Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 12 de mayo de 2016

Jorge Vergara es el empresario mexicano más polémico e irreverente.

Jorge Vergara es el empresario mexicano más polémico e irreverente. No sólo por ser dueño del equipo de fútbol más emblemático del país —las Chivas— y provocar con apuestas estridentes a otros propietarios de clubes. O por confrontarse lo mismo con comentaristas de radio y TV que con aficionados. Este multimillonario de 61 años, quien no acostumbra usar calcetines y serpentea las calles de Guadalajara abordo de su moto BMW, es un hombre controvertido también por su forma de hacer negocios.
La más reciente de sus historias empresariales tiene que ver con una disputa por el control de las Chivas y del Grupo Omnilife. Vergara acusa a su aún esposa Angélica Fuentes de malversar 4 mil millones de pesos de la firma de suplementos alimenticios a cuentas bancarias en Suiza y Estados Unidos. La empresaria, cuya familia tiene un poderoso grupo gasero en el norte del país, se defiende desde Estados Unidos y lo acusa de querer despojarla de su participación accionaria.
No es la primera vez que Jorge Vergara pelea en los tribunales el control de una empresa. El tapatío que vendía carnitas en Guadalajara y que posteriormente se convirtió en un comerciante estrella (o diamante, como él les llama) de Herbalife, construyó su imperio de suplementos alimenticios en medio de disputas legales.
En el 2001, tras cinco años de trabajar en Herbalife, se asoció con un grupo de inversionistas para comprar Omnitrition, una pequeña empresa de perfil similar en Estados Unidos, la cual logró quedarse tras un litigio. Esta firma dio origen a Omnilife, el grupo empresarial que factura cerca de mil 400 millones de dólares al año y que ha permitido a Jorge Vergara erigirse como uno de los hombres de negocios más poderosos de México, uno que viaja alrededor del mundo en su avión privado de 37 millones de dólares y que premia a sus empleados —unos 6.5 millones de vendedores en 20 países— con cruceros todo pagado por el Mediterráneo.
Su primera esposa, Maricruz Zatarain, quien le ayudó a crecer Omnilife, tenía 29% de las acciones al momento de su separación, la cual tampoco fue del todo tersa. Y para quedarse con las Chivas, Vergara se enfrascó en una batalla jurídica y económica con algunos de sus socios fundadores.
El club de futbol Guadalajara ha sido para Vergara más una pasión desbordada que un negocio. Aun cuando su valor ha aumentado desde que lo adquirió en el 2002 (por 260 millones de dólares (mdd); hoy vale cerca de 400 mdd), las inversiones realizadas para fichar jugadores y la construcción de un estadio de última generación no han rendido frutos: en los casi 14 años que ha sido propietario de las Chivas solo ha conseguido dos títulos de liga y el objetivo de convertirlo en uno de los mejores equipos del mundo —como se propuso hacerlo en menos de 10 años— se ve aún lejano.
Vale la pena revisar la historia empresarial de Jorge Vergara a propósito de su aparición en el programa que saldrá al aire el próximo 17 de junio por Canal Sony: Shark Tank México. Dicho formato consiste en que emprendedores presenten su proyecto a cinco potenciales inversionistas –entre ellos el dueño de las Chivas– para que lo evalúen, hagan las preguntas necesarias y, si les atrae, pongan una oferta sobre la mesa a cambio de una participación accionaria.
El programa está basado en formatos internacionales, como el reality japonés Tigers Money y el Dragon’s Den inglés. Shark Tank México es un proyecto coproducido por Sony, SPT Networks y Clarovideo, la firma de video bajo demanda de Carlos Slim.
En el programa también participan dos hombres ligados a Carlos Slim: Arturo Elías Ayub, su vocero y director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil; y Carlos Bremer, CEO y presidente de Value Grupo Financiero, quien figura en el Consejo de América Móvil.
Ana Victoria García, fundadora de Victoria147, una plataforma de incubación y aceleración de startups, es la única mujer en el programa.
Rodrigo Herrera, fundador, director general y presidente de Genomma Lab, es el quinto ‘tiburón’. Herrera empezó haciendo infomerciales y hoy administra la empresa de productos de libre venta y cuidado personal más grande México. ¿Cómo lo hizo? Se alió con Televisa para ‘bombardear’ con anuncios los horarios prime time de la televisión mexicana. Luego extendió su estrategia a Latinoamérica y Estados Unidos.
Como reflexión, dejo la pregunta que me han hecho algunos emprendedores: ¿No había líderes más representativos de esta comunidad que Jorge Vergara, Arturo Elías y Rodrigo Herrera?
Publicar un comentario