Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 23 de mayo de 2016

Donald Trump y Hillary Clinton, igualados a seis meses de las elecciones


Donald Trump y Hillary Clinton.
Donald Trump y Hillary Clinton. / Afp









  • El equilibro en los sondeos deja al descubierto la relativa fragilidad de la ex secretaria de Estado, quien sigue empantanada en sus primarias frente al senador Bernie Sanders, que no terminan de definirse

  • El 57% de los electores tiene una opinión francamente desfavorable de los dos candidatos, un nivel de rechazo nunca antes visto en una elección presidencia

  • A apenas seis meses de las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump están prácticamente empatados en intención de voto pero son también extraordinariamente impopulares.

La igualdad de los sondeos deja al descubierto la relativa fragilidad de Clinton, quien sigue empantanada en sus primarias frente al senador Bernie Sanders, que no terminan de definirse.
La ventaja de dos dígitos que Clinton tenía sobre Trump en los sondeos realizados a nivel nacional se ha derretido como la nieve al sol después de que el millonario haya quedado como único aspirante republicano en liza, y tres de los cinco últimos sondeos señalan una leve ventaja de Trump.
Para empeorar la situación aún más, el 57% de los electores tiene una opinión francamente desfavorable de los dos candidatos, un nivel de rechazo nunca antes visto en una elección presidencial, de acuerdo con un sondeo realizado y publicado por el diario Washington Post el fin de semana.
Para algunos analistas, sin embargo, la elección del 8 de noviembre aún están lejos y los sondeos se tornan más significativos después de las convenciones partidarias de nominación, que ocurrirán en la segunda quincena del mes de julio.
"Durante las convenciones, las personas podrán ver a los candidatos en su mejor día, podrán compararlos mejor, contrastarlos y juzgarlos", señala Larry Sabato, politólogo de la Universidad de Virginia.
Para este especialista, Clinton aún debe ser vista como estructuralmente favorita, porque la elección se decide en una docena de estados clave, de acuerdo al sistema estadounidense de elección indirecta.
"Los factores fundamentales dan a la ventaja a Clinton, porque Trump es aún un candidato extremadamente controvertido. Pero debemos decir que si los Clinton no ganan esta elección, deberían ser procesados por mala práctica política", comenta Sabato.
Las últimas semanas han sido indudablemente mejores para Trump que para Clinton. Mientras la ex secretaria de Estado ve como se evapora su ventaja en los sondeos, Trump se sacó rápidamente de encima a 16 de sus adversarios y está en campaña para unificar el partido Republicano, aunque aún se verifiquen algunas resistencias.
Apoyos y hostilidades
Multimillonarios que históricamente hacen enormes donaciones al partido Republicano -como los empresarios Paul Singer, Joe Ricketts o William Obendorf- sugirieron que están dispuestos a hacer lo impensable: apoyar a Clinton. "Si la disputa es entre Trump y Clinton, votaré por Hillary", dijo Obendorf a la prensa.
Al mismo tiempo, Trump se ha metido en el bolsillo a figuras importantes del aparato político republicano, en especial en el Congreso, donde la hostilidad inicial parece estar dejando lugar al fatalismo.
El magnate de los casinos Sheldon Adelson, dispuesto a impedir que Clinton llegue a la Casa Blanca, ya anunció su apoyo a Trump, respaldo que podría traducirse en donaciones por hasta 100 millones de dólares, una suma escalofriante, aún en la escala de las elecciones estadounidenses.
Los demócratas aún no han abierto hostilidades contra Trump, quien ha prometido que no ahorrará artillería para retratar a Clinton como una mujer corrupta e indigna de confianza.
Para ello, tiene abundante munición en sus manos con el escándalo sobre los correos electrónicos de Clinton cuando era secretaria de Estado, el ataque a la embajada estadounidense en Bengazi y los casos de adulterio que involucran a su marido, el expresidente Bill Clinton.
En contrapartida, Clinton espera contragolpear sin recurrir al pugilato. La misión de demoler la imagen de brillante empresario construida por Trump estará a cargo de un comité especial, 'Priorities USA Action', que tendrá un presupuesto de 136 millones de dólares en publicidad.
Publicar un comentario