Un Airbus 320 de la compañía egipcia EgyptAir, que volaba desde París a El Cairo con 66 personas a bordo, ha desaparecido de todos los radares hacia las 4.45 horas, según informa la aerolínea. Su última posición conocida es sobre el Mediterráneo y la Aviación egipcia cree que la aeronave se ha estrellado en el marDejó de comunicarse con las autoridades aéreas poco después de entrar en el espacio aéreo egipcio, cuando se encontraba a unos 280 kilómetros de la costa africana, cerca de la isla de Kárpatos, según fuentes aeroportuarias griegas.
El Airbus habría enviado una señal de socorro hacia las 4.26 horas, pocos minutos antes de su repentina desaparición, confirmó inicialmente la aerolínea, algo que desmintió posteriormente el Ministerio de Aviación Civil egipcio. Estas mismas fuentes señalan que ya se ha puesto en marcha una flotilla con un número indeterminado de aviones, movilizada para la búsqueda del avión desaparecido. Grecia también se ha unido a las tareas de rescate y están rastreando la zona.
An informed source at EGYPTAIR stated that Flight no MS804,which departed Paris at 23:09 (CEST),heading to Cairo has disappeared from radar. — EGYPTAIR (@EGYPTAIR) 19 de mayo de 2016
Las autoridades han abierto una investigación después de la declaración de un capitán de barco mercante en la que aseguraba que vio una llamarada en el cielo, a 130 millas náuticas –unos 240 kilómetros– al sur de Kárpatos, entre las islas de Rodas y Creta.
La aeronave, que hacía la ruta nocturna París–El Cairo, tenía previsto aterrizar esta madrugada en la capital egipcia, con 56 pasajeros y 10 miembros de la tripulación, de nacionalidad egipcia. Según ha confirmado la compañía, entre los pasajeros desaparecidos se cuentan 30 egipcios y 15 franceses, además de un británico, un sudanés, un chadiano, un portugués, un argelino y un canadiense. Entre los pasajeros habría también tres niños, dos de ellos todavía bebés.
© ABC
De momento todas las hipótesis están sobre la mesa, y se desconoce si hay implicación terrorista o si se trata de un accidente que afectara al Airbus, construido en 2003. El responsable de la Aviación civil griega, Kostas Litzerakis, ha señalado que el avión no comunicó problemas técnicos, mientras que el primer ministro francés, Manuel Valls, ha insistido en que aún no se puede descartar «ninguna hipótesis». Lo hizo instantes antes de entrar en un gabinete de crisis en el Elíseo junto al presidente Hollande, que se comunicó previamente con su homólogo egipcio para que colaboren juntos en la búsqueda del aparato.
Atención a familiares
La compañía ha confirmado la información y ha asegurado que el avión, que se fabricó en 2003, se encontraba volando a 37.000 pies y desapareció del radar a las 04.45 horas, diez millas –unos 16 kilómetros– después de sobrepasar el espacio aéreo egipcio. Según informa la aerolínea, el comandante del avión tiene una experiencia de 6.275 horas de vuelo, incluyendo 2.101 con el mismo modelo de Airbus. Su copiloto también cuenta con 2.766 horas de vuelo. El último contacto de la torre de control con ellos se produjo diez minutos antes de la desaparición.
EgyptAir ha facilitado un número gratuito para los familiares de los pasajeros, que podrían conseguir información en el 080077770000 desde cualquier teléfono fijo en Egipto o en el + 202 25989320 desde un móvil o desde el extranjeroNo hay ningún español a bordo. El pasaje se compone de 30 egipcios, 15 franceses, dos iraquíes, un británico, un belga, un kuwaití, un saudí, un sudanés, un chadiano, un portugués, un argelino y un canadiense. Se desconoce la nacionalidad de la tripulación.
En el aeropuerto Charles de Gaulle se ha activado el protocolo habitual para este tipo de situaciones, aunque aún no se ha recibido a ninguno de los familiares. La célula está compuesta por un equipo de psicólgocos, médicos y responsables de las autoridades francesas.
Antecedentes
Egyptair es la compañía aérea nacional, pero desde el estallido de la revolución egipcia en 2011, con la consecuente bajada del flujo de turistas, la situación de la compañía ha empeorado ostensiblemente. La semana pasada sufrió una huelga parcial de copilotos que buscaban una subida de sueldo, lo que provocó retrasos en numerosos vuelos.
Sin embargo, ha sido el terrorismo lo que más ha golpeado a la aerolínea. En octubre pasado, un avión ruso de la compañía MetroJet se estrelló sobre el Sinaí con 224 personas a bordo, poco después de partir desde el complejo turístico de Sharm El Sheij, un acto que reivindicó Daesh posteriormente. La muerte de los turistas, la mayoría rusos, generó unas pérdidas millonarias en la industria turística egipcia, y obligó al Gobierno a reforzar las medidas de seguridad en sus aeropuertos, puestos en cuestión.
En marzo, un perturbado mental secuestró un avión, esta vez de la propia EgyptAir, y lo obligó a aterrizar en Chipre, donde comenzó una negociación por la liberación de los rehenes llena de enajenadas comunicaciones del secuestrador, de nacionalidad egipcia. No hubo víctimas que lamentar: el secuestrador había amenazado con hacerse explotar en pleno vuelo, pero la bomba resultó ser falsa.

El Airbus A-321 de la aerolínea rusa Metrojet/Kogalymavia con 224 personas a bordo siniestrado en el norte del Sinaí está totalmente destruido. En la imagen, familiares de los pasajeros en el aeropuerto de San Petersburgo (Rusia), el 31 de octubre de 2015.Un avión ruso se estrella en Egipto
Vuelo MS804 de la aerolínea Egyptair desaparece de su ruta de París a Egipto
Sismo de 6,8 sacude Ecuador a un mes de devastador terremoto