Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

miércoles, 25 de mayo de 2016

'Love' describe el amor real con precisión quirúrgica.


'Love' describe el amor real con precisión quirúrgica. Pero también nos hace entender por qué necesitamos, a veces, creer que la vida son esas películas romántica

Según Hollywood, el amor es lo que pasa cuando Él la conoce a Ella. Él es buen chico pero un poco desastre. Ella es alegre y soñadora, y al parecer solo escucha M80. El flechazo es inmediato. El sexo, atlético. Lamentablemente, llega un momento en que comprenden todas las cosas que los separan (sus carreras, o sus padres, o sus hijos) y se alejan. Solo entonces descubren que no pueden vivir separados y se reúnen. Mientras se besan, la pantalla se cierra en forma de corazón. Fin.


En Love, la nueva serie del productor, guionista y director Judd Apatow, el amor funciona de otro modo. Él es un perdedor integral, además de feo. Ella está más guapa, pero es completamente insoportable, además de un punto politoxicómana. La historia incluye acoso sexual, sesiones de éxtasis, tríos con hermanas y alguna mención a la higiene pos defecatoria. Por si alguien no lo ha notado, hablamos de una comedia.


Y ahí estás tú, mirando la serie desde el sofá, junto a tu pareja. Hace un mes que no hacéis el amor (por culpa de tu carrera, de tus padres o de tus hijos) y te has puesto el pijama de animalitos que grita “esta noche tampoco será”. Pero ni siquiera tienes ganas, porque acabas de entrar en el baño y no olía muy bien, y porque a fin de cuentas da igual: tu felicidad está hecha de todas esas pequeñas cochinadas.
Love describe el amor real con precisión quirúrgica. Pero también nos hace entender por qué necesitamos, a veces, creer que la vida es esa cosa boba de las películas románticas.
Publicar un comentario