Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 31 de mayo de 2016

El que manda, en teoría, es ese testaferro al que apodan con menosprecio, Pedro Sánchez. 


El que manda, en teoría, es ese señor del segundo plano conocido como Pedro Sánchez, que fuerza una sonrisa de circunstancias. Pero ya conocen ustedes las artimañas de la práctica para burlar a la teoría. La historia de la humanidad podría explicarse desde las relaciones entre lo que pensamos que sucede y lo que sucede. Una variante más de las relaciones entre la vigilia y el sueño o la fantasía y la realidad. Recuerdo una vieja fotografía, comentada también en esta sección, en la que aparecían reunidos el presidente Zapatero y el banquero Botín, entre otros personajes. El anfitrión y convocante era Zapatero, pero el único que estaba en mangas de camisa, con su cuerpo en posición de descanso, era Botín. Saltaba a la vista quién era el que mandaba en La Moncloa, que no era su titular.
La instantánea está tomada en Ferraz, donde según los papeles mandaba Sánchez. Pero si en vez de leer los papeles leemos las posturas, la dueña del tinglado es la señora del primer plano. Vueltas que dan la vida y la política. Observen el poderío que muestra la Sultana, tal como se refieren a ella en algunos círculos del socialismo (o lo que sea). Comparen la sonrisa autosatisfecha de quien sin mandar está en ello con la del que mandando ha comenzado su declive. Pocas imágenes son capaces de mostrar tan a las claras la crueldad de la lucha por la vida. Por si fuera poco, el espacio vacío entre los dos bandos describe mejor que mil palabras la división actual del socialismo español (o lo que sea). Una foto excelente para estudiar el “punto de vista” en los talleres de escritura.
Publicar un comentario