Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 12 de junio de 2016

El autor del tiroteo hizo una llamada de lealtad al Estado Islámico. El grupo yihadista ha reivindicado el atentado


Al menos 50 muertos y 53 heridos en el tiroteo en un discoteca de Orlando

El presunto autor del tiroteo, muerto a disparos de la policía, hizo una llamada previa a la matanza declarando su lealtad al Estado Islámico. El grupo yihadista ha reivindicado el atentado

En torno a 50 personas han muerto y 53 han resultado heridas a consecuencia del tiroteo ocurrido esta madrugada en una discoteca gay Pulse de Orlando (Florida). El estado de la costa atlántica ha declarado el estado de emergencia por alerta terrorista, ya que no se descarta que esa sea el móvil del ataque en el club. Las autoridades han identificado al supuesto autor de la matanza como Omar Mateen, de 29 años, y no hay pruebas de que haya otras personas relacionadas con este suceso, que se ha convertido ya en la peor matanza en suelo estadounidense desde el atentado del 11-S.
Según ha trascendido, Mateen telefoneó al servicio de emergencias (911 en Estados Unidos) a la hora del tiroteo para declarar su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico. Mencionó además en su llamada a los hermanos Tsarnaév, autores del atentado en el maratón de Boston en el 2013. Preguntado por los medios que se desplazaron a su domicilio, el padre de Mateen dijo descartar motivos religiosos en los actos de su hijo, y apuntó a la homofobia como impulso para su matanza. «Él vio a dos hombres besándose en Miami frente a su esposa y su hijo y se puso furioso», dijo Mir Seddique, progenitor del supuesto tirador.
Por su parte, el Estado Islámico ha reivindicado la autoría del atentado en un texto publicado por la agencia de noticias Amaq, considerada afín al grupo yihadista. «El ataque contra una discoteca para homosexuales en Orlando, Florida, que dejó más de 100 muertos y heridosfue ejecutado por un combatiente del Estado Islámico», reza un breve comunicado.
Investigado dos veces por el FBI
Agentes de policía se han desplazado a la casa del sospechoso para recabar información de sus ordenadores y mensajes en las redes sociales. Según varios medios, Mateen procedía del estado de Nueva York y su nombre no estaba en la lista terrorista del Gobierno. A pesar de eso, el FBI ha reconocido que entrevistó en dos ocasiones a Mateen, en el 2013 y en el 2014, para investigar sus posibles conexiones con el terrorismo islamista. Su caso fue cerrado al no poder confirmarse dichos vínculos. Por otra parte, las autoridades aseguraron que las armas que utilizó en el tiroteo Omar Mateen fueron adquiridas legalmente.
El agente del FBI Ron Hopper, confirmó que Mateen fue investigado en el 2013 por comentarios a favor del Estado Islámico en su cuenta en redes sociales, y en el 2014 volvió a ser cuestionado por aparentemente querer cometer un ataque suicida, aunque las autoridades consideraron la investigación «no concluyente».
La información preliminar apunta a que supuestamente Mateen, nacido en 1986 y residente en St. Port Lucie, a 170 kilómetros al sureste de Orlando, armado con un fusil de asalto AR-15 y una pistola, así como un «artefacto» no precisado, entabló inicialmente un tiroteo con al menos nueve agentes de Policía. El asaltante se refugió en el club Pulse, donde tomó como rehenes a los asistentes, 30 de los cuales fueron rescatados por la Policía. «Se trata de un crimen que tendrá un grave efecto en la comunidad», ha lamentado el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer.
«El atacante dentro del club está muerto», afirmó la Policía en su cuenta de la red social Twitter, que no precisó si hay más atacantes. El agresor fue abatido en un tiroteo con la policía unas tres horas después del inicio de la tragedia, en la que también tomó rehenes. Los heridos fueron trasladados al hospital.
El dolor de Obama
Atlas TV
El suceso se inició en el exterior del club Pulse. Primero un policía intervino abriendo fuego contra el agresor al ver que portaba un arma de gran calibre, y seguidamente se le sumaron otros dos agentes. Uno de ellos resultó herido. El agresor entró en el local, tomó rehenes y, unas tres horas después, la policía decidió liberar por la fuerza a los capturados.
Según relató John Mina, jefe de la policía de Orlando, la policía pudo entrar con ayuda de explosivos. El agresor se encontraba cerca de una puerta de ingreso y murió durante el tiroteo. «Al menos 30 rehenes pudieron ser liberados en el operativo», aseguró Mina, quien señaló asimismo que el agresor portaba consigo «un artefacto sospechoso» que está siendo investigado.
La Policía de Orlando confirmó en Twitter que efectuó una «explosión controlada» cerca del club, pero no aportó más detalles. El Cuerpo de Bomberos de la ciudad también desplegó un equipo de desactivación de artefactos explosivo, indicó el diario local Orlando Sentinel.
320 personas en el interior
El club Pulse, situado en el centro de Orlando, publicó en su página de Facebook un mensaje en el que pide que todo el mundo salga del local y corra, poco después de conocerse el tiroteo. Un testigo citado por WESH aseguró haber oído unos cuarenta disparos, si bien las fuerzas del orden no han corroborado nada al respecto. Fueron al menos 40, dijo Christopher Hansen al canal CNN. «Al principio pensé que era música. Luego vi que las personas se tiraron al suelo y yo también», relató.
Sobre el agresor, la policía dijo que no procede Orlando. Según los indicios, «estaba bien organizado y bien preparado». El club estaba lleno y había 320 personas. Los medios señalan que para la noche del sábado se había convocado una fiesta latina. 
El suceso se produce en la misma ciudad donde un hombre mató a tiros a la cantante de The Voice Christina Grimmie. El jefe de la Policía de Orlando declaró que el hombre viajó a esa ciudad con el propósito específico de acabar con su vida y portaba, en el momento de suicidarse, dos pistolas, dos cargadores y un gran cuchillo de caza. 
Detenido un hombre armado que iba al Orgullo de Los Ángeles
La Policía de Santa Mónica (California) detuvo este domingo a un hombre provisto de armas de asalto y posibles explosivos que planeaba acudir al Desfile del Orgullo Gay de Los Ángeles. El alcalde, Eric Garcetti, aseguró que las autoridades no ven conexión entre este arresto y la matanza de Orlando. «Quiero que todos los que están aquí sepan que estamos seguros y estamos protegidos. Nuestros agentes están aquí», manifestó al comienzo del Desfile.
Publicar un comentario