Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 31 de mayo de 2016

Las confesiones de Doña 

Las confesiones de Doña Sofía

El Teatro Español estrena un monólogo sobre la reina en el que repasa su vida y también habla de escándalos como el Caso Nóos o las infidelidades de Don Juan Carlos.

Las confesiones de Doña Sofía

El Teatro Español estrena un monólogo sobre la reina en el que repasa su vida y también habla de escándalos como el Caso Nóos o las infidelidades de Don Juan Carlos.
Decía Churchill que Rusia era «un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma». Salvando las distancias, la reina Sofía es algo parecido para muchos de sus súbditos. Quizás el rasgo más destacado de esta mujer que durante casi cuatro décadas ha sido la reina de España sea haberse mantenido como una gran desconocida. «Mucha gente habla de la reina y cuenta cosas, que si vive en Londres, que si es muy fría, que si fue ella la que provocó la abdicación del rey... Pero lo cierto que es que hay muy poca gente que la conozca de verdad, yo he intentando desvelar ese enigma, pero no sé si lo he conseguido», cuenta Ignacio García May, dramaturgo y director de Sofía, el monólogo sobre la reina emérita que el Teatro Español estrena hoy miércoles y que se podrán ver en la sala Margarita Xirgú hasta el próximo 26 de junio.
El montaje forma parte de un ciclo sobre grandes mujeres de nuestra historia que del ya destituido director Juan Carlos Pérez de la Fuente quiso programar en el teatro municipal (a la reina debería seguirle María Zambrano y Maruja Mallo). Desde que fue anunciado en la programación, la Casa Real ha estado muy atenta a este proyecto, ya que se trata de la primera aproximación seria a la figura de la soberana. Su espíritu está más cerca de lo que los británicos hicieron con The Queen que de las parodias del programa Pòlonia y similares. De hecho, García May lleva meses documentándose para el libreto («He leído todas las biografías que han caído en mis manos») e incluso ha hablado con personas cercanas a doña Sofía. Para él, una clave para explicar su carácter es su origen. «Decimos que la reina es griega, pero en realidad es alemana. Su familia es más danesa que otra cosa. ¡Es nieta del Kaiser Guillermo! Ellos tienen esa cosa de la contención de sentimientos que aquí nos extraña pero que es algo cultural».
Sin embargo, el monólogo que podrá ver el público tiene poco de contenido. Ambientado en el futuro, (la obra arranca con la muerte de Don Juan carlos), la reina se desahoga y cuenta las durezas de su oficio («El trabajo de una reina es acompañar a los muertos») y sus renuncias personales. Porque García May no esquiva los problemas por los que ha tenido que pasar: las infidelidades de Don Juan Carlos y el calvario que ha supuesto el Caso Nóos aparecen en la obra. «Tengo que decir que en España somos más libres de lo que algunos se empeñan en decir. Estos días la gente no deja de preguntarme: '¿Qué te han censurado? ¿Te dejan decir esto?'. Y la verdad es que no he recibido ninguna llamada para presionarme ni nada parecido. De hecho, cuando Pérez de la Fuente me encargó esta obra la idea era ver si podíamos hablar, por fin, abiertamente de cosas que antes no se trataban. Era un poco absurdo hacer como que no ha pasado el juicio al caso Nóos y etcétera, etcétera... pero siempre buscando la distancia porque no me interesa el morbo o cotilleo del ¡Hola! Yo quería saber qué le pasaba a esa persona por dentro».
Sobre el escenario, es la actriz valenciana Victoria Salvador quien da vida a la Soberana y se desdobla en varios personajes, como su madre, la reina Federica, o una cronista de sociedad que cuenta sus amores. «Yo estoy encantada porque es un caramelo de personaje, aunque sea muy complicado de hacer. Tengo mucha curiosidad por cómo reaccionará la gente», explica esta actriz con amplia trayectoria en el Teatro Valenciano.
PUBLICIDAD


Sin embargo, el monólogo que podrá ver el público tiene poco de contenido. Ambientado en el futuro, (la obra arranca con la muerte de Don Juan carlos), la reina se desahoga y cuenta las durezas de su oficio («El trabajo de una reina es acompañar a los muertos») y sus renuncias personales. Porque García May no esquiva los problemas por los que ha tenido que pasar: las infidelidades de Don Juan Carlos y el calvario que ha supuesto el Caso Nóos aparecen en la obra. «Tengo que decir que en España somos más libres de lo que algunos se empeñan en decir. Estos días la gente no deja de preguntarme: '¿Qué te han censurado? ¿Te dejan decir esto?'. Y la verdad es que no he recibido ninguna llamada para presionarme ni nada parecido. De hecho, cuando Pérez de la Fuente me encargó esta obra la idea era ver si podíamos hablar, por fin, abiertamente de cosas que antes no se trataban. Era un poco absurdo hacer como que no ha pasado el juicio al caso Nóos y etcétera, etcétera... pero siempre buscando la distancia porque no me interesa el morbo o cotilleo del ¡Hola! Yo quería saber qué le pasaba a esa persona por dentro».Decía Churchill que Rusia era «un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma». Salvando las distancias, la reina Sofía es algo parecido para muchos de sus súbditos. Quizás el rasgo más destacado de esta mujer que durante casi cuatro décadas ha sido la reina de España sea haberse mantenido como una gran desconocida. «Mucha gente habla de la reina y cuenta cosas, que si vive en Londres, que si es muy fría, que si fue ella la que provocó la abdicación del rey... Pero lo cierto que es que hay muy poca gente que la conozca de verdad, yo he intentando desvelar ese enigma, pero no sé si lo he conseguido», cuenta Ignacio García May, dramaturgo y director de Sofía, el monólogo sobre la reina emérita que el Teatro Español estrena hoy miércoles y que se podrán ver en la sala Margarita Xirgú hasta el próximo 26 de junio.
El montaje forma parte de un ciclo sobre grandes mujeres de nuestra historia que del ya destituido director Juan Carlos Pérez de la Fuente quiso programar en el teatro municipal (a la reina debería seguirle María Zambrano y Maruja Mallo). Desde que fue anunciado en la programación, la Casa Real ha estado muy atenta a este proyecto, ya que se trata de la primera aproximación seria a la figura de la soberana. Su espíritu está más cerca de lo que los británicos hicieron con The Queen que de las parodias del programa Pòlonia y similares. De hecho, García May lleva meses documentándose para el libreto («He leído todas las biografías que han caído en mis manos») e incluso ha hablado con personas cercanas a doña Sofía. Para él, una clave para explicar su carácter es su origen. «Decimos que la reina es griega, pero en realidad es alemana. Su familia es más danesa que otra cosa. ¡Es nieta del Kaiser Guillermo! Ellos tienen esa cosa de la contención de sentimientos que aquí nos extraña pero que es algo cultural».
Sobre el escenario, es la actriz valenciana Victoria Salvador quien da vida a la Soberana y se desdobla en varios personajes, como su madre, la reina Federica, o una cronista de sociedad que cuenta sus amores. «Yo estoy encantada porque es un caramelo de personaje, aunque sea muy complicado de hacer. Tengo mucha curiosidad por cómo reaccionará la gente», explica esta actriz con amplia trayectoria en el Teatro Valenciano.
Al final, según cuenta García May, lo que han intentado es lo mismo que Antonio López con su retrato de la familia Real: «Mirarla al natural, sin juzgarla». Y esa mirada ayuda a desentrañar el enigma Sofía.










Al final, según cuenta García May, lo que han intentado es lo mismo que Antonio López con su retrato de la familia Real: «Mirarla al natural, sin juzgarla». Y esa mirada ayuda a desentrañar el enigma Sofía.
Publicar un comentario