Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 8 de mayo de 2016

Elecciones USA: Hillary vs. Trump, la campaña del miedo



Es humor republicano instalando la cuestión de género: En la gorra de Donald Trump dice su característico "Hacer grande a América otra vez", y en la de Hillary un hipotético "Porque soy mujer... y tú me debes".
La ahora segura nominación de Donald Trump es un acontecimiento histórico en la vida del Partido Republicano. El último republicano que llegó a la presidencia sin nunca antes haber servido en cargos electorales fue Dwight Eisenhower, nada menos que el comandante de las Fuerzas Aliadas en Europa durante la Segunda Guerra. Ahora Trump parece tener posibilidades de seguir los pasos de Eisenhower.
Esta vez, sin embargo, no fue necesario liberar Europa. Bastó construir una narrativa de un Estados Unidos declinante, ubicar a Obama y a los Clinton en el grupo de los principales responsables y prometer un futuro crecimiento y dignidad para el pueblo de Estados Unidos. Algo similar intentó hacer Ted Cruz. Pero Trump tuvo la astucia de tocar el nervio republicano y a la vez presentar nuevas ideas para encarar viejos problemas, como por ejemplo mostrarse crítico hacia el libre comercio o terminar con el embargo a Cuba, una antigua bandera republicana. 
En este punto, se merece el crédito de haber dejado en el camino a un fascista con ropaje democrático.Mientras tanto, Hillary Clinton omite el hecho de que su competencia con Sanders no terminó aún y ya piensa en Trump. Las encuestas le dan una ventaja a Clinton, que va de siete a diez puntos según la encuestadora. Pero Clinton, a su vez, enfrenta mucha resistencia en la gente y exhibe un techo que aún parece bajo. Ningún candidato nominado tuvo tanto rechazo como el que exhibe ella ahora. Excepto Trump. Esto hace que muchos estadounidenses deban elegir entre votar a Clinton por miedo a Trump o votar a Trump por rechazo a Clinton. Así, no es de sorprender si lo que viene es una campaña basada en el temor. Temor a una guerra no deseada, al racismo y a la xenofobia, dirá Clinton. Temor a una mujer cuyo único mérito es ser la esposa de Bill Clinton, dirá Trump. Caricaturas de personalidades mucho más complejas que iremos viendo en su máxima expresión en los próximos días.
Clinton probablemente busque llevar a Trump al terreno de la política exterior, donde éste ha mostrado altísimas dosis de ignorancia. Por su parte, Trump buscará llevar a Clinton al terreno de las finanzas, los impuestos y la política económica. Como sea, lo más intenso de la carrera electoral está por venir. Clinton necesita aumentar su popularidad entre jóvenes educados y trabajadores de bajos recursos. Trump necesita captar el voto de los más educados. No hay euforia por ningún candidato. Hay sorpresa y temor. Como me dijo el taxista camino al aeropuerto: "Clinton es la peor candidata. Con la excepción de Trump".
Publicar un comentario