un extraño sentido, y millones de personas no estamos en absoluto convencidas de lo que los secuaces de Zapatero nos están vendiendo desde el mismo día de este acto criminal, es decir, millones de personas no estamos en absoluto convencidas de que estos asesinatos fuesen obra de Bin Laden, el cual, sin duda alguna, se enteró del atentado por la tele.
Un investigador, Luis del Pino, ha profundizado en los numerosos detalles que no encajan debidamente en este asunto, y lo cierto es que se puede llegar a terribles conclusiones. Estoy convencido que con el tiempo se descubrirá la verdad de todo este asunto, estoy realmente convencido que con el tiempo se descubrirá esa verdad que algunos, con tanto empeño, están tratando de ocultar...



LAS VÍCTIMAS






 EL PRIMER DÍA DE LA PRENSA
LA MOCHILA QUE NO EXPLOTÓ
Aspecto de la mochilaEl teléfono que activaba el detonador
La Goma-2 ECOLa metralla de la bomba
 LAS MANIFESTACIONES ESPONTÁNEAS
 LAS GRANDES MANIFESTACIONES
(2.300.000 PERSONAS EN MADRID Y 12.000.000 EN TODA ESPAÑA)
Barcelona 
San Sebastián 
Pamplona
Vitoria
Oviedo 
Valladolid 
Segovia 
Málaga 
Sevilla 
Bruselas
El Vaticano 
 LOS FUNERALES
Funeral en Marruecos

 

Y DESPUÉS DE ESTO...
¿ESPAÑA SE RENDIRÁ AL TERRORISMO?
Publicar un comentario